Sentencia 34490 de abril 13 de 2010

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrado Ponente:

Dr. Gustavo José Gnecco Mendoza

Acta 08

Rad. 34490

Bogotá, D.C., trece de abril de dos mil diez.

EXTRACTOS: IV. Consideraciones de la Corte

El tribunal decidió el asunto de la siguiente manera:

“3.6. Descendiendo el estudio a la especie de esta litis se tiene con base en los reportes  suministrados por la parte demandada  —fls. 14, 60 y 62—, y liquidación a folio 41, que la primera operación arroja como resultado:  6 años, 6 meses y 15 días, dado que Schwitzer cumplió 60 años de edad el 19 de octubre de 2000, por la segunda, se tomarán en cuenta los devengos del 15 de febrero de 1995 al 31 de agosto de 2001, así:  a) por cuenta de Propicol El Carmen S.A., $ 21.487.132,   b) Negocios y comisiones ltda., $ 115.873.667  y c) a nombre de Schwitzer y Hurtado Ltda., $ 200.067.000.  Para un total de ingresos de  $ 337.627.799.

“Las anteriores operaciones se complementarán con estas otras:  1. El citado guarismo se dividirá entre el número de días transcurridos en el lapso indicado en el segundo paso u operación, a saber: 2.385 días,  2. El resultado —$ 141.563— se multiplicará por 30 días, esto es, $ 4.246.890.5 es decir, el ingreso base  de liquidación de la pensión y 3. El noventa por ciento (90%) de la cifra anterior da como  resultado $ 3.822.201.5, vale decir, la mesada pensional a disfrutar a partir del 1° de julio de 2001, calenda respecto de la cual no hubo objeción alguna en la demanda y menos en el recurso.”

Indiscutiblemente se evidencia, en los apartes transcritos de la decisión del juzgador de segundo grado, el error jurídico que la acusación le atribuye a esa corporación, pues de su lectura se desprende que para efectos de obtener el ingreso base de liquidación de la pensión reconocida al actor, no se acogieron, en su integridad, las directrices previstas en el inciso tercero del artículo 36 de la Ley 100 de 1993, porque se pasó por alto la actualización anual del promedio de los salarios que devengó el demandante durante el tiempo que le hacía falta para adquirir el derecho, con  base en la variación del índice de precios al consumidor certificada por el DANE, período que en este asunto hubo de transponerse, tomando como extremo final la última cotización anterior a la fecha en que el Instituto de Seguros Sociales  reconoció la pensión de vejez, dado que el demandante siguió cotizando después de causar a su favor ese derecho.

Se equivocó entonces el tribunal porque se limitó a determinar el lapso que debía ser tenido en cuenta para establecer el promedio de lo cotizado por el actor y a precisar a cuánto ascendía ese promedio, pero sin actualizar esa cuantía en los términos ordenados en el inciso 3º del artículo 36 de la Ley 100 de 1993, que, sobre el particular, con toda nitidez dispone:

“El ingreso base para liquidar la pensión de vejez de las personas referidas en el inciso anterior que les faltare menos de diez (10) años para adquirir el derecho, será el promedio de lo devengado en el tiempo que les hiciere falta para ello, o el cotizado durante todo el tiempo si éste fuere superior, actualizado anualmente con base en la variación del índice de precios al consumidor, según certificación que expida el DANE” (las negrillas son de la Corte).

Es claro, entonces, que la norma en comento ordena la actualización del promedio de las cotizaciones efectuadas por el afiliado, de modo que, al no efectuar esa actualización, el tribunal la cercenó, restringiendo equivocadamente sus alcances, como con acierto lo denuncia la censura y por ello la aplicó indebidamente.

Pese a que el fallador transcribió la sentencia de la Corte del 29 de noviembre de 2001, radicación 15921, para determinar el lapso sobre el cual se consideraría el promedio, no tuvo en cuenta que en ese fallo, siguiendo el criterio que la corporación ha fijado sobre el punto, se dijo lo siguiente, al explicar cómo debe obtenerse el ingreso base de liquidación de la pensión de vejez de afiliados en las mismas condiciones del actor:

“Dicho en otros términos, es preciso realizar dos operaciones: primero establecer cuántos días, contados desde el 1º de abril de 1994, faltaban al trabajador para reunir los requisitos y, segundo, trasponer luego esa medida o número de días a la fecha del retiro y empezar a contar hacia atrás las sumas devengadas hasta agotar dicho lapso, cuyo promedio actualizado constituirá el IBL para liquidar la pensión” (negrillas de la Corte).

En consecuencia, la acusación acredita que el tribunal incurrió en un error jurídico al no actualizar el promedio de los salarios sobre los cuales cotizó el demandante durante el tiempo que le hacía falta para adquirir el derecho. Por lo tanto, se casará la sentencia recurrida en los términos solicitados en el alcance de la impugnación.

En sede de instancia, le corresponde a la Sala aplicar la fórmula que se extrae del inciso 3º del artículo 36 de la Ley 100 de 1993, para determinar el ingreso base de liquidación con el cual se debe definir el valor de la mesada pensional inicial a que tiene derecho el accionante, en los términos explicados, esto es, actualizando el promedio de lo cotizado por el actor, cumplido lo cual y una vez efectuadas las operaciones correspondientes, se tiene que el valor real de la pensión que correspondía al demandante asciende a $ 4.569.752,61, que es inferior al que fijó el a quo, que equivocadamente acudió al Decreto 758 de 1990, que no era aquí aplicable, por ser la arriba aludida la norma pertinente.

De manera que se modificará el numeral primero de la sentencia de primer grado, únicamente en cuanto al monto de la mesada inicial que se ordenará reajustar a la suma anotada, lo que arroja un reajuste inicial de la pensión, para el año 2001, de $ 454.569,61.

Sin costas en el recurso.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia, en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,  CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Ibagué, el 4 de octubre de 2007, en el proceso promovido por Álvaro Alfredo Ernesto Schwitzer Drosza contra el Instituto de Seguros Sociales, en cuanto revocó la decisión de primer grado que condenó al ISS a reajustar la pensión de vejez del actor, con retroactividad al 1º de julio de 2001. En sede de instancia, se modifica el numeral primero de la sentencia de primer grado, únicamente en cuanto al monto de la mesada inicial que se ordenará reajustar a la suma de $ 4.569.752,61, lo que arroja un reajuste inicial para el año 2001 de $ 454.569,61. En lo demás se confirma.

Sin costas en el recurso de casación y en la segunda instancia, las de la primera son de cuenta del Instituto de Seguros Sociales.

Cópiese, Notifíquese, Publíquese y Devuélvase al tribunal de origen.