•Sentencia 9245 de marzo 5 de 1999

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO COTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

RESPONSABILIDAD DE LOS PARTÍCIPES EN UN CONSORCIO

NO ERAN DEUDORES SOLIDARIOS DE IMPUESTOS DEL CONSORCIO

EXTRACTOS: «El ente consorcial, que no tiene una regulación sistematizada en la legislación del país, se caracteriza como un contrato asociativo de empresas o empresarios, con vinculaciones de carácter económico, jurídico y técnico, para la realización o ejecución de determinadas actividades o contratos, pero sin que la simple asociación genere una persona jurídica distinta de las de los partícipes o consorciados, quienes conservan su autonomía, independencia y facultad de decisión (v. C. Co., art. 98). Tampoco es sociedad de hecho, pues no se cumplen los presupuestos de estos entes (v. arts. 498 y 499), como lo concluye el Tribunal, dándose por establecido, que los consorciados o partícipes tienen obligaciones y deberes entre sí y frente al destinatario de la propuesta o al contratante, que provienen del acuerdo o contrato en que se origina el consorcio pero no respecto de terceros.

De otro lado, si bien el parágrafo 2º del artículo 7º de la Ley 80 de 1993 invocado por la parte demandada dice que a los consorcios les son aplicables las normas del estatuto tributario, esto debe entenderse exclusivamente en cuanto concierne a la determinación del hecho imponible o acto generador, la fijación de la base gravable, la aplicación de la tarifa y la liquidación del impuesto, y no en lo que respecta a la responsabilidad solidaria por el pago del impuesto que pretende deducir la administración.

Así lo confirma lo dicho por la Corte Constitucional en su sentencia C-414 de 1994, al declarar la exequibilidad del citado parágrafo 2º del artículo 7º de la Ley 80 de 1993, cuando dijo:

“Del examen de los términos en que aparece concebida la disposición acusada, puede concluirse que los hechos y las bases gravables de la obligación tributaria para los consorcios y las uniones temporales, quedaron perfectamente delimitados y precisados en la ley al remitirse su responsabilidad tributaria al de las sociedades, que como se ha establecido, está unificado para todos los fines impositivos y no da pie, por lo mismo, a posibles imprecisiones en el manejo y determinación de las obligaciones en materia de impuestos de los referidos consorcios y uniones temporales...”.

Cabe precisar, así mismo, que la solidaridad que se predica en los artículos 793, literal e, y 794 del estatuto tributario, es específica de los “entes colectivos” y personas que dichas normas relacionan, no de los consorcios y sus partícipes o consorciados, pues éstos no se identifican con los citados entes y personas. En especial el artículo 794 consagra una responsabilidad solidaria “de los socios, copartícipes, asociados, cooperados, accionistas y comuneros” que no puede ser cobijada por el parágrafo segundo del artículo 7º de la Ley 80 de 1993, pues en él en forma por demás clara se hace extensivo al consorcio el régimen tributario de las “sociedades” sin que tal alusión pueda extenderse a “los socios, copartícipes, asociados, cooperados, accionistas y comuneros” de las mismas como lo hacen los actos acusados.

En el caso en examen, el denominado acuerdo consorcial de 30 de noviembre de 1990, suscrito entre las sociedades Mora Mora y Cía, Ltda., e Intersa, Ltda., no obra en el expediente, luego tampoco del mismo cabría derivar la responsabilidad solidaria que se pretende, no obstante la responsabilidad solidaria que tanto del contrato como de la Ley 80 de 1993 se puede derivar sólo es predicable de los integrantes del consorcio frente a la entidad oficial por las obligaciones derivadas directa o indirectamente del acuerdo; en ningún caso, puede hacerse extensiva para el cumplimiento de otros deberes o responsabilidades consagrados en otras normas legales».

(Sentencia de marzo 5 de 1999. Radicación 9245. Consejero Ponente: Dr. Daniel Manrique Guzmán).

________________________________