Sentencia 2748 de noviembre 18 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SANCIONES A DIRECTIVAS DEL SINDICATO

POR INJURIAR EN LOS BOLETINES SINDICALES

EXTRACTOS: «Se advierte que la sanción impuesta al sindicato tuvo su razón de ser en los conceptos y expresiones que aparecieron en el Boletín Informativo de aquel.

Expresa el acto enjuiciado:

``Mediante Resolución 400 del 6 de diciembre de 1982, la Inspección Primera multó al sindicato de trabajadores de Furesa, por utilizar el boletín Escoria órgano informativo del sindicato para ridiculizar, insultar y tratar en forma desobligante a directivos y compañeros de la empresa.

Que no obstante lo anterior esta misma orientación y contenido ha venido presentándose en los años subsiguientes a 1982, sin que la empresa haya recurrido de nuevo a las autoridades del trabajo.

Sin embargo el día 26 de septiembre de este año, circuló en la empresa el boletín Escoria No 35 el cual se caracterizó:

a) Por incitar la baja producción.

b) Ofender e injuriar con imputaciones deshonestas y maliciosas a cuatro directivos de la empresa.

c) Amenazar la vida e integridad física de 4 directivos de la empresa.

La junta directiva de la empresa en reunión de 2 de octubre fijó su posición frente al boletín y envió comunicación a la junta directiva del sindicato, la cual aparece a folios 5 y 6 del expediente y por lo tanto se solicita la investigación administrativa con el fin de sancionar el sindicato tal como lo prescribe el Código Sustantivo del Trabajo.

El sindicato a través de su representante legal y dentro del término presentó memorial de descargos en donde manifiesta en síntesis: “que la sociedad es el resultado de las múltiples necesidades del hombre y de las infinitas limitaciones del individuo para resolverlas. Y las que fueron escritas en el No 35 de la Escoria son no más que el resultado (reacciones) de hostiles estímulos (acciones) que de tiempo atrás sufren los trabajadores de Fureza por parte de las mismas personas que allí son señaladas, en forma por demás picarescá''. Solicitando además como pruebas declaraciones de trabajadores de la empresa y socios del sindicato.

El Despacho mediante auto de fecha 28 de octubre de 1986 procede a abrir a pruebas por un período de 10 días hábiles con el fin de tomar declaración juramentada a miembros de la junta directiva del sindicato de Furesa, y las declaraciones que sean necesarias solicitadas por éste en el memorial de descargos.

La presente investigación tiene por objeto establecer la responsabilidad de los malos tratos ofensas injuriosas e imputaciones deshonestas etc, que aparecen en los boletines Escoria y que se da a los directivos de la empresa.

El Despacho tomó un total de ocho 8 declaraciones y leyó detenidamente el contenido de cada uno de los boletines anexos al expediente.

De acuerdo con lo establecido en el art. 380 del C. S. del Trabajo, cualquier violación a las normas del presente título será sancionada así: “2. si la infracción ya se hubiere cumplido o si hecha la prevención anterior no se atendiere, el Ministerio de Trabajo procederá, previa la suficiente comprobación, a imponer la sanción o las sanciones siguientes en su orden así: a) Modificado por el art. 17 de la Ley 11/84. Multas hasta por un equivalente a cinco (5) veces el salario mínimo mensual más altó'', como en el caso en comento aparece a folios 52, 53, 54 la Resolución No 0400 de fecha 6-de diciembre de 1982 que en su parte resolutiva dice textualmenté'' “Múltase al sindicato de trabajadores de Furesa con cinco mil pesos a favor del SENÁ''. Lo anterior con motivo de los mismos hechos tratados en esta investigación, la cual se encuentra debidamente ejecutoriada y siguiendo en su orden las sanciones impuestas por el art. 380 del C. S. del Trabajo literal b) que a la letra dice: “Si a pesar de la multa del sindicato persiste en la violación, podrá suspender en sus cargos sindicales a los miembros responsables de la directiva mientras se mantenga la transgresión''''. Este Despacho,

RESUELVE:

ART. 1o--Suspender en sus cargos a los miembros de la junta directiva del sindicato de trabajadores de Furesa, inscritos mediante Resolución No 0298 de fecha septiembre 3 de 1986, mientras se sigan presentando tratos irrespetuosos, desobligantes e injuriosos contra los directivos de la empresa Furesa, en el boletín la Escoria órgano informativo de dicho sindicato. ...'''' (Fols. 4-5).

Alega la parte actora que la autoridad administrativa ha violado con este acto los artículos 26 y 42 de la Constitución Política vigente a la sazón, así como la Ley 26 de 1976 y el D. E. 062 del mismo año y, finalmente, el artículo 380 del Código Sustantivo del Trabajo.

Se refiere a la Ley 26 de 1976 en cuanto ratificó el Convenio No 87 de la Organización Internacional del Trabajo, sosteniendo que dejó sin vigencia el ordinal 1o, literal b), del artículo 380 del C. S. T. pues “si es posible inactivar a la totalidad de la junta directiva, de paso se logra la parálisis de la organización''''. De allí hace derivar la falta de competencia del Ministerio del Trabajo respecto de la sanción impuesta al sindicato demandante.

Agrega que, suponiendo que las normas invocadas en la resolución acusada estuvieran vigentes, “hay que entender que tal función está en cabeza del Ministerio respectivo, salvo que otra disposición precise la competencia en cabeza de alguna de las oficinas que integran el organismo ministerial''''.

En el mismo razonamiento afirma que, según los artículos 24, 25 y 26 del Decreto 062 de 1976, la competencia para imponer las sanciones legales corresponde a las divisiones y secciones a través de sus jefes “pero obviamente se trata de aquellas sanciones que legalmente existen... Los inspectores carecen de competencia para sancionar''''.

Respecto de la violación del artículo 42 de la Constitución, afirma:

``Los boletines sindicales constituyen la prensa obrera. Es precisamente a través de estos órganos que se expresan las inquietudes de la organización, se informa a los afiliados de los sucesos que sean de su interés y se trazan las orientaciones pertinentes. Frecuentemente, en la prensa obrera, valga decir, en los boletines de los sindicatos, se publican comentarios de diversa índole, los cuales no necesariamente son del agrado de quienes aparecen como protagonistas de los mismos.

En Colombia, por mandato del artículo 42 de la C. N. rige el principio de la libertad de prensa y de la libertad de expresión, siempre con responsabilidad, en los términos de la ley.

Así las cosas, si con los boletines se incurre en algún exceso que pueda resultar lesivo de “la honra de las personas, el orden social o la tranquilidad públicá'', no queda duda de que tales excesos han de juzgarse y si es del caso, sancionarse por la autoridad judicial, en los términos de la ley de prensá''.

Termina afirmando que hubo desviación de poder y falsa motivación. (Fols. 43-55).

Estima la Sala que la situación descrita es justamente el presupuesto necesario para la imposición de la suspensión de la junta directiva sindical, pues las circunstancias anotadas, que no fueron desvirtuadas en le proceso sino, al contrario, corroboradas por el sindicato demandante, se subsumen adecuadamente en la hipótesis jurídica prevista en el artículo 380 del Código Sustantivo del Trabajo, en su texto entonces vigente.

Pretender que un boletín informativo sindical es “prensa obrerá'' y sólo se rige por la “ley de prensá'', equivale a desconocer que, además de las normas sobre prensa, deben respetarse las que regulan las relaciones obrero-patronales, no menos importantes.

De otra parte, el texto de la Resolución No 0429 de 1986 es suficientemente explícito en cuanto a los antecedentes de la situación ya lainvestigación misma adelantada por el funcionario administrativo con sujeción a las normas vigentes.

Debe puntualizarse que los escritos aparecidos en “La Escoriá'' no contribuyen ciertamente a lograr unas relaciones armónicas entre los trabajadores y las directivas de la empresa, sobre la base de mutuo respeto y subordinación a la ley, como lo exige el artículo 373 del Código Sustantivo del Trabajo, cuyo numeral 2o es del siguiente tenor:

``Son funciones principales de todos los sindicatos:

2. Propulsar el acercamiento de patronos y trabajadores sobre las bases de justicia, de mutuo respeto y de subordinación a la ley y colaborar en el perfeccionamiento de los métodos peculiares a la respectiva actividad y en el incremento de la economía general''''.

De otra parte, hay que entender que el Ministerio de Trabajo ejerce sus funciones a través de sus dependencias y tiene facultad legal para imponer sanciones a quien quebrantan los ordenamientos legales, como lo establece el artículo 380 del Código Sustantivo del Trabajo, en concordancia con los artículos 485 y 486 de la misma obra y el artículo 1o del Decreto 443 de 1969, en cuanto faculta a los inspectores del Trabajo para imponer sanciones.

Dados estos presupuestos, no hay razón para anular los actos enjuiciados».

(Sentencia de noviembre 18 de 1991. Expediente 2748. Consejero Ponente: Dr. Reynaldo Arciniegas Baedecker).

______________________________