Sentencia 12843 de noviembre 28 de 2002 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: Expediente 25000-23-27-000-2000-0882-01-12843

Consejero Ponente:

Dr. Juan Ángel Palacio Hincapié

Actor: Banco Sudameris Colombia S.A. C/la Nación

Sanción por medios magnéticos.

Bogotá, D.C., noviembre veintiocho de dos mil dos.

Fallo

Decide la Sala el recurso de apelación interpuesto por el apoderado judicial del Banco Sudameris Colombia S.A., contra la sentencia proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca de fecha 5 de septiembre de 2001, desestimatoria de las súplicas de la demanda instaurada por dicha entidad recaudadora, en ejercicio de la acción de nulidad y restablecimiento del derecho contra los actos administrativos mediante los cuales la subdirección de recaudación de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, le impuso una sanción por extemporaneidad en la entrega de documentos e información en medios magnéticos durante el período comprendido entre el 1º de julio y el 31 de diciembre de 1996.

EXTRACTOS:«Antecedentes

Previo pliego de cargos 0011 del 9 be junio de 1998 y su correspondiente respuesta, la subdirección de recaudación de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, mediante la Resolución 825 del 9 de febrero de 1999, impuso a la actora sanción por incurrir en 19.965 días de extemporaneidad en la entrega de documentos e información en medios magnéticos durante el período comprendido del 1º de julio al 31 de diciembre de 1996, en cuantía de $ 373.595.063, de conformidad con el artículo 676 del estatuto tributario.

Contra el anterior acto sancionatorio el banco interpuso recurso de reposición, el cual fue decidido mediante la Resolución 481 del 26 de enero de 2000 que confirmó en todas sus partes la resolución impugnada al no aceptar los argumentos esgrimidos en el recurso.

(...).

Consideraciones de la Sala

En los términos del recurso de apelación interpuesto por la parte actora, debe la Sala determinar si procede la sanción por extemporaneidad en la entrega de información por parte de las entidades recaudadoras de impuestos de que trata el artículo 676 del estatuto tributario, cuando la información ha sido presentada con errores o de forma defectuosa y ante el requerimiento de la administración debe presentarla nuevamente.

Dispone el artículo 676 del estatuto tributario:

“ART. 676.—Extemporaneidad en la entrega de información. Cuando las entidades autorizadas para recaudar impuestos incumplan los términos fijados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, para entregar a las administraciones de impuestos los documentos recibidos; así como para entregarle información en medios magnéticos en los lugares señalados para tal fin, incurrirán en una sanción hasta de veinte mil pesos ($ 20.000) (valores año base 1987), por cada día de retraso”.

Ha discutido la parte demandante, ahora recurrente, que no procede la sanción por extemporaneidad de que trata el artículo 676 del estatuto tributario cuando la nueva presentación de cintas corresponde a correcciones de cintas entregadas inicialmente en forma oportuna, porque presentaban inconsistencias en su contenido o en su lectura o por errores de captura, por tratarse de supuestos de hecho diferentes a los tipificados en la mencionada norma y señala que no puede aplicarse lo dispuesto en el parágrafo del artículo 42 de la Resolución 770 de 1995, sobre cuándo se da por recibida la información en medio magnético, por ser contraria a la norma superior.

En oposición al planteamiento del banco actor, la administración considera que en virtud de lo expresado por el artículo 676 del estatuto tributario en concordancia con la Resolución Ministerial 770 de 1995, la entrega de la información debe cumplirse en las condiciones exigidas, es decir, es calificada, “teniendo en cuenta que la grabación debe cumplir los requisitos de calidad, forma y oportunidad estipulados por las normas legales”.

Lo anterior, por cuanto el parágrafo del artículo 42 de la Resolución 770 de 1995, dispone que “se dará por recibida la información en medio magnético, una vez que haya sido leída, aceptada y devuelta sin observaciones por la DIAN”.

Es precisamente respecto de esta disposición que solicita el actor se aplique la excepción de ilegalidad, con fundamento en que no es válido argumentar que el artículo 676 del estatuto tributario fue reglamentado por la resolución del Ministerio de Hacienda y Crédito Público en virtud de la cual la información defectuosa implica extemporaneidad en su presentación, toda vez que la reglamentación no puede ser contraria a la norma reglamentada.

Si bien la Sala (1) en anteriores oportunidades no había dado prosperidad a esta excepción de ilegalidad por considerar que el supuesto de hecho sancionable consagrado en el artículo 676 del estatuto tributario, es el incumplimiento de los términos fijados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público para la entrega de documentos e información en medios magnéticos en los lugares señalados para tal fin, términos que para los períodos que se discutían, fueron establecidos por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público mediante la Resolución 770 del 22 de marzo de 1995, un estudio preciso y puntual sobre su legalidad llevó a la Sala a concluir que esta disposición era contraria a las normas superiores a las que debía sujetarse por lo que se tomó la decisión de declarar su nulidad.

(1) Sentencias del 31 de marzo de 2000, expediente 9767, C.P. Dr. Delio Gómez Leyva, de diciembre 7 de 2000 y junio 1º de 2001, expedientes 11012 y 11829 C.P. doctor Juan Ángel Palacio Hincapié y de mayo 18 de 2001, expediente 11677, C.P. Dra. Ligia López Díaz.

En efecto, mediante la sentencia de fecha 28 de noviembre de 2002 dictada dentro del expediente con número interno 13162, esta sección con ponencia de la doctora María Inés Ortiz Barbosa al decidir la acción pública de nulidad instaurada contra esta norma y el parágrafo del artículo 29 de la Resolución 478 de 2000, declaró la nulidad del parágrafo del artículo 42 de la Resolución 770 de 1995 expedida por el Ministerio de Hacienda en cuanto disponía que “Se dará por recibida la información en medio magnético, una vez que haya sido leída, aceptada y devuelta sin observaciones por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales”, por cuanto en dicha disposición se equiparaba “sin sustento legal, la extemporaneidad en la entrega de información en documentos y medios magnéticos a la entrega oportuna pero defectuosa, conducta ésta, que como se dijo, también está consagrada como sancionable en el estatuto tributario pero independientemente y sin que sea asimilable a la extemporaneidad, como puede verse en los artículos 674, 675 y 676 mencionados”. También se consideró que en la norma anulada “se ha consagrado una presunción no establecida en la ley, al entender recibida la información cuando se cumpla la condición que la administración prevé en tales disposiciones, en exceso de su facultad reglamentaria”.

En consecuencia, bajo el anterior criterio y decisión de la Sala, no es procedente establecer los días de extemporaneidad a que se refiere el artículo 676 del estatuto tributario, tomando para ello la fecha en que la administración pueda darle lectura a la información y la acepte.

Sobre el punto, la Sala en sentencia de fecha 28 de noviembre de 2002 dictada dentro del expediente con número interno 12827 con ponencia de la doctora Ligia López Díaz precisó:

“La Sala considera pertinente advertir que de conformidad con el artículo 676 del estatuto tributario, se genera sanción cuando las entidades autorizadas para recaudar impuestos incumplen los términos para entregar la información en medios magnéticos, así como los documentos recibidos.

Pero si la extemporaneidad en la entrega de los formularios y recibos de pago se origina en la mora de la administración en el procesamiento y verificación de los medios magnéticos entregados dentro de los plazos legales, ello no amerita sanción. Tampoco es lógico que la entidad recaudadora resulte sancionada por un hecho que no le es imputable, como sería la demora de la administración al hacer la verificación del medio magnético”.

Bajo los anteriores criterios y por cuanto la nulidad del parágrafo del artículo 42 de la Resolución 770 de 1995, tiene efectos para la presente litis, en la medida en que se trata de una situación jurídica no consolidada y la discusión se ha centrado precisamente en este aspecto, la Sala accederá a descontar del total de días sancionados en los actos que se acusan, los correspondientes a los días en que por requerimiento de la administración se generaron nuevos envíos de información en medios magnéticos, tomando para ello, los listados de las cintas que allegó la parte demandante con ocasión de la respuesta al pliego de cargos y con el recurso de reposición, documentos a los cuales se remite en el escrito de demanda.

En el pliego de cargos 0011 de junio 9 de 1998 la administración adujo una extemporaneidad de 24.852 días por concepto de entrega de información en medios magnéticos y paquetes, durante el período comprendido entre el 1º de julio y el 31 de diciembre de 1996 y posteriormente en la resolución que impuso la sanción, luego de aceptar algunas de las explicaciones dadas por el banco en la respuesta al pliego de cargos, descontó 4.887 días de extemporaneidad, lo que dio como total de días sancionables el número de 19.965, correspondiente a 1.942 días por concepto de paquetes y 18.023 por información en medios magnéticos, cintas.

Ahora bien, según la información suministrada por el banco a la cual se remite la demanda y visible a folios 36 y siguientes, del cuaderno principal, observa la Sala que los días extemporáneos realmente en relación con cintas correspondientes a grandes contribuyentes fueron 1.039 y no 7.174 como lo consideró la administración en aplicación a lo dispuesto en el parágrafo del artículo 42 de la Resolución 770 de 1995, que como se dijo fue anulada por esta Sección en la sentencia que se citó en párrafos anteriores y que correspondía a los días en que se presentaban las cintas por requerimiento de la administración, no obstante habían sido presentadas con bastante antelación.

Igual consideración puede efectuarse en relación con la información en medios magnéticos correspondientes a cintas de otros contribuyentes que según la resolución sanción los días extemporáneos fueron 10.849, pero según se observa del listado allegado con la demanda, los días reales de extemporaneidad fueron 917 y no los días mencionados anteriormente que para su contabilización la administración aplicó lo dispuesto en la norma anulada.

Respecto a la extemporaneidad en la presentación de los paquetes, observa la Sala que las inconformidades expresadas por el banco en la respuesta al pliego de cargos son las mismas que se transcriben en el recurso gubernativo, no obstante ya habían sido aceptadas por la administración al expedir la resolución sanción, a excepción de las razones correspondientes a tres paquetes, sin embargo con ocasión de la presente acción no se controvierte en forma concreta las glosas mantenidas por la administración en cuanto a los mencionados paquetes.

Por lo tanto en relación con la información enviada por el banco actor en medios magnéticos los días extemporáneos a sancionar son 2.010, que sumados a los 1.942 correspondientes a los días de extemporaneidad por concepto de paquetes, da un total de 3.952 días de extemporaneidad sancionables, sobre los cuales se liquidará la sanción que corresponde, tomando como factor de graduación, el que resultó de la fórmula aplicada por la subdirección de recaudación visible en la página 8 de la resolución sanción, por lo que reemplazando tenemos:

Base monetaria X Factor de graduación X Nº días extemporáneos = Valor de la sanción

$ 150.000 X 0.124750 X 3.952 = $ 73.951.800.

Por lo precedente, la Sala revocará la decisión de primera instancia que denegó las pretensiones de la demanda para en su lugar anular parcialmente los actos administrativos demandados y fijar la sanción de acuerdo a la liquidación efectuada anteriormente y que dio como resultado la suma de $ 73.951.800.

En mérito a lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. REVÓCASE la sentencia apelada. En su lugar.

2. DECLÁRASE la nulidad parcial de las resoluciones 825 de febrero 9 de 1999 y 481 de enero 26 de 2000 por medio de las cuales la subdirección de recaudación de la U.A.E. DIAN impuso al Banco Sudameris Colombia una sanción por extemporaneidad en la entrega de información en medios magnéticos y paquetes del régimen de impuestos nacionales, durante el período comprendido del 1º de julio al 31 de diciembre de 1996, en cuanto al monto de la sanción establecido en las mismas y en consecuencia,

3. FÍJASE en la suma de setenta y tres millones novecientos cincuenta y un mil ochocientos pesos ($ 73.951.800) el monto de la sanción a cargo del Banco Sudameris Colombia por extemporaneidad en la entrega de información en medios magnéticos y paquetes del régimen de impuestos nacionales, durante el período comprendido del 1º de julio al 31 de diciembre de 1996.

4. RECONÓCESE PERSONERÍA a la doctora Amparo Merizalde de Martínez para representar a la Nación.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

Se deja constancia que la anterior providencia fue estudiada y aprobada en sesión de la fecha».

_________________________________