Sentencia 37254 de marzo 1º de 2010

 

Sentencia 37254 de marzo 1º de 2010 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 37254

Acta Nº: 03

Magistrado Ponente:

Dr. Gustavo José Gnecco Mendoza

Bogotá, D.C., primero de marzo de dos mil diez.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Corte

En lo que es esencial de su argumentación, el recurrente critica la valoración que del registro civil de nacimiento, documento de folio 8, hizo el tribunal, en cuanto, en su opinión, no acredita que los demandantes fueron padres del causante. No comparte la Corte la glosa que se efectúa en el cargo, pues en ese documento aparece, en la casilla correspondiente a datos de la madre, el nombre de Castañeda Berenice y en el de datos del padre obra el nombre de José Pedro Pablo Suta Ortíz, quienes son los promotores del pleito.

Ahora bien, determinar si por razón de la fecha en que se efectuó esa inscripción, que lo fue el 6 de agosto de 2003, tal documento solo era oponible a terceros a partir de esa data, es cuestión que involucra razonamientos de estirpe netamente jurídica, como también lo es establecer si, para la validez de ese registro, era necesario acompañar la prueba del matrimonio de los padres.  Empero, en relación con esta última cuestión, debe anotarse que obviamente para tener derecho a la pensión de sobrevivientes basta acreditar la condición de padre, en lo que, entonces, no interesa si el hijo que se tuvo fue o no legitimado, exigencia, que además de no estar establecida en ninguna norma legal, iría en contra de claros mandatos constitucionales, en la medida en que constituiría una discrininación carente de justificación.

Por lo tanto, aun si se encontrara que la legitimimación del causante no se produjo, ello no tendría ninguna incidencia en el asunto debatido, si se acreditó que los demandantes fueron sus padres.

Además de lo dicho, surge de las pruebas que militan en el proceso que antes de fallecer el señor Edilberto Suta Castañeda, se encontraba registrado como hijo de los accionantes, de lo cual informa el documento de folio 47 del cuaderno del tribunal, fechado el 12 de diciembre de 1992, esto es, antes de la muerte del pensionado. Por  manera que resulta intrascendente que con posterioridad al deceso de ese pensionado se hiciera un nuevo registro en el que los demandantes lo reconocieran nuevamente como su hijo, en condición de legitimado, pues tal condición es claro que ya la tenía y, en lo que interesa al asunto debatido en casación, estaba demostrada con otro de los medios de prueba que obran en el informativo, de modo que ese reconocimiento extemporáneo, para efectos de la pensión de sobrevivientes y frente a las normas legales que regulan esa prestación, no tiene repercusión alguna.

Por otra parte, es cierto que el tribunal no tuvo en cuenta que, al morir, el causante tenía un vínculo matrimonial, del que no obra prueba de su disolución. Pero esa no es razón para dejar sin sustento su decisión, porque conviene precisar que el hecho de que al causante le sobreviva quien fuera su cónyuge, no es un impedimento para que los padres de aquél puedan reclamar la pensión de sobrevivientes, toda vez que no se alegó que la esposa tuviera derecho.

Encuentra la Sala oportuno precisar que frente a las disposiciones legales que regulan el tema de la pensión de sobrevivientes, no se encuentra ninguna que prevea la restricción para la obtención del derecho a esa prestación por parte de los padres por el solo hecho de la existencia de la cónyuge. Esto porque la única razón que impide que lo adquieran es que se encuentre efectivamente radicado en cabeza del cónyuge supérstite, por reunir  los requisitos de ley, y dentro de ellos, se insiste, que tuvo convivencia efectiva y afectiva con el pensionado o trabajador fallecido, según el caso, convivencia que no puede presumirse por el simple hecho de la vigencia del vínculo matrimonial, como lo ha explicado reiteradamente esta Sala de la Corte.

Conforme a lo expuesto, el cargo carece de vocación de prosperidad en el recurso extraordinario.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia del  Tribunal Superior del Distrito Judicial de Villavicencio, Sala Civil Laboral Familia, de fecha 26 de junio de 2008, proferida en el proceso ordinario laboral promovido por Berenice Castañeda De Suta y Pedro Pablo Suta Ortiz contra la Caja Agraria en liquidación y Otilia Cerinza De Suta.

Sin costas en casación, porque no hubo oposición.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen».