Sentencia 2662 de octubre 12 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

VOTACIÓN DE CIUDADANOS NO RESIDENTES EN EL MUNICIPIO

REQUISITOS PARA QUE PROCEDA LA NULIDAD ELECTORAL

EXTRACTOS: «La prohibición del denominado “trasteo de votos” está consagrado en el artículo 316 de la Constitución, de la siguiente manera:

“En las votaciones que se realicen para la elección de autoridades locales y para la decisión de asuntos del mismo carácter, sólo podrán participar los ciudadanos residentes en el respectivo municipio”.

Anteriormente, esta Sección Quinta (1) , sostuvo que el desconocimiento de texto normativo que se transcribió no genera la nulidad de las elecciones puesto que el artículo 4º de la Ley 163 de 1994 consagra un procedimiento breve y sumario para que el Consejo Nacional Electoral deje sin efectos las inscripciones de electores que no residen en municipio donde quieren ejercer su derecho al voto. Por lo tanto, el trasteo de votos no es un hecho generador de nulidad de las elecciones sino que origina una manifestación de voluntad administrativa tendiente a dejar sin efectos las inscripciones irregulares.

(1) Entre otras, las sentencias del 29 de junio de 1995. Expediente 1304; del 18 de agosto de 1995, expediente 1348; del 19 de septiembre de 1995, expediente 1393.

Sin embargo, esta posición fue rectificada por esta Sala (2) y reiteradamente viene sosteniendo que la violación del artículo 316 de la Constitución puede generar la nulidad de una elección popular. Las principales razones que, en resumen, sustentan esta tesis son las siguientes:

(2) Entre otras, sentencias del 28 de enero de 1999, expediente 2125; del 1º de septiembre de 1999, expediente 2292; del 26 de octubre de 2000, expediente 2422; del 14 de septiembre de 2000, expediente 2415.

1. No tiene efectos la expresión de la voluntad electoral que contraria la disposición constitucional que impide sufragar en el municipio diferente al de residencia, pues el voto prohibido, en tanto que desconoce el ordenamiento constitucional, es nulo. En consecuencia, si se encuentra un número suficiente de votos irregulares que alteran el resultado electoral, la elección declarada debe anularse.

2. La facultad conferida por el artículo 4º de la Ley 163 de 1994 al Consejo Nacional Electoral para dejar sin efectos la inscripción cuando compruebe que el ciudadano no reside en el respectivo municipio, no impide que el juez contencioso administrativo declare la nulidad de la elección por violación del artículo 316 de la Constitución. De hecho, las competencias son diferentes, puesto que la decisión administrativa deja sin efectos las inscripciones irregulares, mientras que la decisión judicial se dirige a anular la elección.

3. La voluntad del constituyente al consagrar la prohibición objeto de estudio fue clara en garantizar la transparencia en las elecciones locales y la pureza de la voluntad electoral en la designación de quienes gobiernan sus intereses. De consiguiente, la elección que desconoce la finalidad de la norma y, por tanto, no refleja la realidad electoral, no puede surtir efectos.

4. La competencia legalmente atribuida al Consejo Nacional Electoral no se dirige a consolidar una elección irregular. De hecho, la disposición legal no puede entenderse como una anulación de la función judicial que busca hacer efectiva la prohibición constitucional. Lo contrario implicaría hacer prevalecer la voluntad legal sobre la voluntad constitucional.

De esta forma, para la Sala y de acuerdo con lo expresado por el Ministerio Público, el trasteo de votos, esto es, la participación en las elecciones locales de personas no residentes en el municipio, puede generar la nulidad de las elecciones de autoridades locales.

Corroborada así la existencia de una causal de nulidad electoral debe analizarse si, en el asunto sub iudice, se configura la causal invocada por el demandante.

Pues bien, como lo ha advertido la jurisprudencia de esta Sala (3) , la nulidad de la elección por “trasteo de votos” sólo se configura si se reúnen los siguientes requisitos: a) la demostración de que los inscritos no residen en el municipio donde se inscribieron para las elecciones. Nótese que esta condición exige que se desvirtúe la presunción señalada en el artículo 4º de la Ley 163 de 1994, puesto que, si bien es cierto que la ley presume que al momento de la inscripción los ciudadanos residen en el municipio donde se inscriben, no es menos cierto que es una presunción iuris tantum; b) la demostración de que los inscritos ciertamente votaron en las elecciones; c) la prueba de que los votos irregulares tienen incidencia en el resultado electoral final, pues, de lo contrario, la nulidad del voto resulta inocua.

(3) Sentencias del 28 de enero de 1999, expediente 2125 y del 5 de noviembre de 2000 expediente 2378.

En este contexto, la nulidad electoral por trasteo de votos se circunscribe al análisis fáctico de las condiciones necesarias para que se configure la prohibición constitucional».

(Sentencia de octubre 12 de 2001. Expediente 2662. Consejero Ponente: Dr. Darío Quiñones Pinilla).

_______________________________