Sentencia 37121 de junio 9 de 2010

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Ref.: Expediente 37121

Magistrado Ponente:

Dr. Eduardo López Villegas

Acta 19

Bogotá, D.C., nueve de junio de dos mil diez.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Corte

La acusación prospera al reiterar la Sala el criterio según el cual el despido, resultante de la aplicación del Decreto 1773 de 2004, que dispuso la disolución y liquidación de la demandada, es legal pero injusto, lo que conllevaría a reconocer y ordenar la indemnización convencional demandada; según lo expresado en sentencia 32106 del 1º de abril de 2008, en la cual se dirime idéntica controversia:

El tema puntual objeto de controversia, radica en que a juicio del impugnante, la indemnización por despido injusto que se le reconoció al actor, debió tasarse con fundamento en la convención colectiva de trabajo y no en la ley, como equivocadamente lo hizo la empleadora y lo avaló el sentenciador de alzada. Adicionalmente, se objeta la decisión que adoptó el tribunal de revocar la moratoria que impuso el juez de primer grado.

Para la Sala, es claro, que la terminación unilateral del contrato de trabajo por parte del empleador, con fundamento en el Decreto 1773 de 2004, expedido por el Gobierno Nacional y mediante el cual se ordenó la disolución y liquidación de la empresa demandada, constituye un despido legal pero injusto, que necesariamente debe ser objeto de reparación, a través de la indemnización correspondiente; pues pese a estar autorizado legalmente, derivado de un proceso de liquidación de la entidad, es evidente que esa circunstancia no se encuentra erigida como una justa causa de despido. Tal situación es la que se desprende de la lectura de los artículos 61 y 466 del Código Sustantivo del Trabajo, subrogados por los artículos 5º y 66, respectivamente, de la Ley 50 de 1990.

En diferentes oportunidades la Corte ha establecido la clara diferencia que existe entre el despido autorizado legalmente y, el despido con justa causa, en la medida en que no siempre el primero obedece a uno de esos motivos específicos que, en el orden de la justicia, sirven de fundamento de la extinción unilateral del contrato y que se denominan “justas causas”, como, para el caso del trabajador oficial, son las que establecen los artículos 16, 48, y 49 del Decreto 2127 de 1945, y para el particular el artículo 62, subrogado por el artículo 7º del Decreto 2351 de 1965, pues a los demás modos de terminación del contrato de trabajo no les da la ley esa especial denominación.

Así las cosas, el despido sin causa justa, no necesariamente excluye al que opera por decisión unilateral del empleador, con autorización legal distinta a la que establece las justas causas de despido, porque no se puede equiparar la legalidad de la terminación del vínculo con el despido precedido de justa causa.

Bajo la anterior premisa, si el mismo Decreto 1773 de 2004, dispuso clara y categóricamente en su artículo 26, que a aquellos trabajadores a quienes se les terminara el contrato de trabajo, con motivo de la supresión de la empresa se les reconocería una “indemnización de acuerdo con el régimen que le sea aplicable”, no encuentra la Sala el motivo por el cual el tribunal hizo abstracción de tal normativa, y de contera infringió el artículo 467 del Código Sustantivo del Trabajo, a sabiendas de que convencionalmente se había pactado una tabla indemnizatoria mayor que la de la ley para los despidos sin justa causa, económicamente más favorable para los trabajadores.

En efecto, la convención colectiva de trabajo, suscrita el 24 de enero de 2002, entre la Empresa de Telecomunicaciones de Santa Marta “Telesantamarta” S.A. ESP y su sindicato de trabajadores, con vigencia entre el 1º de enero de 2002 hasta el 31 de diciembre de 2004, visible a folios 14 a 32 del expediente, y de la cual era beneficiario el demandante, conforme dan cuenta los documentos que obran a folios 60 y 80 del expediente, establece en su artículo quincuagésimo octavo: “Indemnización: Telesantamarta pagará previo fallo favorable judicial a los trabajadores que sin justa causa hallan (sic) sido despedidos una indemnización del cien por ciento (100%) adicional de la tabla establecida por ley”.

En las condiciones anteriores, el régimen indemnizatorio aplicable para el caso del demandante, era precisamente el que prevé la convención colectiva de trabajo, que inclusive le resulta mucho más favorable para sus intereses, y no el que a la postre le canceló la empresa demandada, con fundamento en el artículo 6º de la Ley 50 de 1990.

Por lo visto el cargo prospera en lo que a la indemnización por despido injusto se refiere.

En consecuencia los cargos prosperan.

Sin costas en el recurso extraordinario en razón a la prosperidad de los cargos.

Se casará sentencia y en instancia se confirmará la determinación del juez que condenó a la demandada al pago de sesenta millones doscientos treinta y nueve mil doscientos cuarenta y seis pesos con setenta y cinco centavos ($ 60.239.246.75) por concepto de indemnización convencional equivalente al 100% de la indemnización legal reconocida, conforme a liquidación visible a folio 32; cuya indexación resultante de efectuar la corrección monetaria desde el día de la terminación del contrato, 5 de junio de 2004, al 9 de junio de 2010, fecha de la presente sentencia, equivale a la suma de dieciocho millones ochocientos cuarenta y siete mil cuatrocientos noventa pesos con sesenta y ocho centavos ($ 18.847.490,68) conforme al siguiente procedimiento matemático: IPC final/IPC inicial x indemnización = 104.40/79.52 x $ 60.239.246.75 = $ 79.086.737.43 - 60.239.246.75=$ 18.847.490,68 y en este sentido se modificará la disposición del numeral segundo de la determinación del Juzgado Tercero Laboral del Circuito y se condena a la demandada al pago a favor del demandante de la suma de $ 18.847.490,68 por concepto de indexación de la condena de la indemnización convencional.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia de fecha 14 de mayo de 2008 proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Santa Marta., en el proceso seguido por Jorge Eduardo Deluque Chacín contra la Empresa de Telecomunicaciones de Santa Marta ESP – Telesantamarta S.A. ESP. En instancia se confirma la determinación del Juez Tercero Laboral del Circuito que condena a la demandada al pago de sesenta millones doscientos treinta y nueve mil doscientos cuarenta y seis pesos con setenta y cinco centavos ($ 60.239.246.75) por concepto de indemnización convencional equivalente al 100% de la indemnización legal reconocida, de acuerdo a lo expuesto en la parte motiva y modifica el valor de la condena impuesta a la demandada por concepto de indexación de la indemnización convencional y la condena al pago por este concepto de dieciocho millones ochocientos cuarenta y siete mil cuatrocientos noventa pesos con sesenta y ocho centavos $ 18.847.490,68 en los términos igualmente expuestos.

Sin costas en el recurso extraordinario en razón al éxito de la acusación.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal».