Sentencia 3450 de septiembre 27 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

CERTIFICACIONES DE CONTADORES Y REVISORES

VALOR PROBATORIO

EXTRACTOS: «En los términos del artículo 127 del Código Laboral, los factores básicos componentes del salario son:

a) La retribución ordinaria y

b) La remuneración extraordinaria que se concreta en primas, sobre-sueldos, bonificaciones habituales, valor del trabajo en días de descanso obligatorio, horas extras, porcentajes sobre ventas, comisiones o participaciones de utilidades.

Y de acuerdo a lo previsto en el artículo 17 de la Ley 21 de 1982 sobre todos estos componentes y además sobre los pagos verificados por los días de descanso remunerados de ley, convencionales o contractuales, deben efectuarse los aportes a entes parafiscales.

Así las cosas, como la sociedad recurrente en la declaración de renta no discriminó la naturaleza de las bonificaciones pagadas, ni probó en las etapas posteriores la calificación de ``ocasionales de mera liberalidad'''' que posteriormente le dio a la partida $ 4''373.659, como tampoco ahora lo hace, tuvo razón el a-quo en mantener el rechazo de tal deducción por incumplimiento de la obligación de aportes con fines parafiscales.

El certificado de revisor fiscal aportado como prueba para tal efecto, es improcedente porque como anota el agente del Ministerio Público, las facultades que tiene este funcionario son de naturaleza eminentemente contable y ajenas a las de conceptuar, con autoridad legal sobre asuntos jurídicos.

El certificado del revisor fiscal en asuntos relativos a la contabilización de determinadas partidas, no puede tener más valor que el que la ley le asigna a la certificación en su condición de contador público (L. 145/60 y L. 9ª/83), respecto a lo cual ha dicho recientemente esta Sala que:

``Tampoco puede pretenderse que tal naturaleza puede probarse con el certificado expedido por el contador público, porque las normas legales vigentes no les atribuyen a los contadores un poder absoluto en materia de pruebas, ni la calificación legal de hechos económicos ni jurídicos, sino que se limitan a los actos y actuaciones que enumera el artículo 8º de la Ley 145 de 1960, referidos a los libros de contabilidad, es decir, que allí se contabilizan sumas como descuento pero no el hecho de que realmente lo sean, y menos que dicha constancia releve a la contribuyente del cumplimiento de los requisitos exigidos por la ley para aceptar fiscalmente una deducción” (Exp. 3465, actor Dow Química de Colombia S.A., C.P. Consuelo Sarria Olcos, fallo de sep. 13/91).

En el caso debatido, la certificación presentada a la Administración, para probar que sobre algunos pagos la retención no es obligatoria y la calidad de “bonificaciones ocasionales de mera liberalidad'''' de otros, resulta inocua para el fin que se pretende, como quiera que no se refiere en forma estricta a los hechos consignados en la contabilidad, sino a conceptos sobre la naturaleza jurídica de algunas partidas o sobre el tratamiento tributario que les corresponde, en su concepto».

(Sentencia de septiembre 27 de 1991. Expediente 3450. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

________________________________