SENTENCIA 3159 DE SEPTIEMBRE 27 DE 1991

 

Sentencia 3159 de septiembre 27 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

IMPUESTO DE INDUSTRIA Y COMERCIO

VENTAS EN DEPOSITOS FRANCOS

EXTRACTOS: «El asunto fundamental de la controversia está en precisar si a la luz de las normas vigentes, procede el reconocimiento de exento del impuesto de industria y comercio para las ventas hechas a viajeros con destino al exterior por la actora, a través de su establecimiento de comercio in bond Santafé, localizado en el muelle internacional del aeropuerto ``El Doradó'', actividad para la cual la contribuyente contaba con la autorización administrativa.

Son fundamentales para el sub-judice los artículos 1o, 47 y 169 del Decreto 444 de 1967, que señala como violados la parte actora. Si bien precisa el artículo 47 que:

``Dentro de los límites y condiciones que establezca el Gobierno, estarán libres de gravámenes de importación y de consumo los artículos que adquieran los viajeros al exterior para que les sean entregados dentro de la respectiva nave al momento de su salida al exterior''''.

Esta norma en manera alguna se refiere al impuesto de industria y comercio que grava no el consumo por el destinatario final de la mercancía, sino el ejercicio de la actividad industrial, comercial y de servicios, conforme lo señala claramente el artículo 32 de la Ley 14 de 1983; entonces no puede buscarse el fundamento del no gravamen del impuesto de industria y comercio en esta norma.

El artículo 1o del Decreto 444 de 1967, vigente para el año sub-lite, fijó como objetivo del régimen de cambios y de comercio exterior regulado por dicho estatuto, promover el desarrollo económico y social y el equilibrio cambiario del país, utilizando como herramienta de política fiscal, entre otras, el fomento y diversificación de las exportaciones, tal como lo indica en su literal a). Para lograr dicho objetivo y permitir que los productos nacionales fueran competitivos en el exterior el artículo 169, ibídem, consagra en forma absoluta la prohibición para los departamentos y municipios de gravar con impuestos los bienes de exportación o el tránsito de los mismos destinados al mimo fin. Prohibición que quedó reiterada en la Ley 14 de 1983, cuando en su artículo 33, al determinar la base gravable del impuesto de industria y comercio dispuso:

``El impuesto de industria y comercio se liquidará sobre el promedio mensual de ingresos brutos del año inmediatamente anterior, expresados en moneda nacional y obtenidos por las personas y sociedades de hecho indicadas en el artículo anterior, con exclusión de devolución, ingresos provenientes de activos fijos, y de exportaciones...'''' (Subraya la Sala).

Es preciso entonces aclarar atendiendo al objetivo fijado en la ley, si realmente la contribuyente realizó ventas que configuren exportación con el fin de declarar que tienen derecho al beneficio de exención del gravamen discutido.

En repetidas ocasiones ha precisado la Sala que las ventas de artículos nacionales a viajeros del exterior sin manifiesto aduanero, sí constituye una exportación, aunque sui generis, tanto que el mismo Decreto 444 de 1967 se ocupa de los mismos para exonerarlos de algunos impuestos y su entrega al abordaje de la nave, como claramente lo demuestra la inspección judicial, garantiza su salida del país, sin que pueda exigirse el requisito del formulario único de exportación para darles dicho carácter, pues ellos están respondiendo al objetivo de promoción de exportaciones de bienes nacionales señalados por la ley y qué mejor vitrina que un muelle internacional.

Cosa distinta ocurre con el expendio, en el mismo establecimiento, de mercancías no nacionales o que aún no han ingresado jurídicamente al país pues obviamente tal hecho no está respondiendo al objetivo de promoción de exportaciones de bienes nacionales y en consecuencia mal puede ampararse su comercialización con el beneficio del no gravamen de impuesto municipal establecido en la Ley 14 de 1983.

Sentando entonces que la exención tributaria en materia de impuesto de industria y comercio ampara solo a las mercancías nacionales que se vendan en el in bond, era indispensable, como lo afirma el colaborador fiscal, que la actora hubiera discriminado uno y otro volumen de ventas para dar aplicación al beneficio fiscal pedido.

Sin embargo no encontró la Sala documento ni soporte alguno que permitiera su cuantificación dentro del proceso. Pues si bien puede pensarse que existen en el depósito in bond mercancías nacionales en un 10%, no necesariamente este hecho refleja que del volumen de ventas la misma proporción corresponda a enajenación de mercancías colombianas, pues tampoco existe elemento que permita determinar la rotación de los inventarios».

(Sentencia de septiembre 27 de 1991. Expediente 3159. Consejero Ponente: Dr. Carmelo Martínez Conn).

___________________________________