Sentencia 36476 de octubre 20 de 2009

 

Sentencia 36476 de octubre 20 de 2009

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrada Ponente:

Dra. Elsy del Pilar Cuello Calderón

Rad. 36476

Acta 40

Bogotá, D.C., veinte de octubre de dos mil nueve.

Resuelve la Corte el recurso de casación interpuesto por el apoderado del Instituto de Seguros Sociales, contra la sentencia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, el 29 de febrero de 2008, en el proceso ordinario laboral que Luz Stella Puerto Pita le sigue al recurrente.

Antecedentes

La actora reclamó la pensión de sobrevivientes, a partir del 14 de noviembre de 1991, junto con los reajustes legales, y los intereses moratorios.

Expuso que convivió con su cónyuge, en forma ininterrumpida, desde el 15 de agosto de 1964 hasta su fallecimiento ocurrido el 14 de noviembre de 1991; solicitó al ISS la pensión de sobrevivientes, pero le fue negada con fundamento en que en el registro de defunción aparece que convivía en unión libre con Rosalba Luengas; interpuso recurso contra esa decisión, sin obtener respuesta y que ninguna persona diferente a ella ha reclamado la mencionada prestación.

Al contestar la demanda, el ISS, se opuso a sus pretensiones; admitió los hechos relativos al matrimonio de la demandante con el asegurado y el fallecimiento de este último, la reclamación de la actora y la respuesta de la accionada, la falta de petición del derecho por parte de otra persona; los otros, los negó, o dijo no constarle; en su defensa adujo que el hecho de acreditar la muerte de una persona junto con la calidad de cónyuge supérstite no es suficiente, y que en el presente caso la prestación se negó porque la actora no acreditó los requisitos establecidos para su otorgamiento; propuso como excepciones, “cobro de lo no debido”, “inexistencia de la obligación”, “imposibilidad jurídica del Instituto de Seguros Sociales para reconocer un derecho”, “buena fe”, “falta de causa y título”, “ausencia de interés jurídico por activa en obtener sentencia favorable a sus pretensiones y en contra de mi poderdante”, “imposibilidad jurídica del ISS para reconocer y pagar derechos y prestaciones por fuera del ordenamiento legal”, “prescripción” y la “genérica”.

El Juzgado Cuarto Laboral del Circuito de Bogotá, el 27 de julio de 2007, profirió sentencia, aclarada por proveído del 24 de agosto del mismo año, mediante la cual condenó al ISS a reconocer y pagar a favor de la actora la pensión de sobrevivientes, a partir de junio de 2001, junto con las mesadas adicionales y los aumentos legales.

La sentencia del tribunal

Apeló la demandante, y el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, por sentencia del 29 de febrero de 2008, modificó la de primer grado en el sentido de condenar al ISS a pagar a la actora la pensión de sobrevivientes, “a partir del 1º de septiembre de 1998, junto con las mesadas adicionales y los aumentos legales respectivos”; además, impuso “los intereses moratorios en los términos del artículo 141 de la Ley 100 de 1993”.

En lo que interesa al recurso extraordinario, estimó que la aplicación del artículo 141 de la Ley 100 de 1993 “opera aún tratándose de pensiones que se reconozcan en virtud a regímenes diferentes al de la Ley 100, pues lo que realmente importa es que sean reconocidas” en su vigencia. Transcribió, en su apoyo, la sentencia de la Corte del 9 de abril de 2003, radicación 19608.

El recurso de casación

Interpuesto por la parte demandada, concedido por el Tribunal y admitido por la Corte, pretende que se case totalmente la sentencia impugnada, para que, en sede de instancia, se confirme la del a quo; con tal propósito presenta dos cargos, replicados oportunamente y cuyo estudio se efectuará en forma conjunta, por estar orientados por la misma vía, denunciar la infracción de las mismas normas y por permitirlo el artículo 51 del Decreto 2651 de 1991, adoptado como legislación permanente por el artículo 162 de la Ley 446 de 1998.

Primer cargo

Denuncia la interpretación errónea del artículo 141 de la Ley 100 de 1993, “lo cual condujo a la infracción directa del artículo 16 del Código Sustantivo del Trabajo”.

Anota que el Tribunal concedió una pensión de vejez que “se causó el 14 de noviembre de 1991, cuando falleció el señor Faustino Valero, pero, con base en la jurisprudencia de la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia”, y condenó al pago de los intereses moratorios consagrados en la Ley 100 de 1993, que esta Sala de Casación ha concedido los intereses moratorios “cuando la pensión se otorga con base en el régimen de transición legal consagrado en el artículo 36 de la Ley 100 de 1993, o con fundamento en el régimen de transición jurisprudencial que creó dicha Corte acudiendo al principio de la condición más beneficiosa, pero no se puede considerar como incluida dentro del Sistema de Seguridad Social Integral de la Ley 100 de 1993 una pensión que se causó en 1991, es decir, antes de la vigencia del Sistema”. Cita la sentencia de la Corte del 25 de abril de 2007, radicación 29121.

Censura al ad quem por no aplicar el artículo 16 del Código Sustantivo del Trabajo, al otorgarle efectos retroactivos a una norma, debido a que, el derecho pensional se causó con anterioridad a la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993.

Segundo cargo

La sentencia impugnada “Viola directamente, por aplicación indebida, el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, lo cual condujo a la Infracción directa del artículo 16 del Código Sustantivo del Trabajo”.

En la demostración del cargo, reitera los argumentos expuestos al referirse a la primera de las acusaciones.

RÉPLICA:

Considera que el artículo 141 de la Ley 100 de 1993 no está sujeto a ninguna condición, que los intereses se causan por el hecho de haber dejado la demandada de pagar en su oportunidad las mesadas pensionales; alude a las sentencias de la Sala del 23 de septiembre de 2002, radicación 18512 y 9 de agosto de 2007, radicación 31263.

Se considera

Estimó el sentenciador que los intereses moratorios previstos en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, resultaban procedentes, aún tratándose de una pensión reconocida en virtud de un régimen diferente al de la citada ley, pues lo que realmente importa es que su reconocimiento ocurra durante su vigencia; conclusión que la censura reprocha al considerar que la preceptiva aludida es inaplicable al caso que se examina, por virtud del principio de irretroactividad de la ley laboral.

Así las cosas, advierte la Corte que para efectos de la pensión de sobrevivientes, la fecha del fallecimiento del asegurado, en general, es la que determina la normatividad aplicable; como en el presente caso, el asegurado falleció el 14 de septiembre de 1991, es decir, antes de la vigencia de la Ley 100 de 1993, no puede ser ésta la preceptiva que gobierne el caso, conforme con el principio de irretroactividad de la ley laboral consagrado en el artículo 16 del Código Sustantivo del Trabajo, tal como lo señaló la Corte en la sentencia del 25 de abril de 2007, radicación 29121, citada por la censura: 

“Frente a la pensión de sobrevivientes, tiene establecido la Sala, que es la fecha del fallecimiento la que determina la normatividad que gobierna el caso, aún cuando en algunos eventos, distintos al analizado, se ha admitido, por circunstancias especiales, emplear las normas precedentes a la citada Ley 100 de 1993 (condición más beneficiosa, por ejemplo); pero, sin que en modo alguno, proceda la aplicación de preceptivas expedidas con posterioridad a la muerte, porque ello lo impide el principio de irretroactividad de la ley laboral (CST, art. 16). 

“En ese orden, este caso estaba sometido a las disposiciones vigentes para la fecha del deceso de Abilio Vargas Córdoba, es decir, las contenidas en el Acuerdo 049 de 1990, aprobado por el Decreto 758 del mismo año, en lo que tiene que ver con la regulación de la pensión de sobrevivientes, y de allí que también se acredita la infracción directa, denunciada por la censura. 

“Por estas breves consideraciones, el cargo resulta fundado, no obstante, la única condena que deberá infirmarse es la correspondiente a los intereses moratorios ordenados con sujeción al artículo 141 de la Ley 100 de 1993, puesto que se reitera la inaplicabilidad, para este caso, de esa preceptiva, expedida con posterioridad a la causación de la sustitución pensional. Sin embargo, no procede el quebranto de las otras condenas confirmadas por el sentenciador, según pasa a explicarse”. 

Corresponde precisar que los fundamentos fácticos analizados en la sentencia citada por el ad quem (rad. 19608), al igual que las mencionadas por el opositor (radicaciones. 18512 y 31263) son distintos a los aquí estudiados. En efecto, en todas ellas el fallecimiento del asegurado ocurrió en vigencia de la Ley 100 de 1993; en las dos primeras, la controversia giró en torno al momento en el que se inició la mora, esto es, desde el surgimiento del derecho o desde su reconocimiento, y en la tercera, el debate se centró sobre la conducta de buena fe desplegada por la demandada.

En esas condiciones, es evidente que se equivocó el sentenciador al aplicar el artículo 141 de la Ley 100 de 1993 y en consecuencia prosperan los cargos.

En sede de instancia, sirven las consideraciones vertidas en casación para confirmar la sentencia del Juzgado Cuarto Laboral del Circuito de Bogotá, en cuanto absolvió a la demandada de los intereses moratorios previstos en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993.

Sin costas en el recurso extraordinario; no se causaron en la alzada, y las de primer grado quedarán a cargo del ISS.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA PARCIALMENTE la sentencia del 29 de febrero de 2008, proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, en cuanto condenó a la accionada a pagar, a favor de la demandante, los intereses moratorios en los términos del artículo 141 de la Ley 100 de 1993, en el proceso adelantado por Luz Stella Puerto Pita, contra el Instituto de Seguros Sociales. NO LA CASA en lo demás.

En sede de instancia se confirma la sentencia del a quo en cuanto absolvió al ISS de los intereses moratorios.

Costas como se indicó en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase al tribunal de origen.

Magistrados: Elsy del Pilar Cuello Calderón—Gustavo José Gnecco Mendoza—Eduardo López Villegas—Luis Javier Osorio López—Francisco Javier Ricaurte Gómez—Camilo Tarquino Gallego.