SENTENCIA 3356 DE DICIEMBRE 13 DE 1991

 

Sentencia 3356 de diciembre 13 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

IMPUESTO DE TURISMO

ANULADA UNA SANCIÓN MORATORIA

EXTRACTOS: «Corresponde decidir la demanda de nulidad del artículo 7º de la Resolución 406 de 1982 dictada por la Corporación Nacional de Turismo, entablada en ejercicio de la acción pública que consagra el artículo 84 del Código Contencioso Administrativo por el actor Juan Rafael Bravo Arteaga, obrando en su propio nombre.

La Resolución 406 de la Corporación Nacional de Turismo, por medio de la cual estableció “el procedimiento para la percepción, liquidación y control del impuesto de turismo”, en uso de las funciones otorgadas por la Ley 20 de 1979 y su Decreto Reglamentario 2951 del mismo año, en algunos apartes se refiere a las “sanciones pecuniarias y penales” y al “cálculo de la sanción por extemporaneidad” (arts. 15 y 16), dispone en el artículo 7º una sanción por mora en la consignación del gravamen, en los siguientes términos destacados por el demandante:

“Los establecimientos hoteleros o de hospedaje y las empresas de transporte internacional de pasajeros sujetos a este recaudo que no cancelaren oportunamente, serán sancionados con un interés moratorio del uno por mil cada día calendario de retraso, sin perjuicio de las acciones penales a que hubiere lugar”.

(...).

Entiende la Sala, como lo dijo el fiscal, que los hechos protuberantes que enmarcan la controversia se pueden sintetizar así:

1. El impuesto de turismo fue establecido por el Decreto Legislativo 272 de 1957, haciéndose obligatorio para los hoteles y empresas de transporte internacional, girar mensualmente el producido y sin que hubiese establecido sanción alguna por su pago extemporáneo.

2. El artículo 24 de la Ley 20 de 1979 introdujo estas modificaciones:

a) La administración, control y recaudo del tributo estará a cargo de la Corporación Nacional de Turismo.

b) El impuesto para establecimientos hoteleros se liquidará únicamente sobre la tarifa del alojamiento, y

c) El tributo para pasajes internacionales se liquidará sólo sobre el valor del billete de ida o de las órdenes de cambio de las empresas transportadoras.

3 . El Decreto 2951 de 1979 reglamentó el artículo 24 de la Ley 20 de 1979 y en el artículo 1º dijo que para los establecimientos hoteleros y los pasajes de transporte internacional de pasajeros, la Corporación Nacional de Turismo realizará el control, recaudo y administración del impuesto. “Para tales efectos, la corporación cumplirá las mismas funciones que las normas en esa materia le atribuyen a la Dirección General de Impuestos Nacionales”.

4. Las normas sobre impuestos nacionales, anteriores a la resolución de 1982 cuyo texto se impugna, establecieron las bases para la liquidación de las sanciones por mora en el pago, tal como puede apreciarse en los artículos 30 del Decreto 2821 de 1974, 13 de la Ley 19 de 1976 siendo de observar, así mismo, que también a partir de 1982 la legislación se ha ocupado sobre idéntico tema: artículo 45 Decreto 2803 de 1982, artículos 96 de la Ley 9ª de 1983 y 34 del Decreto 2503 de 1987.

La historia normativa de este recurso fiscal indica claramente que la disposición del legislador del año 1979 al pasar la “administración, el control y el recaudo” del tributo de la Dirección General de Impuestos a la Corporación Nacional de Turismo implicaba que correría a cargo de ésta la aplicación de todas las normas sustantivas y procedimentales reguladoras del gravamen y el Decreto Reglamentario 2951 de 1979 complementó este traspaso al asignarle a la corporación “las mismas funciones que las normas en esa materia le atribuyen a la Dirección General de Impuestos Nacionales”.

El sentido de esta norma reglamentaria es perfectamente claro: lo que le atribuye a la corporación es una igualdad de funciones de que gozaba la Dirección de Impuestos en el manejo administrativo. Además, por su naturaleza estrictamente reglamentaria no podía atribuirle a la corporación capacidad de aplicar en la “administración, control y recaudo” del impuesto de turismo normas propias de otros gravámenes y menos aún de carácter sancionatorio, porque tanto el aspecto de la creación de los impuestos como el régimen sancionatorio son competencia del legislador.

La Sala participa de la observación del señor fiscal en el sentido de que “no hay disposición legal alguna que autorice a dicha corporación para crear sanciones” . Y se refuerza esta anotación con el hecho de que a lo largo de la defensa de ésta, no ha citado la norma precisa de la cual pudiera deducirse tal facultad.

Frente a tal vacío legislativo, forzoso es concluir que evidentemente las funciones administrativas propias de la Corporación de Turismo o recibidas de la Dirección de Impuestos Nacionales no le daban capacidad para establecer sanción a los contribuyentes morosos, por lo que es preciso acceder a la súplica de la demanda en cuanto se refiere a la creación de un interés como sanción por la mora en la cancelación del gravamen recaudado. Mas no en cuanto deja a salvo en la parte final “las acciones penales a que hubiere lugar” porque además de no haber sido objeto de impugnación precisa esta parte del artículo, es obvio que válido o no un sistema de interés moratorio, no impide ni limita el deber de la corporación de entablar acciones penales cuando fuere procedente.

En mérito a lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley.

FALLA:

Declárase la nulidad del artículo 7º de la Resolución 406 de 1982 (jul. 16) dictada por la Corporación Nacional de Turismo en cuanto estableció la sanción de un interés moratorio por la no cancelación oportuna del impuesto nacional de turismo.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al Tribunal de origen. Cúmplase».

(Sentencia de diciembre 13 de 1991. Expediente 3356. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

__________________________________