Sentencia 2866 de mayo 24 de 2002 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

INHABILIDAD PARA SER ELEGIDO CONCEJAL

NO TODOS LOS EMPLEADOS PÚBLICOS SE ENCUENTRAN INHABILITADOS

EXTRACTOS: «Este proceso se encamina a obtener la nulidad del acto que declaró la elección del señor Clubin González Escobar como concejal del municipio de Santiago de Tolú, para el período 2001 a 2003, contenido en el acta parcial de escrutinio de votos para concejo de esa localidad, de la comisión escrutadora municipal, de fecha 5 de noviembre de 2000 —formulario E-26 AG— (fl. 8).

Según criterio del demandante, el señor González Escobar no podía ser elegido concejal de Santiago de Tolú, por cuanto se encontraba incurso en la causal de inhabilidad que consagra el artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995, comoquiera que se desempeñó como empleado público del municipio dentro de los 6 meses anteriores a la elección.

(...).

A la luz de lo expuesto, le corresponde a la Sala dilucidar si el demandado se encontraba inhabilitado para ser elegido concejal de Santiago de Tolú, en cuanto se desempeño como coordinador del Sisben de ese mismo municipio, dentro de los seis meses anteriores a la elección.

Inhabilidad de los concejales derivada del ejercicio de cargo público dentro de los 6 meses anteriores a la elección.

El demandante invoca como vulnerado el artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995, el cual disponía lo siguiente:

“Otras incompatibilidades: (...).

5. No podrán ser elegidos diputados ni concejales quienes dentro de los seis meses anteriores a la fecha de la elección hayan sido empleados públicos o trabajadores oficiales, ni quienes en cualquier época y por autoridad competente hayan sido excluidos en el ejercicio de una profesión o se encuentren en interdicción para la ejecución de funciones públicas“.

Sin embargo, la disposición transcrita fue derogada parcialmente por el artículo 96 de la Ley 617 de 2000, que, en lo pertinente, señala lo siguiente:

“ART. 96.—Vigencia y derogatorias. La presente ley rige a partir de su promulgación y deroga los artículos:... Se deroga ... la expresión “quienes dentro de los seis meses anteriores a la fecha de la elección hayan sido empleados públicos o trabajadores oficiales, ni del numeral 5º del artículo 44 de la Ley 200 de 1995”.

Nótese que la propia Ley 617 de 2000 dispone que ésta rige a partir de su promulgación. Ahora, esa norma fue publicada en el Diario Oficial número 44.188 del 9 de octubre de ese año (pág. 11). Entonces, los efectos derogatorios de la Ley 617 de 2000 se presentan a partir del 9 de octubre de 2000. Eso significa que la inhabilidad para ser elegido concejal de quienes se desempeñaron como empleados públicos o como trabajadores oficiales dentro de los seis meses anteriores a la fecha de la elección, contenida en el numeral 5º del artículo 44 de la Ley 200 de 1995, no produce efectos jurídicos a partir del 9 de octubre de 2000.

Con todo, el artículo 86 de la Ley 617 de 2000 señala que “el régimen de inhabilidades e incompatibilidades a los cuales se refiere la ley, regirá para las elecciones que se realicen a partir del año 2001”. Por ello, podría considerarse que esa normativa no era aplicable a las elecciones celebradas el 29 de octubre de 2000. Sin embargo, tal y como lo advirtió la Sala en reciente oportunidad (1) , ese argumento no se comparte por dos razones:

(1) Sentencia del 22 de abril de 2002, expediente 2783.

De un lado, porque una interpretación literal del artículo 86 de la Ley 617 de 2000 muestra que el régimen de inhabilidades e incompatibilidades cuyo efecto se difiere sólo afecta a aquellas causales que consagra la propia normativa. De ahí que, contrario a lo sostenido por el demandado, no resultan aplicables para las elecciones del 29 de octubre de 2000, las disposiciones de la Ley 617 de 2000 que establecen las causales de inhabilidad e incompatibilidad. De otro lado, porque el artículo 96 de la Ley 617 de 2000 tiene efectos derogatorios expresos, a partir de la fecha de promulgación de esa ley. Por ello, no deben confundirse los efectos hacia el futuro de las nuevas inhabilidades e incompatibilidades y la derogatoria tácita de las disposiciones contrarias a la ley o la derogatoria expresa del aparte del numeral 5º del artículo 44 de la Ley 200 de 1995, la cual, por expresa voluntad legal, tiene efectos a partir de su promulgación.

De lo anteriormente expuesto puede concluirse lo siguiente:

1. Como el nuevo régimen de inhabilidades para ser elegido concejal que regula la Ley 617 de 2000 no producía efectos jurídicos en las elecciones del 29 de octubre de 2000, por disposición del artículo 86 de esa ley, resulta aplicable al caso el régimen vigente para esa fecha y no lo previsto en la nueva reglamentación.

2. El artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995, en la parte pertinente a la inhabilidad de los concejales por haberse desempeñado, dentro de los seis meses anteriores a la fecha de la elección, como empleados públicos o trabajadores oficiales, fue derogado expresamente por el artículo 96 de la Ley 617 de 2000, a partir del 9 de octubre de 2000 —fecha en que fue promulgada esa ley. En consecuencia, como la norma invocada como infringida ya no tiene existencia jurídica, el motivo de violación alegado ya no puede ser confrontado con esa disposición.

3. En las elecciones para concejales celebradas el 29 de octubre de 2000, el numeral 5º del artículo 44 de la Ley 200 de 1995 ya había desaparecido, por lo que las inhabilidades e incompatibilidades que esa norma consagraba no produjeron efectos jurídicos en las elecciones impugnadas. En tal virtud, el control de legalidad del acto acusado no puede efectuarse con fundamento en la norma que invoca el demandante como vulnerada.

¿Significa lo anterior que la derogatoria parcial del artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995 autorizaba la elección de concejales que se hubieren desempeñado como empleados públicos o trabajadores oficiales?

Para resolver el anterior interrogante es necesario recordar que las inhabilidades e incompatibilidades para el cargo de concejal no sólo fueron reguladas por la norma que fue parcialmente derogada sino que, a la fecha de la elección impugnada, se encontraba vigente la Ley 136 de 1994, la cual en sus artículos 43 a 45, señalaba las causales de inelegibilidad de los concejales.

Ahora bien, el hecho inhabilitante para ser elegido concejal que el demandante invoca, se encontraba regulado en los numerales 2º y 3º del artículo 43 de la Ley 136 de 1994. Sin embargo, debe advertirse que de acuerdo con la jurisprudencia de esta Sección, el artículo 43, numeral 3º, de la Ley 136 de 1994 fue derogado por el artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995, en tanto que el artículo 177 de esta última señala que la ley se aplica a todos los servidores públicos sin excepción alguna (2) . Por esta razón, ese numeral 3º, ya no se encontraba vigente en la elección impugnada.

(2) Sentencia del 9 de julio de 1998, expediente 1886.

Por su parte, el numeral 2º del artículo 43 de esa normativa, norma que sí producía efectos jurídicos en la fecha de la elección demandada, disponía lo siguiente:

“No podrá ser elegido concejal: (...)

2) Quién como empleado público, hubiere ejercido, jurisdicción o autoridad civil, administrativa o militar, dentro de los seis (6) meses anteriores a la fecha de la inscripción”.

La norma transcrita muestra claramente que la inhabilidad para ser elegido concejal no se deriva únicamente del hecho de haberse desempeñado como empleado público, sino de haber ejercido, en cumplimiento de ese empleo, jurisdicción o autoridad civil, administrativa o militar.

De lo anteriormente expuesto se colige que la respuesta al anterior interrogante es clara: a partir de la derogatoria parcial del artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995 y antes de la vigencia del régimen de inhabilidades de la Ley 617 de 2000, el desempeño de un cargo como empleado público solamente inhabilitaba a su titular para ser elegido concejal cuando su ejercicio implicaba jurisdicción o autoridad civil, administrativa o militar. En otras palabras, la derogatoria del artículo 44, numeral 5º, de la Ley 200 de 1995, permite deducir que son dos las situaciones fácticas que originan la inhabilidad para ser elegido concejal: i) el carácter de empleado público y ii) la autoridad o jurisdicción que implica el ejercicio de ese cargo.

Ahora bien, el demandante solamente reprochó el hecho que el demandado era empleado público del municipio dentro de los seis meses anteriores a la elección como concejal. Pero, nunca se refirió al segundo supuesto necesario para configurar la inhabilidad. Eso demuestra que ni siquiera haciendo uso de la facultad para interpretar la demanda, la Sala puede entrar a estudiar el reproche formulado por el demandante, pues la causal de inhabilidad prevista en el numeral 2º del artículo 43 de la Ley 136 de 1994 consagra un hecho que no fue alegado ni discutido por el demandante. Por todo lo expuesto, se concluye que no prospera el cargo formulado en la demanda».

(Sentencia de mayo 24 de 2002. Expediente 2866. Magistrado Ponente: Dr. Darío Quiñones Pinilla).

_____________________________