Sentencia 25572 de junio 30 de 2005 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Sentencia 25572 de 2005 

Ref.: Exp. 25572

Acta Nº 60

Magistrado Ponente:

Dr. Eduardo López Villegas

Bogotá, D.C., treinta de junio de dos mil cinco.

EXTRACTOS: «I. Antecedentes

Graciela Garcés Ortiz convocó a proceso a la Compañía de Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, con el fin de que fuera condenada al pago compartido con el Seguro Social, de la pensión de jubilación, por haber cotizado por debajo del ingreso base efectivamente devengado y, en consecuencia, fuera gravada con el reconocimiento de la diferencia a su favor, debidamente indexada.

Como fundamento de tales pretensiones afirmó haber prestado sus servicios a la entidad demandada hasta el 31 de agosto de 1998, fecha en que fue pensionada de conformidad con la cláusula quinta de la convención colectiva de trabajo, que otorga el derecho a gozar con un año de anticipación de la pensión de jubilación, la cual será durante dicho lapso cancelada por la empresa. Vencido ese año la entidad quedaba liberada de toda carga respecto de los trabajadores sometidos a los reglamentos del ISS. Cuando el Seguro Social le reconoció la pensión de vejez se presentó una diferencia de $ 103.770 respecto de la que venía cancelando la empresa, debido a que el ingreso base de liquidación para el cálculo de aquella fue inferior, porque se cotizó al instituto por debajo de los ingresos realmente devengados (fl. 1, cdno. juzgado).

La demandada se opuso a las referidas pretensiones y propuso, entre otras, las excepciones de cobro de lo no debido, falta de legitimidad en la causa e inexistencia de la obligación. Alegó haber concedido extralegalmente la prestación de manera anticipada por un año pero con cláusula resolutoria, es decir, que vencido ese término quedaba liberada de toda obligación pensional por vejez. En cuanto a la deficiencia en las cotizaciones precisó que como durante ese año la actora dejó de ser trabajadora activa, la cotización para seguridad social no se podía hacer sobre salarios que ya no devengaba por su condición de pensionada, sino sobre el ingreso que recibía como pensionada (fl. 27).

Mediante sentencia de 21 de mayo de 2003, el Juzgado Tercero Laboral del Circuito de Bucaramanga, absolvió a la entidad demandada de todos los cargos elevados en su contra (fl. 120).

(...).

IV. Consideraciones de la Corte

La pretensión de la actora en el sub examine va orientada a que la demandada asuma el mayor valor entre la pensión de jubilación que le reconoció temporalmente la empresa y la que le fue liquidada por el Seguro Social, al ser el monto de esta última inferior, diferencia que atribuye a cotizaciones patronales deficitarias.

Partiendo del supuesto de que para la liquidación de la pensión de vejez que concedió el ISS a la demandante, la entidad “tuvo en cuenta aportes sobre valores que no constituyen salario sino el valor de la pensión convencional anticipada...”, precisó el sentenciador que “así no labore ya la trabajadora por estar percibiendo una pensión anticipada de jubilación... la continuidad de la cotización obligatoria para pensiones por el empleador debe ser sobre el salario, porque de lo contrario debe asumir la diferencia que por deficiente cotización se haga al sistema...”.

Sobre este tema ya se pronunció esta corporación en reciente oportunidad, justamente al analizar el caso que sirviera de fundamento al tribunal en el sub examine, en los siguientes términos:

“Las cotizaciones al Instituto de Seguros Sociales son actos reglados que no dependen de la voluntad de las partes, sino de la realidad económica según el salario o los ingresos percibidos por el afiliado. Si se trata de un trabajador activo, las cotizaciones se hacen sobre el valor de los salarios, pero si se trata de un pensionado, es sobre los pagos que se le hagan por concepto de la mesada que es el ingreso que efectivamente reciben. Así se ha precisado con claridad meridiana en las normas que regulan los aportes al Instituto de Seguros Sociales por el sistema de auto liquidaciones entre ellas, los decretos 1465 de 1982 que aprobó el Acuerdo 7 del Consejo Nacional del ISS de ese año, artículo 3º y el Decreto 3063 de 1989 que aprobó el Acuerdo 44 de 1989, que establecen que los patronos declaran el valor total de los salarios pagados a sus trabajadores y de los pagos a los pensionados en el mes inmediatamente anterior. Y posteriormente, en vigencia de la Ley 100 de 1993, el Decreto 1406 de 1999 en el artículo 9º, se refiere a que las cotizaciones correspondientes a un determinado mes, se hacen sobre los ingresos percibidos en ese período” (Sent. de jun.17/2005, rad. 25496).

De conformidad con las consideraciones transcritas, el cargo prospera y en consecuencia el fallo del tribunal será casado en su totalidad, de acuerdo con lo solicitado en el petitum de la demanda del recurso extraordinario.

Dada la prosperidad de esta acusación la Corte queda eximida de abordar el estudio de las restantes, las cuales perseguían idéntico objetivo.

En instancia basta señalar, que tal como se anotó con ocasión del recurso extraordinario, el valor de las cotizaciones al Seguro Social es un monto fijado por la ley que no está sujeto a lo que voluntariamente acuerden las partes o desee una de ellas, sino que ha de corresponder a la realidad del ingreso del afiliado, ya como salario, ora como mesada pensional.

De esta manera, como está perfectamente establecido que la condición por la que la afiliada cotizó al ISS en el último año, era la de pensionada, es sobre el valor de la mesada pensional que se han de aplicar los porcentajes para la cotización, como en efecto sucedió en el sub lite, de conformidad con el artículo 19 del Acuerdo 49 de 1990, —el que se aplica por analogía—.

En nada se modifica el anterior razonamiento, por el hecho de que la afiliada hubiera tenido en períodos anteriores ingresos superiores, pues estos por muchas razones pueden presentar disminuciones, como en el caso bajo estudio, por haber dejado de ser trabajadora activa y adquirir la condición de pensionada.

Por lo dicho en precedencia, la Corte en sede de instancia procederá a confirmar el fallo absolutorio del juzgado.

Sin costas en el recurso extraordinario. Las de las instancias a cargo de la parte demandante.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CASA la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, el 7 de octubre de 2004, en el proceso seguido por Graciela Garcés Ortiz contra la Compañía de Acueducto Metropolitano de Bucaramanga S.A. ESP. En sede de instancia CONFIRMA el fallo absolutorio de 21 de mayo de 2003 del Juzgado Tercero Laboral del Circuito de Bucaramanga.

Costas como se dejó indicado en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal.

______________________________