Sentencia 3200 de febrero 15 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

IMPUESTO SOBRE LAS VENTAS

SANCIÓN POR DOBLE SOLICITUD DE DEVOLUCIÓN

EXTRACTOS: «Corresponde ahora examinar lo relativo a la sanción impuesta por la administración, y consecuentemente a la interpretación del artículo 57 del Decreto 3541 de 1983, no sin antes denotar el hecho que constituyendo este, un punto nuclear para la decisión, toda vez que fue la norma invocada por la administración para sancionar, no haya sido siquiera tenida en cuenta por el a-quo al decidir.

En primer lugar no coincide la Sala con la afirmación del colaborador fiscal (fls. 105-106) en el sentido de que para la fecha de la segunda solicitud, el 22 de octubre de 1985 (que es cuando se entendería aplicable una prohibición de solicitar devolución sobre sumas que hubieran sido objeto de devolución), la suma pretendida por la actora “ya había sido reintegrada”, pues el acto administrativo con el cual pudo haberse entendido la operancia de tal fenómeno, la Resolución D.V. 205 de 1985 fue proferido casi dos meses después, el 20 de diciembre de 1985.

Esta consideración hace que la discusión se centre en la interpretación de los términos del artículo 57 mencionado, en cuanto a si exige para la configuración de la conducta sancionable la efectiva devolución o basta con la solicitud.

Se trata sin lugar a dudas de una norma que puede prestarse a confusiones si nos atenemos a su expresión literal, pero que apelando a su “intención o espíritu” según lo preceptuado por el artículo 27 del Código Civil, nos presenta claramente su sentido.

En efecto, la intención de la norma es evitar actuaciones administrativas que puedan originar decisiones contradictorias de la administración, o que signifiquen una doble devolución para los particulares, produciendo su consiguiente enriquecimiento sin causa y el correlativo empobrecimiento del Tesoro Nacional, o en el más inofensivo de los casos, que se generen actuaciones adicionales e innecesarias de las autoridades tributarias.

Por tanto, la norma consagra un deber para quienes en ejercicio del derecho de petición, soliciten devoluciones o compensaciones, cuyo incumplimiento acarrea las sanciones indicadas en el artículo 55 del Decreto 3541 de 1983.

Ahora bien, es claro que la simple solicitud de devolución tiene la virtud de iniciar una actuación administrativa que eventualmente puede conducir a una de las situaciones que se pretende evitar, con el artículo 57, según se mencionó, si por otro lado, se hace una nueva solicitud en el mismo sentido, toda vez que al estar la administración en la obligación de darles el trámite de ley y decidir respecto de ellas, puedan presentarse las circunstancias mencionadas. En consecuencia el sentido lógico y acorde con el espíritu de la norma es el de que basta la existencia de una simple solicitud previa, para que con la presentación de una segunda se incurra en la conducta descrita por la norma y por tanto objeto de sanción».

(Sentencia de febrero 15 de 1991. Expediente 3200. Consejero Ponente: Dr. Guillermo Chahín Lizcano).

_____________________________