Sentencia 9611 de octubre 22 de 1999 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

COMPENSACIÓN DE SALDOS A FAVOR

CON OBLIGACIONES TRIBUTARIAS VENCIDAS

EXTRACTOS: «En los términos del recurso de apelación, el debate se centra en determinar si al efectuar la compensación solicitada por la sociedad actora del saldo a favor arrojado en la declaración del impuesto sobre la renta por el año gravable de 1995, respecto de deudas correspondientes a declaraciones del impuesto a las ventas y retenciones, procedía la liquidación de intereses moratorios.

(...).

Ahora bien, en lo de fondo, vistos los antecedentes administrativos del proceso, se observa que la Administración mediante los actos administrativos acusados, decidió compensar la totalidad del saldo a favor en cuantía de $ 126.115.000 a las deudas por concepto del impuesto sobre las ventas por los períodos 1 a 6 de 1993, 1 a 3 de 1994 y 2 a 5 de 1995, previa la liquidación de los intereses moratorios, por cuanto el saldo a favor se generó en la declaración de renta del año gravable de 1995, al haberse imputado el saldo a favor desde el año gravable de 1991, por lo tanto surgían intereses de mora de las obligaciones causadas antes de generarse el saldo a favor en la declaración de renta de 1995, es decir a 31 de diciembre de 1995, pues el hecho de haberlos imputado de un año a otro, significaba que se agotaba la opción de la contribuyente en la aplicación de dicho salvo a favor.

Se observa igualmente que la solicitud presentada por la actora pretendía la compensación de la suma de $ 101.523.000 a impuesto sobre las ventas por los bimestres 1 a 6 de 1993, 1 a 3 de 1994, 2 a 5 de 1995 y 5 de 1996; y a retenciones en la fuente por los períodos 10 a 12 de 1993, 1 a 6 de 1994 y 10 de 1996; y la devolución de la suma de $ 24.592.000.

(...).

Para la Sala debe decidirse el asunto discutido a la luz de lo dispuesto en el artículo 803 del estatuto tributario, que consagra la fecha en que se entiende pagado el impuesto, así:

“Se tendrá como fecha de pago del impuesto, respecto de cada contribuyente, aquélla en que los valores imputables hayan ingresado a las oficinas de impuestos nacionales o a los bancos autorizados, aún en los casos en que se hayan recibido inicialmente como simples depósitos, buenas cuentas, retenciones en la fuente, o que resulten como saldos a su favor por cualquier concepto”.

Teniendo en cuenta lo anterior cuando el saldo a favor determinado en una declaración de renta o de ventas, por pagos en exceso o no debidos o por exceso de retenciones en la fuente, sea anterior al vencimiento de la obligación de pago, es decir, la deuda, no habrá lugar a liquidación de intereses por mora, pues antes de que se hayan generado dichas deudas, se ha consolidado un saldo a favor por concepto de un impuesto y en tal sentido no puede sostenerse que los saldos no pagados a tiempo de la presentación de las respectivas declaraciones, quedaron en mora y causaron por ende intereses moratorios.

Pues bien, está demostrado en autos que el saldo a favor cuya compensación y devolución solicitó la contribuyente, se debió a un arrastre del saldo a favor generado en la declaración del impuesto sobre la renta por el año gravable de 1991, hasta el año gravable de 1995, por lo tanto desde el 31 de diciembre de 1991, ingresó a las oficinas de impuestos un saldo a favor del contribuyente por un exceso de retenciones en la fuente sobre el impuesto liquidado para dicha anualidad, y así sucesivamente por los años posteriores hasta 1995.

Siendo así las cosas, no procedía en el sub lite la liquidación de intereses moratorios por el no pago de las declaraciones de IVA y de retención en la fuente presentadas por el contribuyente con no pago por los períodos mencionados anteriormente y cuya compensación pretendió la actora.

(...).

No encuentra la Sala fundamento fáctico ni jurídico para liquidar los intereses moratorios compensados mediante los actos administrativos demandados, pues, los saldos a favor en el impuesto sobre la renta por el año gravable de 1995, debido al arrastre de saldos a favor desde 1991, excedió suficientemente al saldo a pagar por impuesto a las ventas y retenciones en la fuente por los períodos descritos, y se causó antes de la presentación de las declaraciones sin pago, en consecuencia, la sentencia de primera instancia en cuanto ordenó la devolución del saldo a favor por la mencionada cuantía debe ser confirmada.

La Sala sobre el particular ha considerado que teniendo en cuenta la disposición contenida en el artículo 803 del estatuto tributario, no pueden liquidarse intereses moratorios a cargo de un contribuyente, cuando tiene un saldo a favor por concepto de cualquier impuesto para compensar con obligaciones tributarias vencidas con posterioridad a dichos saldo a favor.

(...).

Las anteriores consideraciones son suficientes para concluir que la sentencia de primera instancia, en cuando anuló parcialmente los actos acusados y ordenó la devolución de la suma de $ 24.592.000 merece ser confirmada, no estando así llamado a prosperar el recurso de apelación de la parte demandada».

(Sentencia de octubre 22 de 1999. Radicación 9611. Consejero Ponente: Dr. Julio E. Correa Restrepo).

______________________________