Sentencia 2426 de 4 de abril de 2002

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA - SUBSECCIÓN A

CONVENIOS CON SINDICATOS DE EMPLEADOS PÚBLICOS

ESTÁN PROHIBIDOS PUES NO PUEDEN CELEBRAR CONVENCIONES COLECTIVAS

EXTRACTOS: «Aunque durante el proceso no se ha puesto en duda que la demandante es una empleada pública, la Sala se refiere al tema porque es el presupuesto vertebral para saber si a ella puede aplicársele lo que la demanda y las partes llaman “convenio” o “acta de convenio”.

El “acta de convenio” que sirve de apoyo a la demanda tiene fecha 26 de marzo de 1992 y se suscribió “sobre las solicitudes respuetuosas presentadas por el sindicato de empleados distritales de Bogotá, Sindistritales, en representación de los empleados de la administración central distrital” (fl. 2).

Las “solicitudes respetuosas”, son una categoría jurídica del derecho colectivo laboral relacionada con la capacidad jurídica de los sindicatos de empleados públicos (CST, art. 414,4), que la ley diferencia de los “pliegos de peticiones” que sí pueden presentar los sindicatos de los trabajadores oficiales y cuyo conflicto colectivo, necesariamente debe culminar o con la celebración de una “convención colectiva”, o la expedición de un fallo arbitral, a diferencia de los primeros a quienes la ley les impide su presentación y celebración de tales convenciones.

En efecto, así expresamente lo dispone la primera parte del artículo 416 del mismo código:

“Limitación de funciones. Los sindicatos de empleados públicos no pueden presentar pliegos de peticiones ni celebrar convenciones colectivas, pero los sindicatos de los demás trabajadores oficiales tienen todas las atribuciones de los otros sindicatos de trabajadores, y sus pliegos de peticiones se tramitarán en los mismos términos que los demás, aun cuando no puedan declarar o hacer huelga” (negrilla de la Sala).

Por consiguiente, el “acta de convenio” del 26 de marzo de 1992 en que se sustentan las pretensiones de la demanda, carece de toda eficacia jurídica para gobernar las condiciones de trabajo de los empleados públicos del distrito demandado, como la actora, por carecer el sindicato de capacidad jurídica para celebrar convenciones colectivas, aunque se les denomine “acta de convenio”, “convenio” o de otra manera, razón por la cual no puede afirmarse válidamente que la administración hubiera podido infringirla.

Va de suyo que para que un contrato o convención sea ley para quienes los suscriben, se requiere que pueda existir en el mundo jurídico, lo cual no acontece con el “acta de convenio” o “convenio” que no es más que una “convención” ”colectiva” suscrita sin que las partes lo pudieran hacer, como ya se vio.

Lo anterior es suficiente para que las pretensiones de la demanda deban fracasar, pero la Sala no puede pasar por alto lo afirmado por la actora en el sentido de que a otros empleados del distrito sí se les paga lo “convenido” y por ello ordenará la expedición de copias para la Fiscalía General de la Nación en orden a que se investiguen los presuntos delitos en que se hubiera podido incurrir al respecto de su “celebración” y presunta ejecución.

Por consiguiente, al ser imposible que la administración hubiera violado un “acto” que de ninguna manera es norma, la sentencia apelada debe ser confirmada».

(Sentencia de 4 de abril de 2002. Expediente 2426-00. Consejero Ponente: Dr. Nicolás Pájaro Peñaranda).

_____________________________