SENTENCIA 3827 DE ABRIL 10 DE 1992

 

Sentencia 3827 de abril 10 de 1992 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

ACCIONES CONTRA ACTOS PRESUNTOS

CADUCIDAD

EXTRACTOS: «Propuestos los recursos de reposición y apelación, contra los actos de la administración municipal, el 16 de diciembre de 1988, necesariamente, conforme a lo previsto por el artículo 60 del Decreto 1 de 1984, para el 16 de febrero de 1989 dichos recursos debían entenderse resueltos en forma negativa y configurado, por ende, el silencio de la administración en tal fecha, independientemente de que ésta conservara, o no, la competencia para dirimir el conflicto de intereses, pues esta era una circunstancia, que en ningún caso impedía promover la demanda de restablecimiento ni imponía a la contribuyente la espera indefinida de una decisión expresa, como bien se puso de relieve en el fallo acusado.

Con la vigencia del Decreto 2304, el 7 de octubre de 1989, para la contribuyente surgieron dos consecuencias claras y definidas: la primera, que el acaecimiento del silencio administrativo había tenido lugar, como en la norma subrogada, “transcurrido el plazo de dos (2) meses contado a partir de la interposición de los recursos de reposición o apelación”, sin que recayera decisión sobre éstos, con pérdida de la competencia de la administración para resolverlos; y, la segunda, que por lo mismo, no cabía posponer por más tiempo la presentación de la demanda, pues, adicionalmente, se había fijado un término específico de caducidad, que debía correr, “a partir del día siguiente a aquél en que se configure el silencio negativo”. Pero como es evidente que dicho término no se podía contar según lo ahí expresado (desde la configuración del silencio), por el principio de la irretroactividad de la ley, fue correcta la solución del a-quo, en cuanto a que el lapso dicho corría desde el 7 de octubre de 1989, día en que había entrado a regir el decreto, y precluía el 7 de febrero de 1990, cuatro meses después (*).

(*) Véase la providencia de la Sección Segunda publicada en J. y D., tomo XIX, pág. 917. (N. del D.).

El argumento de que la ocurrencia del silencio tuviera que establecerse también a partir de la vigencia del Decreto 2304 de 1989, no tiene ningún fundamento, en primer lugar, porque se trataba de un hecho que había sobrevenido por el mero transcurso del tiempo, en fecha en que aún no había comenzado a regir el decreto; y, en segundo lugar, porque aun aplicando retroactivamente éste al hecho consumado, en nada habría variado la situación concreta precedente, toda vez que, como acertadamente se precisa en el concepto fiscal, los supuestos de hecho del silencio eran exactamente iguales en los artículos 60 del Decreto 01 de 1984 y 7° del Decreto 2304 de 1989)».

(Sentencia de abril 10 de 1992. Radicación 3827. Consejera Ponente: Dra. Consuelo Sarria Olcos).

_____________________________