Sentencia 2925 de febrero 3 de 1995 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

OBRAS DE ARTE APLICADAS A LA INDUSTRIA

CUÁNDO TENDRÍAN PROTECCIÓN POR DERECHOS DE AUTOR

EXTRACTOS: «La sociedad Bavaria S.A., a través de apoderado y en ejercicio de la acción consagrada en el artículo 85 del CCA, presentó demanda ante esta corporación tendiente a obtener las siguientes declaraciones:

1. Son nulas las resoluciones Nos. 1526 de 25 de octubre de 1993 “por la cual se deniega una solicitud de inscripción en el registro nacional del derecho de autor”; 1807 de 28 de diciembre de 1993 “por la cual se resuelve un recurso de apelación”; y 1817 del 30 de diciembre de 1993, “por la cual se resuelve un recurso de apelación”, expedidas por la Unidad Administrativa Especial - Dirección Nacional del Derecho de Autor.

2. A título de restablecimiento del derecho se ordene a la demandada: a) Registrar el contrato de traspaso de derechos patrimoniales efectuados por Góndola S.A. a Bavaria S.A., de la obra literaria y artística titulada Cola & Pola, en el registro de contratos de la dirección nacional del derecho de autor; y b) Registrar la citada obra en el registro de obras literarias de la Dirección Nacional del Derecho de Autor, de acuerdo con el sistema establecido por dicha entidad.

Sobre el fondo del asunto, la Sala precisa lo siguiente:

Resulta claro que aun cuando los actos acusados, en principio, pretenden desconocer el carácter de obra literaria y artística del material denominado “Cola & Pola”, que fue presentado a la entidad demandada para el registro del derecho de autor y del contrato que cedió los derechos sobre el mismo, lo cierto es que finalmente la demandada se fundamentó para negar dicho registro en la consideración de que la protección de la citada obra no corresponde a esa disciplina sino a la de la propiedad industrial, conforme a lo dispuesto en el inciso 3º del artículo 6º de la Ley 23 de 1982, el cual parte de la premisa de la existencia de una obra de arte.

De tal manera que es al análisis de esta disposición al cual debe circunscribirse la Sala.

Preceptúa dicha norma:

“Las obras de arte aplicadas a la industria sólo son protegidas en la medida en que su valor artístico pueda ser separado del carácter industrial del objeto u objetos en las que ellas puedan ser aplicadas”.

Del contenido de esta disposición se infiere que bien pueden coexistir la protección de una obra a través del derecho de autor y la protección de la misma por las normas que regulan la propiedad industrial, pero siempre y cuando el valor artístico de la obra pueda ser separado del carácter industrial del objeto para el cual se aplica.

Este aspecto es el que constituye el punto central de la controversia y en orden a dilucidarlo cabe tener en cuenta lo siguiente:

En el texto de la demanda se lee que los parámetros creativos que se le impusieron al artista para la elaboración de la obra fueron que en ésta confluyeran la fuerza y vitalidad de la compañía, con la inclusión de sus símbolos distintivos donde primaran los colores de la bandera nacional (amarillo, azul y rojo), por tratarse de un producto eminentemente colombiano y además que inspirara juventud y alegría (fl. 20).

Así mismo con la demanda se acompañaron todos los documentos que constituyeron el proceso de elaboración de la obra, esto es, los diferentes nombres que se le podían dar al producto y la forma de los mismos, todo ello dentro de los parámetros que se le habían fijado al artista, tales como el águila que caracteriza a la cerveza Aguila de la empresa Bavaria S.A. y las espigas de la cebada que identifican la cerveza de la compañía (fls. 58 a 74).

Para la Sala los parámetros antes señalados, que se tuvieron en cuenta para el resultado final de la obra, precisamente confirman que no es posible separar su contenido artístico del carácter industrial del objeto en el que se aplica. En efecto, las figuras que aparecen en la obra, como lo afirma el apoderado de la actora, caracterizan a la compañía e identifican los productos de ésta. De tal manera que cualquier persona que observe la obra, necesariamente la relaciona con un producto de la cervecería Bavaria S.A., llámese refajo o simplemente cerveza.

Por esta razón tal obra no es susceptible de protección por las normas que regulan los derechos de autor, conforme a lo dispuesto en el inciso 3º del artículo 6º de la Ley 23 de 1982.

Es oportuno resaltar que el artículo 2º ibídem, que consagra la protección del derecho de autor sobre las obras científicas literarias y artísticas, cualquiera que sea su destinación, y hace una enumeración de lo que comprenden las mismas, incluyendo las obras de arte aplicadas, no puede ser analizado aisladamente, esto es, sin tener en cuenta el alcance del inciso 3º del artículo 6º, que constituye una regulación especial para las obras de arte aplicadas a la industria, el cual hace hincapié en que su protección sólo se da en la medida en que su valor artístico pueda ser separado del carácter industrial del objeto al cual se aplica.

De lo anterior se desprende que bien puede afirmarse que cuando el artículo 2º de la Ley 23 de 1982 consagra como objeto de protección las obras artísticas, cualquiera que sea su destinación, dentro de las cuales se encuentran las obras de arte aplicadas, debe interpretarse con la restricción que se hace en el inciso 3º del artículo 6º ibídem.

De otra parte si bien es cierto que del contenido del artículo 2º de la Ley 23 de 1982 se infiere que todas las creaciones del espíritu pueden estar protegidas por el derecho de autor, con la salvedad antes anotada y con las excepciones que también consagran los incisos 1º y 2º del citado artículo 6º, y desde este punto de vista basta que cualquier obra provenga de dicho espíritu creativo para considerarse como artística, literaria o científica, no lo es menos que la oficina de registro del derecho de autor debe hacer un análisis de la misma, siquiera para establecer si no se encuentra dentro de las excepciones a que se contrae el artículo 6º de la Ley 23 de 1982, para efectos de determinar si es protegible o no a través de las normas que regulan el derecho de autor, y así poder conceder o denegar su registro.

Finalmente, cabe agregar que si la obra “Cola & Pola” no es objeto de protección por las normas del derecho de autor, con base en las consideraciones precedentes, por lógica consecuencia se deriva que el contrato de cesión de los derechos de autor de la citada obra tampoco puede ser susceptible de registro.

Las consideraciones precedentes conducen a la Sala a desestimar las súplicas de la demanda, y así se dispondrá en la parte resolutiva de esta providencia».

(Sentencia de febrero 3 de 1995. Expediente 2925. Consejero Ponente: Dr. Ernesto Rafael Ariza Muñoz).

___________________________________________