Sentencia 36280 de septiembre 7 de 2010

 

Sentencia 36280 de septiembre 7 de 2010

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Radicación N° 36280

Acta Nº 32

Magistrado Ponente:

Dr. Camilo Tarquino Gallego

Bogotá, D.C., siete de septiembre de dos mil diez.

Resuelve la Corte el recurso extraordinario de casación interpuesto por Desiderio Lozano contra la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Riohacha, Sala Civil-Familia-Laboral, el 18 de mayo de 2007, en el proceso que el recurrente le promovió a la Compañía de Inversiones de la Flota Mercante S.A. en Liquidación Obligatoria.

EXTRACTOS: «Se considera

Conforme a la vía directa seleccionada, no hay discusión sobre la inferencia del tribunal, en el sentido de que la parte demandada admitió los fundamentos fácticos con los cuales el actor sustentó la súplica cardinal del escrito demandada, esto es, que laboró para la Flota Mercante Grancolombiana S.A. hoy Compañía de Inversiones de la Flota Mercante en Liquidación, desde el 9 de enero de 1972 hasta el 14 de mayo de 1982, en el cargo de “mayordomo a bordo de motonave” con un salario en dólares de 101,88 y, que no fue afiliado al sistema de seguridad social de ese entonces como trabajador particular.

Para resolver el ataque, es pertinente destacar, que conforme a la Resolución 3296 del 2 de agosto de 1990, visible a folios 28 a 29 del expediente, solo a partir del 15 de agosto de ese año, el Instituto de los Seguros Sociales, autorizó la inscripción a los riesgos de invalidez, vejez y muerte al personal del mar, vinculado a las empresas y agencias de transporte marítimo que labora permanentemente a bordo de sus barcos.

De acuerdo con lo anterior, es claro que para las fechas en que el demandante prestó los servicios a la sociedad demandada, el Instituto de Seguros Sociales aún no había extendido la cobertura en la asunción de los riesgos de la invalidez, vejez y muerte, respecto de aquellas actividades que aquel desarrolló, y en consecuencia, no existía ninguna obligación legal de afiliar a sus trabajadores a esa entidad de seguridad social.

Así las cosas, al no haber incurrido el empleador en omisión alguna por no afiliar al actor al Instituto de Seguros Sociales, porque este aún no había extendido su cobertura respecto de los trabajadores del mar, actividad en la que prestó sus servicios el actor, tal situación no le genera a aquel consecuencia alguna en su contra y, menos aún, tener que asumir el valor correspondiente al cálculo actuarial que se pretende en este proceso.

El anterior, es el criterio que se ha mantenido, inclusive en la reciente sentencia del 1º de julio de 2009, radicación 32942, en las que se reiteraron otras proferidas con anterioridad, entre las cuales se pueden mencionar la del 29 de julio de 2008, radicación 29180; 24 de julio de 2006, radicación 26078; y 4 de junio de 2008, radicación 28479, en cuanto se dijo: “Por lo tanto, si en el lugar donde se prestó el servicio por parte del trabajador no existía cobertura del Instituto de Seguros Sociales, el empleador no estaba obligado a la afiliación, ni le cabía responsabilidad alguna en razón de las cotizaciones que no sufragó, desde luego que actuó, por entero, aferrado al ordenamiento jurídico.

En consecuencia, no resultaban aplicables al presente asunto, las disposiciones legales que acusa el recurrente y, por ende, no se configuró la violación que se menciona en el único cargo planteado.

Por lo visto, no prospera la acusación.

Sin costas en el recurso extraordinario.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Riohacha, el 18 de mayo de 2007, en el proceso que le promovió Desiderio Lozano a la Compañía de Inversiones de la Flota Mercante S.A.

Sin costas en el recurso de casación.

Cópiese, notifíquese y devuélvase al tribunal de origen.»