Sentencia 23675 de febrero 24 de 2005 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

CONSECUENCIAS DEL REINTEGRO DE TRABAJADORES

PAGO DE LOS APORTES A LA SEGURIDAD SOCIAL

EXTRACTOS: «La jurisprudencia de esta Sala ha sido explícita al concluir que el reintegro de un trabajador a su empleo conlleva el pago de los aportes a la seguridad social durante el lapso en el que, por razón, de la ilegal decisión de su empleador, no pudo prestar los servicios.

Así lo explicó en la sentencia del 10 de noviembre de 1995, cuyos apartes pertinentes se trascriben a continuación:

“Si se admite que el trabajador reintegrado no pierde su antigüedad, para efectos laborales —incluyendo obviamente los prestacionales—, como lo ha adoctrinado la jurisprudencia, sería un contrasentido soslayar la obligación empresarial de pago de cotizaciones durante el período comprendido entre el despido ilegal y el reintegro del trabajador, porque tales deudas con la seguridad social son la fuente de las prestaciones que ella otorga, por lo que de no sufragarse durante el lapso que dura la tramitación de un proceso laboral se corre el riesgo de privar ilegalmente de la pensión de vejez o de otorgarla en una cuantía reducida a quien le fue conculcado el derecho de estabilidad relativa, como consecuencia de un despido injustificado.

Naturalmente cuando se controvierte en un juicio la legalidad del despido, las cotizaciones posteriores a este solo se causan cuando quede ejecutoriada la sentencia que ordene el reintegro y declare la no solución de continuidad del contrato, momento en el cual el empresario deudor debe efectuar ante la entidad de seguridad social respectiva las diligencias atinentes al pago de los aportes adeudados”.

La obligación debe solucionarse, en todo caso, a través de la entidad que estaba recibiendo los aportes, es decir, que no cabe la entrega de los valores correspondientes a los aportes dejados de sufragar, directamente a la demandante».

(Sentencia de casación, 24 de febrero de 2005. Radicación 23.675. Magistrado Ponente: Dr. Gustavo José Gnecco Mendoza).

_________________________________