Sentencia 27341 de marzo 16 de 2006 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

PENSIÓN EXTRALEGAL

Factores que la diferencian de una pensión legal.

EXTRACTOS: «Esta Sala ha sido del criterio de que los elementos determinantes de la naturaleza de las pensiones son la edad y el tiempo de servicios, de suerte que si ellas se reconocen por el cumplimiento de tales requisitos en los términos señalados en la ley, serán de carácter legal, y si el reconocimiento se produce frente a unos requisitos menores en uno u otro factor o en ambos, su naturaleza será extralegal. El solo mejoramiento del monto de la pensión que permite liquidarla con un porcentaje superior al establecido legalmente, como en este caso que se liquidó con base en el 91% del último promedio salarial, no es circunstancia de la que pueda predicarse su condición de extralegal, pues este factor no es definidor del carácter de la prestación».

(Sentencia de casación, 16 de marzo de 2006. Radicación 27341. Magistrado Ponente: Dr. Carlos Isaac Náder).

SALVAMENTO DE VOTO

EXTRACTOS: «Consideramos que en este caso la pensión reconocida por la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá, llamada en garantía por el demandado Instituto de Seguros Sociales, era de carácter extralegal, puesto que tuvo su origen en la convención colectiva de trabajo aplicable al accionante, independientemente de que consagrara su reconocimiento con los mismos requisitos legales de tiempo de servicio y edad, porque la negociación colectiva en esa materia conducía a establecer la naturaleza extralegal del derecho; a más que, como se indica en la decisión de la cual discrepamos, la preceptiva convencional establece mayores montos o porcentajes pensionales, frente al límite legal, con lo cual la jubilación tiene evidente carácter convencional.

Estimamos que si las partes negociadoras de un pliego de peticiones (representantes de la empresa y de los trabajadores), se reúnen y acuerdan consagrar el derecho a la pensión en un precepto convencional, aún estableciendo para su disfrute los mismos presupuestos señalados en la ley, es indudable que su motivación no es otra que la de prever que, si eventualmente desaparece o se modifica la norma legal, continúe vigente el beneficio convencional, en la medida en que las partes pactantes no pueden ignorar la existencia y vigencia del principio del mínimo de derechos consagrados en la ley, así como que la convención colectiva es un medio de negociación que indefectiblemente tiende siempre a mejorar los beneficios previstos en la ley para los trabajadores».

Camilo Tarquino Gallego—Francisco Javier Ricaurte Gómez. 

______________________________