Sentencia 2500-23-000-11645-01-8961 de septiembre 25 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Daniel Manrique Guzmán

Ref.: Expediente 2500-23-000-11645-01-8961

Actor: Mahattan de Colombia Ltda.

Santafé de Bogotá, D.C., veinticinco de septiembre de mil novecientos noventa y ocho.

Impuesto predial 1991 solicitud liquidación intereses.

Fallo

EXTRACTOS: «En cuanto al reconocimiento de intereses corrientes que reclama la actora con fundamento en la disposición contenida en el artículo 863 del estatuto tributario nacional. comparte la Sala las apreciaciones del Ministerio Público según las cuales no se presentan en el sub lite las condiciones previstas en la ley para tal reconocimiento.

En efecto, dice en la parte pertinente la citada disposición:

“ART. 863.—Intereses a favor del contribuyente. Cuando hubiere un pago en exceso o en las declaraciones tributarias resulte un saldo a favor del contribuyente, sólo se causarán intereses corrientes y moratorios, en los siguientes casos:

“Se causan intereses corrientes, cuando se hubiere presentado solicitud de devolución y el saldo a favor estuviere en discusión, desde la fecha de notificación del requerimiento especial o del acto que niegue la devolución, según el caso, hasta la del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo la favor”.

Del texto de la norma se infiere, que dos son los eventos en los cuales procede el reconocimiento de intereses corrientes:

El primero surge cuando se presente una solicitud de devolución de saldo a favor determinado en una liquidación privada, respecto de la cual se haya iniciado un proceso de determinación oficial del impuesto, en cuyo caso, los intereses corrientes se causaran, desde la fecha de notificación del requerimiento especial y hasta la fecha de notificación del acto o providencia que confirme total o parcialmente el saldo a favor.

En el segundo caso, se parte del hecho de la presentación de una solicitud de devolución de un pago en exceso y que exista un acto administrativo de denegación, en cuyo caso los intereses corrientes se causaran desde la fecha de notificación de acto que niega la devolución, hasta la fecha de notificación del acto o providencia que confirme total o parcialmente el pago en exceso.

En el caso concreto, la sociedad actora presentó ante la administración el 1º de marzo de 1994, una solicitud de devolución del pago en exceso por impuesto predial, por los años gravables de 1987 a 1991, solicitud que fue resuelta mediante la Resolución 170 de noviembre 22 de 1994, ordenando compensar la suma de $ 21.604.395 y devolver el valor de $ 146.922.764.

La anterior resolución no fue impugnada por la sociedad y el pago de la suma cuya devolución fue ordenada, se hizo efectivo el 7 de diciembre de 1994.

Implica entonces que respecto de la solicitud de devolución del pago en exceso formulada por la actora ante la administración, no existió acto administrativo denegatorio de tal solicitud y como consecuencia de ello tampoco se surtió la etapa de discusión.

De manera que, no se configuran en el sub lite los presupuestos de hecho previstos en la norma legal citada para el reconocimiento de intereses corrientes, pues estos según los términos de la misma norma, sólo se causan en el evento en que exista discusión sobre el pago de la suma cuya devolución se solicita, y por el tiempo transcurrido entre la fecha de notificación del acto administrativo que niega la devolución hasta la fecha en que éste se encuentre debidamente ejecutoriado y en firme, es decir una vez agotado el proceso gubernativo y la acción contenciosa.

Ahora bien, no puede aceptarse la interpretación propuesta por el apoderado de la actora, según la cual la fecha en que se realizó el pago de la suma no debida haría las veces de requerimiento especial, teniendo en cuenta que con la solicitud de devolución del pago en exceso se solicitó igualmente la devolución de los intereses corrientes, pues en primer término los supuestos de hecho en que se sustenta la norma legal contenida en el artículo 863 del estatuto tributario nacional, son exceptivos y por tanto excluyentes de analogía y de otra parte, es claro que según los términos de la misma norma el reconocimiento de intereses corrientes surge respecto de las sumas pagadas en exceso y no en relación con los intereses generados sobre dicha sumas.

Por las consideraciones que anteceden y no por las aducidas por el tribunal, la Sala niega la prosperidad del cargo».

__________________________________