SENTENCIA 3596 DE NOVIEMBRE 22 DE 1991

 

Sentencia 3596 de noviembre 22 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

AJUSTES POR DIFERENCIAS DE CAMBIO

NO CONSTITUYEN INGRESO TRIBUTARIO

EXTRACTOS: «La Sala tiene dicho, como se resalta en la sentencia recurrida, que el ajuste por diferencias de cambio, a la tasa oficial vigente el último día del año, sólo es previsible respecto de activos y pasivos representados en moneda extranjera, pues los ingresos y egresos realizados en divisas, simplemente se estiman en pesos, por el valor de aquéllas a tiempo de percibirse o efectuarse el pago, que es lo que se desprende de los artículos 28 y 30 y 114 y 127 del Decreto 2053 de 1974.

O sea, que mientras el ajuste se traduce en una plusvalía de los factores conciliados, por el importe neto de la respectiva diferencia en cambio (que en el caso del activo se contabiliza en cuenta de superávit, dado el impedimento legal de reformar el capital por meras valorizaciones), la estimación es sólo una conversión de divisas para registro contable o declaración tributaria, que no requiere, obviamente, la afectación de cuentas paralelas de valorización.

Ahora bien, debiendo entenderse por renta (o ganancia ocasional) del período, el ingreso “realizadó” en éste, susceptible “de producir un incremento neto del patrimonio en el momento de su percepción”, es evidente que el ajuste de activos, por diferencias de cambio o cualesquiera otras causas de revalorización, no constituye ingreso tributario (significativo de renta o ganancia ocasional) en dicho período, pues es un hecho que tales diferencias no se perciben, “en forma que equivalga legalmente a un pagó”, ni por su sola contabilización nace o se extingue el derecho a exigir éste.

El ajuste que se abona a la cuenta de superávit, es un elemento estrictamente patrimonial, como condición de balanza, que normalmente no tiene por qué figurar en cuentas de renta y gasto, toda vez que el beneficio que represente el exceso de valor, no se realiza, “efectivamenté”, sino a tiempo de la liquidación o finiquito de las partidas del activo ajustadas que convierta el mayor valor en recurso efectivo disponible.

Así las cosas, tener como “rentá” del período un superávit de capital, infringe principios contables y desvirtúa los conceptos de ingresos y patrimonio.

Por otra parte, no es cierto que las normas que se citan en el alegato de conclusión de la pate demandada, sean taxativas en materia de los ingresos no constitutivos de renta o ganancia ocasional; al contrario, se trata de disposiciones aisladas sobre ciertas formas de ingreso que, en razón de su naturaleza, constituirían normalmente renta o ganancia ocasional, pero que la ley excluye expresamente del gravamen, a título de compensación o incentivo tributario, entre otras razones.

Los ajustes de que aquí se habla, en cambio, no son constitutivos de renta o ganancia ocasional, ni por su naturaleza intrínseca o contable, ni por mandato de la ley, pues, se repite, aunque producen un incremento del patrimonio al contabilizarse, tal aumento no es “netó”, por no encontrarse disponible, ni se ``percibé'' en forma equivalente al pago, ni el derecho a exigirlo nace o se extingue por la mera contabilización».

(Sentencia de noviembre 22 de 1991. Radicación 3596. Consejera Ponente: Dra. Consuelo Sarria Olcos).

__________________________________