Sentencia 2870 de febrero 22 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN B

PENSIÓN DE JUBILACIÓN DE DOCENTES

NO PUEDEN ACUMULAR PENSIÓN GRACIA Y DOS PENSIONES ORDINARIAS

EXTRACTOS: «No es materia de discusión en el plenario que la señora Marina Roa de Contreras prestó servicios en el ramo de la educación al Distrito Especial de Bogotá por el lapso comprendido entre el 1º de febrero de 1955 al 30 de enero de 1975 (fl. 21) y que por tal razón se le reconoció pensión de jubilación, además de la pensión gracia excepcional por haber completado 20 años de servicio y 50 años de edad, la que le fue reconocida a través de la Resolución Nº 08856 de 13 de agosto de 1985, conforme se indica en el hecho 4 de la demanda (fl. 54).

Reconocidas las anteriores pensiones la actora continuó prestando sus servicios en la docencia, hasta completar veinte años adicionales, razón por la cual está reclamando la segunda pensión de jubilación.

Según las voces del artículo 128 de la Carta Política es regla general la prohibición de desempeñar más de un empleo público o recibir más de una asignación que provenga del tesoro público, y la excepción la constituyen los casos expresamente determinados por la ley.

La posibilidad de percibir más de una asignación que provenga del tesoro público, por ser de carácter excepcional, debe estar expresamente consagrada en la norma que sirva de fundamento a la petición, ya que su interpretación es restrictiva.

En este orden de ideas, no existe la posibilidad de reconocer una segunda o tercera pensión del tesoro público, si no hay ley que expresamente lo autorice.

Como en el caso de los docentes existe norma especial que permite la compatibilidad entre la pensión ordinaria de jubilación y la pensión especial denominada gracia, regulada por las leyes 114 de 1913, 116 de 1928 y 37 de 1933, la actora disfruta de estas dos pensiones.

En igual sentido, la preceptiva de que trata el artículo 5º del Decreto-Ley 224 de 1972, le permite a la demandante no obstante la recepción de estas dos pensiones, seguir prestando sus servicios y recibir las mesadas pensionales y el sueldo. En efecto la citada norma preceptúa:

“El ejercicio de la docencia no será incompatible con el goce de la pensión de jubilación siempre y cuando el beneficiario esté mental y físicamente apto, para la tarea docente, pero se decretará el retiro forzoso al cumplir sesenta y cinco (65) años de edad”.

Ninguna de las normas invocadas en la demanda, vale decir, el Decreto 1713 de 1960, el Decreto 224 de 1972, el 1042 de 1978, la Ley 91 de 1989, la Ley 60 de 1993, la Ley 4ª de 1992, Ley 115 de 1994 ni el Decreto 2277 de 1979 consagran de manera expresa la posibilidad de que los docentes puedan acceder a dos pensiones ordinarias y una gracia, como se plantea en el sub lite. Lo que sí puede la actora es por el tiempo adicional laborado solicitar la reliquidación de la pensión ya reconocida.

Así las cosas, es evidente que el proveído impugnado que negó las pretensiones de la demanda merece ser confirmado».

(Sentencia de febrero 22 de 2001. Expediente 992090-2870-2000. Consejero Ponente: Dr. Jesús María Lemos Bustamante).

______________________________