Auto 31867 de junio 3 de 2009 

•CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Aprobado Acta 161

Magistrado Ponente:

Dr. José Leonidas Bustos Martínez

Bogotá, D.C. junio tres de dos mil nueve.

EXTRACTOS: «Consideraciones

La Corte es competente para decidir la solicitud de cambio de radicación, de conformidad con lo normado en el numeral 8º del artículo 75 de la Ley 600 de 2000.

El cambio de radicación, tiene dicho la Corte, es una medida de carácter excepcional encaminada a resguardar el proceso de factores externos que perturben su desarrollo, de manera que el fallo se profiera por un juez que esté en un ambiente territorial adecuado, ajeno a circunstancias que se opongan a una recta, cumplida y eficaz administración de justicia.

También tiene decantado esta corporación que los motivos que determinan el cambio de radicación deben estar probados, o en posibilidad de comprobarse en la actuación, de manera que objetivamente permitan valorar al juez encargado de resolver el incidente, si en realidad en el territorio donde debe adelantarse íntegramente el juicio se presentan circunstancias externas que atentan contra su normal desarrollo y contra el ejercicio integral de la administración de justicia.

De conformidad con el artículo 85 de la Ley 600 de 2000, resulta procedente el cambio de radicación cuandoquiera que en el territorio en el que se adelanta el juicio existan circunstancias que puedan afectar, o bien el orden público, la imparcialidad o la independencia de la administración de justicia, o, las garantías procesales, la publicidad del juzgamiento, la seguridad o integridad personal de los sujetos procesales o de los funcionarios judiciales; siendo en todo caso excepcional la alteración del principio del juez natural.

De suerte que para que proceda la decisión excepcional del cambio de radicación, es carga asignada al peticionario, la de probar el peligro existente, de modo que quien la decide sea persuadido de que está en riesgo algo de lo que se busca proteger con el instituto del cambio de radicación, de manera que ponderando la importancia del principio del juez natural con aquello que está amenazado, se encuentre razonable, proporcionada e idónea su alteración, para conjurar la amenaza.

Con la prueba sumaria que anexó el solicitante, esto es, la resolución de acusación proferida contra Triana Mahecha, puede comprobarse sumariamente que el ámbito territorial de su actividad paramilitar lo era el municipio de Cimitarra, y es también una información verificable la manifestación que hizo Alonso de Jesús Baquero Agudelo (Alias Bladimir) quien admitió su participación en la masacre, y en reciente declaración denunció que fue objeto de presión para que cambiara su testimonio excluyendo a su comandante de la participación en los hechos investigados; siendo también verificable que se adelanta contra él investigación por otra masacre, denominada “12 Bogas”, (investigada en el radicado 399, en la que asesinaron a 12 labriegos que vivían de la tala de árboles) acaecida también en la misma región en la que como comandante sembró el terror por más de quince años.

Por eso se debe sacar el proceso de ese ámbito territorial para garantizar aquello que pretende proteger el instituto del cambio de radicación, como es la preservación del orden público, la independencia de la administración de justicia y la seguridad de los sujetos procesales.

Cuando la ley otorga a la Corte Suprema de Justicia la competencia para disponer el cambio de radicación le está encomendando la responsabilidad de garantizar la imparcialidad y la independencia judicial a partir del análisis ponderado de las motivaciones con las que se solicita la alteración del juez natural, que como en el caso sub lite imponen concederla para la salvaguarda de los intereses superiores de la justicia.

Es evidente que existe peligro para los intervinientes en el proceso penal, dada la dimensión de las expectativas que guarda Triana Mahecha en los procesos que se adelantan en su contra, toda vez que la concesión de la pena alternativa prevista en la Ley 975 de 2005 depende de que no se produzcan condenas en su contra por hechos que ha negado en sus versiones libres, siendo también de público conocimiento y por tanto hecho notorio que en dicha región han continuado delinquiendo los paramilitares que no se desmovilizaron, por lo que la intimidación que ejercen en todos los círculos de la actividad pública puede llegar a poner en peligro la recta administración de justicia y la publicidad del proceso.

Por estas razones se accederá a la solicitud de cambio de radicación, disponiéndose que el proceso sea enviado al reparto de los juzgados penales del circuito especializado de Bogotá.

Por lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal,

RESUELVE:

1. Disponer el cambio de radicación del proceso seguido contra el procesado Arnubio Triana Mahecha por el delito de homicidio agravado en concurso homogéneo y simultánea a los juzgados penales del circuito especializado de Bogotá donde deberá ser remitido el proceso para el correspondiente reparto.

2. Contra esta decisión no procede ningún recurso.

Cópiese y notifíquese».

_______________________________