Sentencia 2658 de diciembre 12 de 1990 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

INCOMPATIBILIDADES DE LOS DOCENTES

EJERCICIO DE DOS CARGOS DE TIEMPO COMPLETO

EXTRACTOS: «Según el recurrente el fallo vulnera también los artículos 28, 31 y 55 del Decreto 2277 de 1979 (cuarto cargo), por falta de aplicación.

El primero prescribe:

“Artículo 28.--Estabilidad. El educador escalafonado al servicio oficial no podrá ser suspendido o destituido del cargo, sin antes haber sido suspendido o excluido del escalafón. Ningún educador podrá ser aplazado, suspendido o excluido del escalafón sino por ineficiencia profesional o mala conducta comprobada,...”

El artículo 31 indica:

“Permanencia. El educador tiene derecho a permanecer en el servicio mientras no haya sido excluido del escalafón o no haya alcanzado la edad de sesenta y cinco (65) años para su retiro forzoso”.

Y en el artículo 55 se consagra que:

“Derecho de defensa. Las sanciones disciplinarias se aplicarán con observancia del derecho de defensa del acusado, en los términos previstos en este decreto.

El docente que sea objeto de una inculpación tendrá derecho a conocer el informe y las pruebas que se alleguen a la investigación, a que se practiquen las pertinentes que solicite, a ser oído en declaración de descargos,...”.

Empero, la sentencia recurrida no juzgó un acto que suspendiera o excluyera del escalafón a un educador, sino uno que declaró insubsistente el nombramiento hecho a un profesor, porque el desempeño de ese cargo reñía con normas, que según se dice en el mismo acto, prohíben a dichos servidores desempeñar doble tiempo completo en planteles oficiales.

Las normas transcritas se refieren al caso en que el educador, debidamente escalafonado, se encuentra rodeado de ciertas garantías de estabilidad relativa reconocidas por la ley y en virtud de las cuales sólo puede ser suspendido o excluido del escalafón si se comprobare disciplinariamente su ineficiencia profesional o su mala conducta teniendo derecho a la defensa y a ser oído en descargos. Mas como no se trata de eso, porque al accionante no se le siguió proceso disciplinario alguno, ni se le suspendió o desvinculó del escalafón, sino que se declaró insubsistente respecto de uno de los dos cargos de profesor de tiempo completo que desempeñaba, la Corporación no ve por qué el Tribunal tenía que aplicar tales disposiciones en la sentencia acusada.

De otra parte, resulta indispensable analizar si de conformidad con las normas constitucionales y legales que regulan lo relacionado con la juridicidad del desempeño simultáneo de cargos públicos, realmente en el caso de autos, el demandante se hallaba dentro de algunas de las excepciones legales que permiten esa doble vinculación con la Administración.

El artículo 64 de la Constitución Política, como regla general, prohíbe “recibir más de una asignación que provenga del tesoro público o de empresas o instituciones en que tenga parte principal el Estado, salvo lo que para casos especiales determinen las leyes. Entiéndese por tesoro público el de la Nación, los departamentos y los municipios”.

En desarrollo del precepto constitucional, entre otras, se han expedido las siguientes disposiciones:

a) El Decreto-Ley No 1713 de 1960 que en su artículo 1º consagra varias excepciones a la regla general contemplada en el precepto constitucional transcrito, entre ellas las que permiten recibir “las asignaciones que provengan de establecimientos docentes de carácter oficial, siempre que no se trate de profesorado de tiempo completo” (literal a) y “los que provengan de servicios prestados por profesionales con título universitario, hasta por dos cargos públicos, siempre que el horario normal permita el ejercicio regular de tales cargos” (literal b). En uno v otro caso “se entiende por horario normal de trabajo la jornada de 8 horas” (parágrafo artículo 1º).

b) Mediante el Decreto 2933 de 1978 art. 9º, se dispuso:

“De la incompatibilidad para el ejercicio simultáneo de empleos. Las personas que actualmente ocupan cargos docentes de tiempo completo en planteles oficiales, así como los que en el futuro se vinculen cargos de esa naturaleza, sólo podrán ejercer además de uno de dichos empleos, el de profesor externo por el sistema de hora-cátedra, siempre que los respectivos horarios no se superpongan.

c) La anterior disposición fue reproducida en los mismos términos en el artículo 12 del Decreto 329 de 1981.

d) Acorde con tal normatividad, en el artículo 10 del Decreto 269 de 1982 se dice:

“Ninguna autoridad edu(ativa podrá ordenar un nombramiento docente de tiempo completo en favor de personas que estén percibiendo remuneraciones por el desempeño de otro cargo de tales características”.

e) En el artículo 9º del Decreto 294 de 1983 se reitera la referida prohibición en términos idénticos.

Es incuestionable que está vedado ocupar, por una misma persona, simultáneamente pluralidad de cargos docentes de tiempo completo en planteles de enseñanza oficial. Esto fue interpretado correctamente en el fallo cuestionado, por lo cual lo esgrimido por el recurrente no se acomoda a la realidad de lo que se halla al examen del Consejo en este recurso extraordinario de anulación.

Resta agregar que el desempeño por el actor de dos cargos de profesor de tiempo completo, uno de los cuales ocupa en virtud de nombramiento y posesión que quebrantan expresas prohibiciones legales, no puede conferirle un verdadero status jurídico, modificable sólo si se cuenta con su consentimiento expreso. No. Para la Sala el derecho a conservar aquel status jurídico es inexistente, porque una situación sin respaldo legal carece de la virtualidad de otorgar al demandante verdaderos derechos, frente a los cuales la Administración no pueda tomar decisión alguna sin su previo consentimiento. Consiguientemente, la sentencia recurrida, no violó el artículo 73 del CCA por falta de aplicación.

No ha habido, entonces, quebranto o violación directa de normas constitucionales o legales sustantivas. Y es claro que un profesor nombrado de tiempo completo en planteles educativos de la Nación, de un departamento o de un municipio, no puede devengar simultáneamente otro u otros sueldos como educador de tiempo completo en otros establecimientos educativos de la Nación, de departamento o de municipio alguno, que es precisamente lo que sostiene el fallo recurrido, siguiendo el criterio sentado por la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado el 20 de noviembre de 1975 (*). Habrá por ende, de denegar la anulación impetrada.

(Sentencia de diciembre 12 de 1990. Expediente 2658. Consejero Ponente: Dr. Álvaro Lecompte Luna).

(*) Concepto publicado en J. y D, Tomo V, pagina 280. (N del D.).

___________________________________