Sentencia 36916 de junio 29 de 2010

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 36916

Acta Nº 22

Magistrada Ponente:

Dra. Elsy del Pilar Cuello Calderón

Bogotá, D.C., veintinueve de junio de dos mil diez.

EXTACTOS: «Se considera

Contrario a lo que sostiene la réplica, el recurso cumple con los requisitos para su estudio, en tanto expone la forma como considera se presentó el quebramiento de la ley, y la solución que estima viable.

El tema puntual se contrae a que determine si en los términos de la Ley 12 de 1975, es posible el reconocimiento de la sustitución pensional en favor de la compañera permanente de quien estando pensionado falleció antes de proferida la Ley 113 de 1985.

No es materia de debate que Cosme Damián Gómez Gómez era pensionado por los Ferrocarriles Nacionales de Colombia, mediante Resolución 0811 del 11 de julio de 1979, a partir del 10 de abril de dicho año y que falleció el 7 de abril de 1980. Tampoco está en discusión que Priscila María Tovar Barrios era la compañera permanente, dependía económicamente y convivió con el pensionado hasta el último día.

Esta Sala de la Corte clarificó el tema discutido, en sentencia del 7 de julio de 2009, Radicación 25920, proferida incluso en proceso contra el mismo fondo aquí demandado, en el sentido de precisar que si tenía derecho la compañera permanente del trabajador que con tiempo suficiente de servicios fallecía sin la edad requerida para acceder al derecho de la pensión, también lo debe tener la compañera de quien falleció estando pensionado, como en el presente caso.

Allí se dijo lo siguiente:

“Si bien es cierto que la legislación colombiana ha venido estableciendo dos modos diferentes de radicar la pensión en cabeza distinta del trabajador en razón de su muerte, según se trate de pensionado o de persona en vía de llegar a serlo por haber cumplido 20 años de servicio, un reexamen de la situación debatida permite concluir que tal circunstancia no excluye, contrario a lo definido anteriormente, la aplicación analógica del artículo 1º de la Ley 12 de 1975 al caso de la compañera permanente del pensionado fallecido, pues bajo la nueva óptica que ahora se propone es evidente que existe un vacío legislativo que debe ser llenado de acuerdo con los parámetros del artículo 19 del Código Sustantivo del Trabajo.

“Y es que no aparece argumento lógico alguno que indique que el legislador, al expedir el artículo 1 de la Ley 12 de 1975, hubiere pretendido establecer un tratamiento preferente para la compañera permanente del trabajador que fallecía con el tiempo de servicio necesario para adquirir la pensión pero sin cumplir la edad, frente aquella cuyo compañero moría ya pensionado o con derecho a la pensión.

“Antes bien, según se desprende de las ponencias ante el Congreso del proyecto que culminó con la expedición de la Ley 113 de 1985, que transcribe la censura, lo que procuró la Ley 12 de 1975, fue corregir la discriminación que generó la Ley 33 de 1973 de la compañera permanente frente a la viuda, pero con tan mala fortuna que lo que hizo fue crear otra disparidad de tratamiento aún más aberrante y carente de toda justificación lógica, tal como ya lo había previsto la propia jurisprudencia de la Sala, en sentencia del 29 de octubre de 1992 (Rad. 5371), donde se afirmó:

La solución dada por el Congreso de Colombia con la expedición de la Ley 113 de diciembre 16 de 1985 “por la cual se adiciona la Ley 12 de 1975 y se dictan otras disposiciones”, no solamente consulta razones de equidad sino de orden jurídico ya que no existe fundamento lógico para que la sustitución opere cuando el trabajador fallecido no ha cumplido la edad cronológica y, en cambio, se niegue cuando aquel goce de este derecho o haya cumplido la edad para adquirirlo con los presupuestos de ley. Esta situación fue la que corrigió el aludido parágrafo al expresar: ‘El derecho de sustitución procede refiriéndose a la Ley 12 de 1975 - tanto cuando el trabajador fallecido estaba pensionado, como cuando había adquirido el derecho a la pensión’”.

“Si como se ha estimado, no existe fundamento lógico para que el legislador discrimine a la compañera del pensionado fallecido, frente a la del trabajador que perece sin cumplir la edad necesaria pero con el tiempo de servicios mínimo, es claro para la Sala que existe un vacío legislativo, pues tal omisión de regulación no obedece a una intención clara y definida, sino a una falta de previsión que, por mandato del artículo 19 del Código Sustantivo del Trabajo, debe ser corregida por el intérprete con los instrumentos de integración normativa que le ofrece esta disposición, y que se supera mediante el razonamiento lógico, según el cual si la compañera permanente tiene derecho a disfrutar de pensión de su compañero, cuando este fallece teniendo el tiempo de servicio mínimo requerido para acceder al derecho pero sin cumplir la edad, con mayor razón tendrá derecho, la compañera permanente de quien fallece no solo con el tiempo de servicios cumplido sino además la edad, pues en este último evento se colman cabalmente, y aún más allá, las exigencias fácticas mínimas requeridas por la norma para acceder al derecho”.

Lo anterior se adecúa en forma íntegra a lo que aquí es materia de estudio; por consiguiente, lo que procede es mantener el fallo acusado.

Los cargos no prosperan.

Costas a cargo del fondo recurrente, toda vez que hubo réplica.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia de 30 de abril de 2008, proferida por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso instaurado por Priscila María Tovar Barrios contra el Fondo de Pasivo Social de Ferrocarriles Nacionales de Colombia.

Costas a cargo del recurrente.

Cópiese, notifíquese y devuélvase al tribunal de origen».