Sentencia 3126 de enero 17 de 1992 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

RETENCIÓN EN LA FUENTE

POR INGRESOS DIFERIDOS

EXTRACTOS: «Corresponde a la Sala decidir la demanda de nulidad de un aparte del artículo 17 del Decreto Reglamentario 2314 de 1989 (oct. 9) que en ejercicio de la acción consagrada en el artículo 84 del Código Contencioso Administrativo entabló en su propio nombre el doctor Rafael Mario Zapata Torres.

El citado decreto que reglamenta parcialmente el procedimiento de devoluciones y compensaciones de impuestos que administra la Dirección de Impuestos Nacionales dispone en el artículo 17, destacando con subrayas la parte acusada:

“ART. 17.—Las retenciones deben descontarse en el mismo año fiscal en el que fueron practicadas. Cuando el sujeto pasivo de retenciones en la fuente esté obligado a presentar declaración de renta y complementarios o de ingresos y patrimonio, deberá incluir las retenciones que le hubieren practicado por un ejercicio fiscal, dentro de la liquidación privada correspondiente al mismo período, salvo que se trate de retenciones que le hubieren practicado sobre ingresos que de conformidad con las normas legales deban ser tratados como ingresos diferidos, caso en el cual las retenciones se incluirán en la declaración del período en el cual se causen dichos ingresos.

No hay lugar a devolución o compensación originada en retenciones no incluidas en la respectiva declaración”.

(...).

El estatuto tributario al iniciar la regulación de la retención en la fuente contiene en el título I del libro segundo dos normas de especial importancia en el análisis de la controversia planteada en este juicio, a saber:

En primer lugar el artículo 366 que otorga al Gobierno Nacional facultades para establecer retenciones en la fuente con anunciación de algunos criterios que enmarcan la competencia gubernamental, tales como:

— El fin de las retenciones en la fuente es el de "facilitar, acelerar y asegurar el recaudo del impuesto sobre la renta y complementarios".

— Los porcentajes que fije deben consultar ''''las tarifas vigentes del impuesto'''' y "la cuantía de los pagos" y

— "Los cambios legislativos que tengan incidencia en dichas tarifas".

2. Por otra parte, el artículo 367 del estatuto consagra el objetivo general del sistema de retención en los siguientes términos: "La retención en la fuente tiene por objeto conseguir en forma gradual que el impuesto se recaude en lo posible dentro del mismo ejercicio gravable en que se cause".

Para la Sala, la parte acusada de la norma reglamentaria que ordena postergar la aplicación de lo retenido en la fuente al ejercicio en que se cause el impuesto, la encuentra concordante con las dos disposiciones transcritas, en especial, con el objetivo señalado en el artículo 367 en el sentido de que, en lo posible, el impuesto se recaude dentro del mismo ejercicio en que se cause. La expresión "en lo posible" significa precisamente que la retención efectuada sobre el ingreso diferido puede aplicarse en el ejercicio en que el impuesto se cause.

Estas normas del estatuto era preciso desarrollarlas en armonía con las relativas a la causación del impuesto, en especial el artículo 27 conforme al cual "los ingresos recibidos por anticipado, que correspondan a rentas no causadas, sólo se gravan en el año o período gravable en que se causen" disposición ésta que indudablemente influye en la aplicación de los artículos 373 Y 374 sobre los saldos a cargo según la liquidación privada y la oficial, cuantía del anticipo (art. 807) y saldos a favor cuya devolución pueda solicitarse, según el artículo 850.

No hay contradicción con las normas anteriores como lo estima el actor, sino acomodo de cada uno de los eventos en ellos regulados al caso especial en que la percepción física del ingreso no coincide con el ejercicio de la causación del impuesto para hacer coincidir la aplicación de lo retenido en la fuente con este último y no con el primero, que es lo lógico porque la retención no es más que un medio de cancelar el impuesto.

Por ello la Sala concuerda con la apreciación de su colaboradora fiscal en el sentido de que la frase final acusada del artículo 17, lo que en definitiva contiene es una previsión respecto a una situación posible, generada por la actuación de quien realiza un pago en forma anticipada.

En mérito a lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

FALLA:

No se accede a la súplicas de la demanda».

(Sentencia de enero 17 de 1992. Expediente 3126. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

________________________________