Sentencia 33646 de marzo 3 de 2010

 

Sentencia 33646 de marzo 3 de 2010 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Proceso 33646

Aprobado Acta 65

Magistrado Ponente:

Dr. Alfredo Gómez Quintero

Bogotá, D.C., tres de marzo de dos mil diez.

Vistos

Decide la Corte sobre la impugnación de competencia propuesta por la Fiscalía 142 seccional de Palmira (Valle), contra el Juzgado Tercero Penal del Circuito con función de conocimiento de la misma ciudad, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 32.4 de la Ley 906 de 2004.

Antecedentes y consideraciones

1. La Fiscalía 44 Seccional de la URI de Palmira (Valle), solicitó audiencia preliminar en orden a legalizar la captura, formular imputación y medida de aseguramiento de David Miranda Escobar, quien fuera aprehendido el 12 de diciembre de 2009 a eso de las 21:10 horas en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, en momentos en que como auxiliar de vuelo de la empresa Avianca se disponía a viajar a la ciudad de Nueva York, siéndole encontrada en su valija de mano un paquete contentivo de heroína con un peso neto de 988 gramos, diligencia efectivamente cumplida el 13 del mismo mes.

2. El 28 de enero del año en curso —previa radicación del escrito de acusación— la Fiscal 142 Seccional Martha Lucía Hung Duque propuso ante el Juzgado Tercero Penal del Circuito de Palmira con función de conocimiento ”recusación por competencia”, aduciendo cómo siendo la imputación en contra del incriminado la de “llevar consigo”, la competencia para conocer del juicio radicaría en los Jueces Penales del Circuito de Cali, por ser dicha ciudad en donde se habría embalado la sustancia y se inició la conducta punible. Dicha petición fue denegada por el Juez, remitiéndose entonces el asunto ante el Tribunal Superior de Buga, autoridad que al hacer notar que a quien correspondería dirimir el asunto sería a la Corte, lo ha remitido ante esta corporación.

3. Ciertamente como lo reseñó el Tribunal Superior de Buga, por involucrar dos distritos judiciales diversos (Palmira y Cali), corresponde a la Corte dilucidar la impugnación de competencia en los términos propuestos en este caso por la Fiscal 142 Seccional de Palmira —con el aval del defensor—, acorde con lo dispuesto por el artículo 32.4 de la Ley 906 de 2004.

Conocido que la definición de competencia procura resolver aquellos conflictos instados por las autoridades judiciales o por los defensores de los procesados (CPP, arts. 54 y 55), sin que sea indispensable que se trabe una controversia propiamente dicha sino que la autoridad que asume no tener competencia para conocer de un asunto deba así señalarlo unilateralmente esgrimiendo los fundamentos de su postura e indicando cuál es la autoridad que a su juicio debe entonces asumirlo —mismo procedimiento que ha de cumplirse cuando la incompetencia la proponga la defensa—, es un evidente hecho que en el caso concreto así como no se está en presencia de una “recusación”, cuya naturaleza dista de la inherente a la destacada, dado como queda visto que se propiciaba bajo el entendido de ser competente una autoridad de diverso distrito judicial tampoco debía ser enviadas las diligencias ante el tribunal.

4. Ahora bien, la disparidad de criterio en torno a cuál autoridad debe ser la competente para conocer de este asunto, es enunciada por la Fiscal 142 seccional de Palmira con el sorprendente argumento de estimar que siendo el verbo rector descriptor de la conducta concurrente el de “llevar consigo”, la misma se habría iniciado en la ciudad de Cali, radicando la competencia, por tal motivo, en las autoridades judiciales de dicha urbe.

5. El legislador incluyó entre las conductas alternativamente configuradoras del delito de “tráfico, fabricación o porte de estupefacientes”, la de quien “lleve consigo” droga que produzca dependencia.

Esta modalidad descriptiva del hecho punible está compuesta por un verbo irregular infinitivo (llevar) y un pronombre personal reflexivo (consigo), que el legislador empleó en lugar del “porte” que intitula el nomen iuris del tipo en cuestión (C.P., art. 376), pero que evidentemente traduce la conducta de quien porta, carga o trae o tiene la sustancia estupefaciente con él.

6. Como es manifiesto, siendo que a David Miranda Escobar se le imputa “llevar consigo” cerca a mil gramos de heroína, como que al ser requisada su maleta de viaje en el Aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón de Palmira le fue encontrado un paquete contentivo de dicha sustancia, al margen de cualquier duda o controversia está que el flagrante delito se consumó en dicho lugar, siendo absolutamente indiferente el sitio en el cual “se embaló la sustancia”, como con notable carencia de fundamento escuetamente adujo la fiscal para repudiar la competencia en esa ciudad.

Así las cosas, emerge infundada la impugnación de competencia propuesta en este caso, como que la misma radica sin el menor resquicio de duda en el Juzgado Tercero Penal del Circuito de Palmira, Valle, a donde deben ser regresadas las diligencias.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en sala de Casación Penal,

RESUELVE:

Declarar que el competente para conocer del juicio en el presente asunto es el Juzgado Tercero Penal del Circuito de Palmira, Valle, a donde será remitido el expediente.

Contra esta decisión no procede recurso alguno.

Notifíquese y cúmplase.

Magistrados: María del Rosario González de Lemos—José Leonidas Bustos Martínez—Sigifredo Espinosa Pérez—Alfredo Gómez Quintero—Augusto J. Ibáñez Guzmán—Jorge Luis Quintero Milanés—Yesid Ramírez Bastidas—Julio Enrique Socha Salamanca—Javier Zapata Ortiz.

Teresa Ruiz Núñez, secretaria.