Sentencia 36722 de febrero 5 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Radicación 36722

Magistrado Ponente

Dr. Gustavo Hernando López Algarra

SL1251-2014

Acta Nº 3

Bogotá, D. C., cinco de febrero de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «VIII. Consideraciones

Ambos cargos se estudiarán de manera conjunta, por cuanto se encaminan por la misma vía, aun cuando bajo diferentes modalidades de violación, buscan idéntica finalidad, denuncian el quebranto de un elenco normativo similar y se valen en lo fundamental de los mismos argumentos, conforme lo autoriza el artículo 51 del Decreto 2651 de 1991, adoptado como legislación permanente por el artículo 162 de la Ley 446 de 1998.

De acuerdo con lo que plantea el impugnante en las dos acusaciones, le corresponde a la Corte determinar si las normas aplicables, son las señaladas por el tribunal en la providencia fustigada, o si por el contrario, las que se reclaman en la demanda, “más exactamente la Ley 33 de 1985”, pues a ese tema puntual se reduce la discrepancia del censor.

Para empezar debe advertir la Sala que son aspectos indiscutidos que el demandante laboró para el banco demandado, desde el 2 de octubre de 1979 hasta el 24 de enero de 2001, esto es, por espacio de 21.3 años; que el actor cumplió 55 años el 7 de enero de 1998, dado que su natalicio se produjo, el mismo día y mes de 1943 (fl. 370).

Ahora bien, teniendo en cuenta los extremos temporales de la relación laboral, es pertinente destacar que los servicios prestados por el demandante desde finales del año 1991 fueron regulados por el Código Sustantivo de Trabajo, dada la naturaleza privada que adoptó la entidad demandada desde finales de 1991, pues, no obstante que la misma se conservó como sociedad de economía mixta, su asimilación a empresa industrial y comercial desapareció, a partir del 1º de diciembre de 1991, como reiteradamente lo ha definido esta corporación, entre otras, en la sentencia CSJ SL, 20 de junio de 2012, Radicado 42917 CSJ SL, que reiteró la del 3 de agosto de 2010, Radicado 36907, en las cuales se ha adoctrinado en torno a la calidad de trabajadores privados de los exservidores del Banco Central Hipotecario, lo siguiente:

“En varias ocasiones la Corte se ha pronunciado sobre este específico punto, en casos como el que aquí se analiza y frente a la misma entidad demandada. En ese sentido ha sostenido que como esta, a partir de 1991, cambió su régimen oficial, al privado, en este sentido debe tenerse al actor como un trabajador de dicho sector, con las consecuencias que esa calidad le imprimen al régimen de seguridad social.

Tal es el caso del aquí demandante, que fue desvinculado de la entidad demandada el 26 de enero de 2001, fecha para la cual, el régimen aplicable a los trabajadores de esta era el privado, además que no alcanzó a consolidar 20 años como trabajador oficial, antes de la transformación de la naturaleza jurídica del Banco en 1991”.

En esa misma línea argumental habría de considerarse también, que el régimen pensional anterior a la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993, para los servidores del Banco Central Hipotecario, en consonancia con su artículo 36, era el de los trabajadores privados, pues se ha dicho igualmente, que en esa búsqueda hacía el pasado, no es dable escudriñar otros estatutos diferentes a los que prevalecían al momento de entronizarse la citada Ley 100, pues, a ello corresponde la expresión “será la establecida en el régimen anterior al cual se encuentren afiliados”.

Debe aclararse que situación diferente se presentaría si el servidor reuniera los 20 años de servicios con antelación al cambio accionario en el capital social del banco demandado, esto es, cuando la entidad aún ostentaba su carácter de empresa industrial o comercial del Estado o asimilada a ella, situación que no es la de este caso, y que corresponde a la hipótesis analizada por la Sala, en SL, 8 de febrero de 2011, Radicado 34217:

En el sub judice, como el demandante apenas vino a cumplir 20 años de servicio un año antes de producirse su desvinculación ocurrida el 24 de enero de 2001, no aplica lo anterior situación, y en consecuencia, el tribunal no infringió las normas denunciadas en la proposición jurídica al negar la pensión de jubilación incoada con arreglo a lo dispuesto en el artículo 1º de la Ley 33 de 1985, pues la sentencia acusada fue fiel al criterio que en ese sentido ha mantenido la Corte en las sentencias memoradas.

Los cargos no prosperan.

Costas a cargo del recurrente.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, el 15 de febrero de 2008, en el proceso que José Ismael Contreras Cortés le promovió al Banco Central Hipotecario.

Costas a cargo del recurrente. Agencias en derecho en la suma de $3.150.000.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen».