Sentencia 38452 de agosto 28 de 2013

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 38452

Acta 027

Magistrado Ponente:

Dr. Luis Gabriel Miranda Buelvas

Bogotá, D.C., veintiocho de agosto de dos mil trece.

AUTO

EXTRACTOS: «XIII. Consideraciones de la Corte

Los cargos dirigidos por la vía directa intentan desconocer el origen convencional de la pensión que la Empresa de Energía de Bogotá le reconoció al demandante mediante Resolución 6480 del 5 de septiembre de 1995, a partir del 7 de julio de ese mismo año. En ese mismo sentido, apunta también el cargo de la vía indirecta para sostener que se trata de una pensión legal prevista en la Ley 33 de 1985.

En ese orden, se anota que citada Resolución 6480 del 5 de septiembre de 1995, alude como fuente normativa del derecho el artículo 62 de la convención colectiva de trabajo vigente, en tanto lo consagra para los trabajadores oficiales que hayan laborado 20 años en entidades oficiales y hayan cumplido 50 años de edad. Esa fuente de la prestación no la muta en legal, así los requisitos que la ley exigía a los trabajadores oficiales del orden territorial fueran los mismos requeridos por la ley. El solo hecho de que la convención así disponga, significa lisa y llanamente que la pensión sigue teniendo ese origen, pues el criterio en contrario que la Corte venía sosteniendo fue rectificado, como puede observarse, entre otras, en la reciente sentencia del 21 de agosto del año en curso, Radicación 39501.

Precisadas así las cosas, como la pensión empresarial fue reconocida a partir del 7 de julio de 1995, es decir en vigencia de la Ley 100 de 1993, y el beneficiario estaba amparado por el régimen de transición de dicha ley, la conclusión que sigue es que es compartible con la pensión de vejez que el ISS le reconoció, en tanto fue reconocida después del 17 de octubre de 1985.

Sin embargo, así la sentencia hubiera incurrido en error alguno, no podía quebrantarse, pues en instancia la Corte encontraría configurada cosa juzgada, por lo siguiente:

1. En el asunto bajo examen, el objeto perseguido por el actor es la compatibilidad de la pensión empresarial convencional con la de vejez del ISS.

2. A folios 423 y siguientes del cuaderno principal aparecen sendas sentencias emitidas por el Juzgado Cuarto Laboral del Circuito de Bogotá el 27 de agosto de 2003, en primera instancia, y por el Tribunal Superior de Bogotá el 30 de junio 2005 en segunda instancia, en el proceso en el que José Nieto Sanabria demandó de la Empresa de Energía de Bogotá S.A. —ESP— que le continuara pagando la pensión de jubilación concedida por la Resolución 6480 de septiembre 5 de 1995 porque la empresa, motu propio, la suspendió. En este proceso, lo pretendido también lo fue la compatibilidad de las pensiones de jubilación y de vejez otorgadas por la Empresa de Energía de Bogotá y por el Instituto de Seguros Sociales. En las decisiones de instancia, los jueces unipersonal y colegiado decidieron que esas pensiones eran compartibles y no compatibles.

3. La sentencia de segunda instancia fue recurrida en casación por el demandante, recurso extraordinario que fue decidido mediante sentencia del 21 de marzo de 2007, Radicación 29.091, en la que la Sala mantuvo la sentencia impugnada, razonando de la siguiente manera:

“El juez de la alzada, al apoyar su decisión en pronunciamientos de la Corte, no interpretó erróneamente las normas a las que alude el recurrente en la proposición jurídica del primer cargo, ni infringió directamente las que refiere en el segundo de los ataques, que son las mismas según se advierte con la variable de modalidad de violación de la ley ya indicada, pues, es del caso recordar que la Corte, en múltiples sentencias dictadas en casos seguidos por servidores de la demandada con similares pretensiones a las aquí reclamadas, ha considerado en cuanto al tema de la discutida subrogación o compartibilidad pensional, que:

“... De otra parte, cabe precisar respecto del fenómeno jurídico que se ha denominado “subrogación pensional”, que ha dicho la Corte que cuando el Instituto de Seguros Sociales reconoce al trabajador la pensión de vejez, el empleador oficial sólo está obligado al cubrimiento del mayor valor o monto de la pensión, como aquí ocurrió, puesto que si una de las finalidades de la Ley 90 de 1946 fue establecer un sistema de seguro social obligatorio orientado por principios técnicos y razones de equidad y justicia social, que reemplazara el de las prestaciones patronales de origen legal, liberando al empleador de la cobertura de determinados riesgos laborales y del respectivo pago de los derechos surgidos de ellos para que fueran asumidos por los seguros sociales creados por dicha ley, carecería por completo de sentido que, pese a afiliar a sus trabajadores al Instituto de Seguros Sociales y realizar los aportes exigidos en los reglamentos de dicha entidad, esa subrogación en el pago de las prestaciones legales no pudiera ocurrir y continuara de todas maneras el empleador obligado a satisfacerlas, por cuanto ello iría en contra de los principios orientadores de ese sistema de seguridad social, al permitir una injustificada y doble cobertura tratándose de la misma prestación social.

“Así lo explicó en la sentencia del 7 de febrero de 2002, radicación 16891, que fue tomada en consideración por el fallador de segundo grado:

“En torno al tema de la subrogación de las pensiones de jubilación del sector oficial del orden nacional y territorial por la de vejez a cargo del ISS es oportuno anotar que desde la organización del seguro social obligatorio, se estableció la sustitución de la pensión de jubilación patronal por la de vejez a cargo del ICSS (ver L. 90/46, art. 76) y así quedó definido para el sector particular en los términos del art. 259 del Código Sustantivo del Trabajo, que previó la liberación del patrono respecto a aquellas pensiones, “... cuando el riesgo correspondiente sea asumido por el Instituto Colombiano de Seguros Sociales, de acuerdo a la ley...”. No obstante para los trabajadores oficiales no sucedió lo mismo, en vista de que no se previó, como en el sector particular, un principio de transitoriedad del régimen pensional a cargo del empleador para derivar en la asunción total del riesgo por el seguro, sino que por el contrario subsistieron estatutos especiales que no contemplaban tal asunción y se expidieron nuevos como el Decreto 3135 de 1968 reglamentado por el 1848 de 1969 que tampoco previeron tal subrogación, sin perjuicio de que los trabajadores oficiales pudieran ser afiliados al ISS conforme lo autorizó el régimen de este.

“Respecto a este tema, la Sala en sentencia del 10 de agosto de 2000, Radicación 14163, explicó:

“... en vigencia de la normatividad precedente a la Ley 100 de 1993, la cual rige para el asunto bajo examen, tratándose de trabajadores oficiales no son aplicables las mismas reglas dirigidas a los particulares, a propósito de la asunción del riesgo de vejez por el ISS, pues si bien los reglamentos del instituto autorizaban la afiliación de servidores públicos vinculados por contrato de trabajo, no se previó en el estatuto pensional de estos (ver por ejemplo los decretos 3135 de 1968, el Reglamentario 1848 de 1969 y la Ley 33 de 1985) que el sistema del Seguro reemplazara absolutamente su régimen jubilatorio, como sí aconteció para los particulares en el artículo 259 del Código Sustantivo del Trabajo, y no se contempló por consiguiente una transición del uno al otro, de forma que este régimen jubilatorio subsistió a pesar de la afiliación de los empleados al ISS y, forzosamente, en estos términos, la coexistencia de sistemas debe armonizarse con arreglo a los principios de la seguridad social. Por consiguiente, bajo los parámetros que propone el propio recurrente, emerge legalmente viable la pensión en la forma en que fue reconocida por el tribunal, esto es, a cargo de la entidad obligada, pero con la posibilidad para esta de ser relevada en todo o en parte al iniciarse el pago por el ISS de la pensión de vejez...”.

“Entonces, es claro que para efectos de establecer la compartibilidad de la pensión de jubilación conferida por la demandada a los actores, debe considerarse que esa prestación les fue reconocida por el cumplimiento de los requisitos legales, contrario a lo establecido por el juzgador de segundo grado, prestación que, en consecuencia, para efectos de la subrogación por el Seguro Social, debe considerarse de naturaleza legal, razón por la cual el tribunal incurrió en violación de la ley al concluir que podía percibirse simultáneamente, con la reconocida por ese instituto” (Sent., feb. 24/2005 (Rad. 24.067)).

4. Como se observa, no solo la pretensión es similar en ambos casos sino que, además, el demandante es el mismo, José Nieto Sanabria, y la parte demandada está conformada, por la Empresa de Energía de Bogotá, así en esta causa se hubiera demandado al Instituto de Seguros Sociales y este hubiera llamado en garantía a dicha empresa, pues de todas maneras, si bien la cosa juzgada es indiscutible frente a la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá, dicha decisión afecta también al Instituto de Seguros Sociales, en tanto no está obligado al pago del retroactivo pensional que es lo que aquí se pretende.

5. Ese proceso fue juzgado al amparo de la tesis de la Corte según la cual cuando la convención colectiva exigía los mismos requisitos pensionales a los requeridos por la ley, la pensión convencional era legal. Pero como ya se dijo, dicho criterio fue cambiado y el hecho de que así hubiera ocurrido, no significaba que el actor pudiera caprichosamente volver a demandar, pues su caso ya estaba decidido y juzgado.

Costas a cargo del recurrente. En su liquidación inclúyanse como agencias en derecho la suma de tres millones de pesos ($ 3.000.000).

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la Republica de Colombia y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior de Bogotá, el 2 de septiembre de 2008, en el proceso que José Nieto Sanabria le siguió al Instituto de Seguros Sociales, hoy Colpensiones, en el que fue llamada como litis consorte la Empresa de Energía de Bogotá.

Costas como se dijo en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase al tribunal de origen».