Sentencia 36640 de septiembre 25 de 2013

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN PENAL

Casación Rad. 36640

Magistrado Ponente:

Dr. Luis Guillermo Salazar Otero

Aprobado Acta 317

Bogotá, D.C., veinticinco de septiembre de dos mil trece.

EXTRACTOS: «Consideraciones

1. Como una vez ocurridos los hechos se difundieron comunicados en los que el grupo guerrillero ELN se autoadjudicaba la comisión de aquellos, la fiscalía orientó su investigación previa hacía el establecimiento de quiénes eran los integrantes de la cuadrilla “Carlos Armando Cacua Guerrero” del ELN que delinquía en la zona de ocurrencia de los sucesos.

No obstante lo anterior, el comandante del Batallón Plan Especial Energético y Vial del Ejército Nacional presentó el 2 de septiembre de 2005, denuncia en contra de los miembros de la Compañía Ramón Garzón del Frente XXXIII de las FARC.

De otro lado y sin que en la información de inteligencia del Ejército Nacional o de la Policía Nacional, en las misiones de trabajo desplegadas por el CTI, o en las órdenes de batalla contra el citado grupo insurgente en esa área, apareciere el alias “Gambeta” como cabecilla o miembro de esa organización y mucho menos Bladimir Pérez Obregón, según además lo confirmaron el DAS y la Policía Nacional con sede en Norte de Santander y el segundo comandante del Grupo de Caballería Mec. Nº 5 Maza de Cúcuta, el 7 de marzo de 2006 se escuchó en declaración a Javier Lidueñez Gómez, quien dijo haber sido miembro del ELN durante 8 años y ahora reinsertado, razón por la cual se enteró con posterioridad a los hechos en que perdieron la vida las cuatro personas antes mencionadas, que aquellos fueron dispuestos por el comandante del frente nororiental y ejecutados, entre otros, por alias “Gambeta”, “él es un yerno del flaco Angermiro, del estado mayor, es casado con una hija de él de nombre Andrea ... delgado, mono, carifileño, él es del Cesar, tez blanca, con entradas en la cabeza, tiene como 27 años, sin bigote ...”.

En las mismas condiciones el 31 de marzo de 2006 se escuchó el testimonio de Leiner Escobar Acosta, miembro del ELN desde 1996 y también reinsertado, quien igualmente aseguró haberse enterado el 16 de agosto de 2005, que en la ejecución de los delitos objeto de este proceso participó, entre otros, alias “Gambeta”, “... tiene aproximadamente como 26 años, alto, acuerpado, trigueño, corte militar en el cabello, una cicatriz en el cuello de un combate una esquirla se la dejó ... él es cararedonda, narizón ... la mujer de Gambeta se nombra Daniela ... es sobrina de ... alias el Flaco ... Gambeta era de Curumaní del Corregimiento de Santa Isabel ...”.

Del mismo modo, el 10 de mayo de 2006 se recaudó el testimonio del igualmente reinsertado José Freddy Albarracín Meneses, miembro del ELN desde 2001, quien asegura que con posterioridad a los hechos acá investigados se enteró que Gambeta junto con otro comando fueron quienes ordenaron la emboscada al vehículo donde viajaban los sacerdotes creyendo que se trataba de paramilitares; “él es blanco, ojos claros, mono, flaco, de 26 a 28 años, tuvo una mujer que era sobrina del flaco Algemiro(sic) ... tuvo un hijo con ella y ahora está casado con la hermana de Daniela, su cuñada, no recuerdo su nombre ...”.

El 19 de octubre de 2006 se allegó orden de batalla relacionada con la Compañía Caribe del Frente de Guerra Nororiental del ELN, elaborada por la Regional de Inteligencia Militar 2 con sede en Bucaramanga, en la cual se incluye a alias “Wilmer o Gambeta” como su cabecilla y jefe de seguridad del flaco Argemiro(sic), “es oriundo de la ciudad de Cúcuta, tiene 9 años en la organización, estatura 1.70, contextura robusta, tez blanco, cabello negro, mantiene corte bajito, ojos cafés, edad 27 años aproximadamente, bigote no usa”.

Finalmente, el 26 de octubre de 2006 se oyó el testimonio del también reinsertado José Gregorio Albarracín Meneses quien aseguró haber pertenecido al ELN desde 2001, por eso se enteró que en los hechos objeto de esta investigación participó, entre otros, alias “Gambeta” “edad 25 años, características 1.70 de estatura, contextura robusto, tez blanco, cabello corto militar castaño claro, frente normal, cejas normal, ojos pequeños café, nariz chata, boca pequeña, labios medianos, sin bigote ... Gambeta era yerno del flaco Argemiro, vive con la pelada que el alias es Andrea creo que era de aquí de Cúcuta ...”.

En esas condiciones la instrucción, el 15 de junio de 2007 el DAS Seccional Santander sin exposición de fundamento alguno, informó que “mediante labores de inteligencia e investigativas ... se estableció que el sujeto conocido con el alias de Gambeta ... se identifica con el nombre de Vladimir Pérez Borrego, identificado con cédula de ciudadanía número 7.633.722 de Santa Marta Magdalena”.

2. Fue así como entonces se decretó la vinculación del citado mediante indagatoria, ordenándose su aprehensión y varios allanamientos a morada, uno de los cuales fue atendido por Amor Arelys López Guevara, quien aseguró que ocasionalmente hacía vida de pareja con Vladimir Pérez Obregón y no Borrego. Con base en esta información el DAS hizo las aclaraciones correspondientes en relación con la identidad del sindicado y allegó informe de consulta AFIS de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Finalmente Pérez Obregón fue capturado el 13 de agosto de 2007 y en el correspondiente informe se insertaron como sus características físicas: estatura 1.72, 27 años de edad aproximadamente, color de piel trigueña, contextura mediana, cabello corto, negro lacio, peinado por la mitad hacia los lados, ojos negros, pequeños, rasgados, boca ancha, labios delgados, nariz aguileña, orejas grandes.

Así se escuchó en injurada a Bladimir Pérez Obregón el 16 de agosto de esa anualidad consignándose entonces como sus rasgos físicos: 27 años de edad, color de piel trigueña, contextura atlética, estatura 1,73, cabello negro indiano, corte militar, bigote insípido (sic), chivera, ojos café claro pequeños, nariz fileña, boca pequeña, labios pequeños, orejas grandes con lóbulo desprendido, cara ovalada, cuello delgado, brazos largos, sin cicatrices ni tatuajes.

3. La anterior reseña, especialmente de la prueba de cargo, revela que los testigos, todos supuestos miembros del ELN, luego reinsertados a la vida civil, tuvieron conocimiento de los hechos después de ejecutados y que en estos participaron, entre otros, alias “Gambeta”, de quien desconocen su nombre pero al cual describen físicamente e individualizan por su ciudad de origen o por su compañera marital, sin que haya en tales datos una coincidencia unívoca e inequívoca sobre la persona que refieren con el citado apodo, tal como lo resalta el Ministerio Público a través de su muy útil cuadro en el que se precisan las diferencias entre uno y otro testigo acerca de los rasgos físicos de “Gambeta”, confrontados ellos además con los que se indicaron de Pérez Obregón en su indagatoria.

En tales circunstancias no se sabe, primero si era Vladimir Pérez Borrego o Bladimir Pérez Obregón y luego si era un hombre robusto o delgado, si su piel era blanca o trigueña, si su cabello era mono, negro o castaño claro, o si sus ojos eran café, claros o negros, o si su nariz era chata o aguileña, o si su cara era redonda o fileña, si era casado o soltero, si hacía vida marital con Andrea hija del flaco, o con Daniela sobrina del flaco, o si era oriundo del Cesar, de Cúcuta o de Santa Marta, o si finalmente tenía o no una cicatriz en el cuello.

4. No obstante lo anterior, la sentencia impugnada afirmó que “la prueba de cargo en este investigativo surge de los testimonios rendidos por los guerrilleros desmovilizados Javier Lidueñez Gómez, Leiner Escobar Acosta, José Freddy Albarracín Meneses y José Gregorio Albarracín Meneses, quienes expresaron que Bladimir Pérez Obregón fue uno de los autores del hecho ocurrido el 15 de junio de 2006 ...”, con lo cual incurre ciertamente en un error de hecho por falso juicio de identidad al distorsionar el contenido material de esos medios de convicción, toda vez que en ninguno de ellos se llega a afirmar que Bladimir Pérez fue coautor de los hechos; a lo sumo lo que en esas pruebas se afirma es que el ejecutor de los punibles fue alias “Gambeta”, pero ninguno lo identifica con Bladimir Pérez Obregón, por ser además contestes y claros en indicar que desconocían el verdadero nombre de dicho insurgente.

5. Ahora bien, resultaba de suma trascendencia en este proceso establecer la identidad del alias “Gambeta” o por lo menos su individualización, mucho más cuando la supuesta relación Gambeta-capturado surgió inusitadamente y con sustento en un lacónico informe en el que sin más se afirmaba que uno y otro eran el mismo, aspecto en el que igualmente el juzgador erró de hecho al tergiversar el conjunto de esos testimonios de cargo, ya que no obstante carecer los mismos de univocidad en la descripción de “Gambeta”, el sentenciador concluyó: “no existe duda que Bladimir Pérez Obregón, quien fue plenamente identificado, responde al alias de Gambeta, pues sus características físicas corresponden en gran medida a las aportadas por los desmovilizados en sus versiones ... de tal suerte se observa que existen muchas similitudes entre las características físicas del procesado Bladimir Pérez Obregón y el comandante guerrillero conocido con el alias de Gambeta ... las características físicas arriba anotadas permiten a la corporación absoluta certeza respecto a que alias Gambeta y Bladimir Pérez Obregón son la misma persona ...”.

Insólitamente, a pesar de contar con esos cuatro testigos y hallarse el procesado privado de libertad, la fiscalía ni siquiera intentó la realización de una diligencia de reconocimiento, máxime que en términos del artículo 303 de la Ley 600 de 2000 “todo aquel que incrimine a una persona determinada podrá reconocerla cuando ello sea necesario” y acá sí que se hacía indispensable un tal acto porque el señalamiento de Pérez Obregón prácticamente surgió de la nada, de un informe del DAS en que simplemente se hizo la aseveración de que “Gambeta” y Vladimir Pérez Borrego eran la misma persona, pero sin especificar o indicar cuáles fueron las labores de inteligencia o investigativas que condujeron a eso, ninguna de las cuales tampoco desplegaron la fiscalía en el sumario ni el juez en la causa.

6. Ante esas dos falencias que, dado el conjunto probatorio, se evidencian sustanciales y trascendentes en tanto no hay otros medios de convicción a partir de los cuales sea posible esclarecer la verdadera identificación o individualización de “Gambeta”, por el contrario las que restan presentan al acusado como carente de apodos y dedicado a labores lícitas, resulta ineludible, como así lo solicita el Ministerio Público, aplicar el axioma del in dubio pro reo, porque en las circunstancias dichas es manifiesta la hesitación que se presenta en rededor de la identidad del supuesto coautor de los sucesos.

El reconocimiento de la duda en favor del acusado según ha tenido razón de expresarlo la Corte, no significa que se reconozca su plena inocencia respecto al delito o delitos que le fueron imputados, sino que no logró demostrarse en el grado que exige la ley su responsabilidad penal frente a los mismos, o lo que es igual, no se obtuvo la prueba necesaria para proferir condena en su contra, es decir, de la probabilidad declarada en la acusación no se pasó al conocimiento cierto y seguro que es lo característico se la sentencia.

7. Por ende la sentencia recurrida será casada y en su lugar se absolverá a Bladimir Pérez Obregón de los delitos por los cuales fue sometido a juicio, a cuya consecuencia se dispondrá su libertad inmediata e incondicional, sin perjuicio de los eventuales requerimientos que le obren, efectos para los cuales se comisionará por el término de tres (3) días, más el de las distancias a la Sala Penal del Tribunal Superior de Bucaramanga habida cuenta que el procesado se halla privado de libertad en la Penitenciaría de Girón, a fin de que expida la correspondiente boleta de excarcelación.

Por lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia en Sala de Casación Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

1. Casar la sentencia recurrida.

2. En su lugar absolver a Bladimir Pérez Obregón de los delitos por los cuales se le acusó.

3. En consecuencia liberar inmediata e incondicionalmente a Bladimir Pérez Obregón, sin perjuicio de que sea solicitado por otra autoridad judicial.

A fin de que se expida la respectiva boleta de excarcelación, comisionar por el término de tres (3) días más el de las distancias, a la Sala Penal del Tribunal Superior de Bucaramanga.

Esta providencia no admite recurso alguno.

Cópiese, cúmplase, notifíquese y devuélvase al tribunal de origen».