Sentencia 38569 de julio 25 de 2012

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Ref.: Expediente 38569

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Mauricio Burgos Ruiz

Acta 26

Bogotá, D.C., veinticinco de julio de dos mil doce.

EXTRACTOS: «III. Recurso de casación.

Interpuesto por la empresa de servicios temporales Trein Ltda., concedido por el tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver previo estudio de la demanda del recurso extraordinario. No hubo réplica.

Pretende el impugnante que la Corte case parcialmente la sentencia gravada “en cuanto modificó los numerales primero, segundo y sexto del fallo de de primer grado, a fin de condenar únicamente a la empresa temporal Trabajo Eficiente Inmediato Ltda. Trein Ltda. por la pensión de invalidez y por perjuicios de orden moral a favor del demandante, con las costas a cargo de la parte vencida, y declaró probada la excepción de inexistencia de la obligación pensional propuesta por el Fondo BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías a quien absolvió de todas las pretensiones formuladas en su contra”. En sede de instancia le pide que “Revoque parcialmente el fallo de primer grado que condenó en forma solidaria a las codemandadas ... al pago de la referida pensión de invalidez y los perjuicios morales, para en su lugar absolver a la empresa Trein Ltda. por estas condenas, dejando tales condenas solo a cargo del fondo demandado BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías, y confirme las demás absoluciones impartidas por el a quo”.

Para tal efecto propuso un único cargo, así:

Cargo único. Acusa la sentencia por vía directa “en las modalidades de aplicación indebida de los artículos 31, 38, 39, 40, 41 y 69 de la Ley 100 de 1993 y 12 del Decreto 2665 de 1988; interpretación errónea del 39 del Decreto 1406 de 1999; e infracción directa de los artículos 24 de la Ley 100 de 1994 (sic), 12 y 13 del Decreto 1161 de 1994, y 14 literal h) y 23 del Decreto Reglamentario 656 de 1994”.

En el desarrollo afirma la censura que el demandante estaba afiliado al régimen de ahorro individual con solidaridad, por lo que no le eran aplicables los artículos 31 de la Ley 100 de 1993 ni 12 del Decreto 2665 de 1988, los cuales atañen al régimen de prima media con prestación definida, y en esa medida las disposiciones fueron indebidamente aplicadas.

En cuanto al artículo 39 del Decreto 1406 de 1999, fue interpretado erróneamente en la medida en que esa disposición en ninguno de sus apartes, trae como consecuencia para el empleador moroso la imposición de la pensión.

Adicionalmente, dice el censor, el estado de invalidez se estructuró el 1º de junio de 2000 cuando el demandante ya no era trabajador de la empresa recurrente, a la que le prestó servicios por escasos tres meses, entre el 13 de septiembre y el 29 de diciembre de 1999 y que cumplió con la afiliación al sistema general de pensiones y canceló los aportes, por lo tanto no era jurídicamente viable que se le impusiera el pago de la pensión de invalidez.

Agrega que conforme a las disposiciones que regulan las obligaciones de las entidades administradoras de pensiones, éstas tienen acciones de cobro frente al incumplimiento del empleador en el pago de los aportes a la seguridad social, las cuales no fueron aplicadas por el tribunal.

Asevera que esta corporación en sentencia de 22 de junio de 2008, Radicado 34270 de la cual transcribió apartes, rectificó el criterio relativo a que en el evento de cancelación tardía de los aportes la prestación se imponía al empleador, pues estimó que son las administradoras del régimen de pensiones quienes están obligadas a reconocerlas y pagarlas cuando medie incumplimiento del deber de acudir a los mecanismos legales de cobro.

Por último manifiesta que el tribunal “al haber dispuesto el pago de la pensión de invalidez a cargo del antiguo empleador Trein Ltda. y de unos perjuicios morales, con fundamento en unas normas que no regulan el caso (L. 100/93, art. 31 y D. 2665/98, art. 12), la errada interpretación de otro mandato legal (D. 1406/99, art. 39) y la inaplicación de preceptos relacionados con las acciones de cobro que tienen las administradoras de pensiones (L. 100/94, art. 24; D. 1161/94, arts. 12 y 13; D.R. 656/94, arts. 14, lit. h) y 23), conlleva a que se cometió el error jurídico atribuido y se transgredió directamente la ley sustancial, y que igualmente se hubiera aplicado indebidamente los artículos 38, 39, 40, 41 y 69 de la Ley 100 de 1993 que consagran el derecho pensional demandado”.

IV. Consideraciones de la Corte

Dada la vía de ataque seleccionada, no se discuten los hechos que dio por demostrados el tribunal referentes a que al demandante se le dictaminó por parte de la junta regional de calificación de invalidez de Bogotá, pérdida de capacidad laboral del 66,15% estructurado el estado de minusvalía el 1º de junio de 2000; el dictamen fue rendido el 16 de mayo de 2001. Que prestó servicios a la empresa Trein Ltda., entre el 13 de septiembre de 1999 y el 29 de diciembre del mismo año y al BBVA Banco Ganadero desde el 3 de enero de 2000 hasta el 1º de junio de ese año. Que la empresa Trein Ltda., a diferencia del Banco Ganadero, no pagó oportunamente los aportes al sistema pensional, pues procedió a hacerlo en los meses de julio y agosto de 2000.

Es de advertir igualmente que la vinculación del actor al fondo de pensiones BBVA Horizonte tuvo vigencia desde el mes de septiembre de 1999, por cuanto la administradora no cuestionó la validez de dicha afiliación.

De conformidad con la anterior situación fáctica, el actor al momento de estructurarse el estado de invalidez era cotizante activo, por tener en ese momento una vinculación laboral vigente, por lo que la norma que regula la prestación deprecada es el literal a) del artículo 39 original de la Ley 100 de 1993, que hace referencia para acceder a la prestación periódica por ese riesgo a “Que el afiliado se encuentre cotizando al régimen y hubiera cotizado por lo menos veintiséis (26) semanas, al momento de producirse el estado de invalidez”.

La controversia jurídica que debe resolver la Corte, se contrae a determinar si son válidas y en esa medida pueden contabilizarse para efectos de reunir las 26 semanas a que hace referencia la norma en cita, las cotizaciones pagadas extemporáneamente esto es, luego de estructurado el riesgo, por la empresa Trein Ltda.

Al respecto se ha de precisar que luego del cambio de jurisprudencia ocurrido con la sentencia de 22 de julio de 2008, Radicado 34270 en lo referente a las consecuencias de la mora del empleador en el pago de cotizaciones al sistema general de pensiones, en el sentido de que cuando además medie incumplimiento de la administradora en el deber de cobro, es ella quien debe ser gravada con la prestación, en eventos como el sub lite, el pago extemporáneo debe surtir plenos efectos. De acuerdo con esta nueva postura, el trabajador o el afiliado con una relación subordinada vigente cumple con su deber frente al sistema causando la cotización con la prestación del servicio, razón por la cual no tiene porqué soportar las consecuencias adversas de la falta a los deberes legales frente a la seguridad social en que incurran el empleador al no sufragar los aportes en tiempo y la administradora al no ejercitar los mecanismos de cobro teniendo todas las herramientas jurídicas para hacerlo.

Al no haber demostrado la administradora de pensiones demandada, diligencia para lograr que la empleadora cubriera la deuda pensional antes de que se realizara el riesgo, no puede resistirse a reconocer la prestación, máxime que la empresa deudora finalmente satisfizo la obligación y las cotizaciones pagadas extemporáneamente fueron recibidas sin ningún reparo y antes de que se rindiera el dictamen por la junta regional de calificación de invalidez que lo hizo el 16 de mayo de 2001, lo que en principio es indicativo de que hubo buena fe de la empleadora en el pago.

Sobre el tema en discusión, esta corporación en sentencia de 25 de enero de 2011, Radicación 37846, dejó las siguientes enseñanzas:

“... cuando se presente falta de oportunidad de pago de los aportes por parte del empleador, el afiliado o sus beneficiarios no pueden correr con los efectos negativos, y si también ha mediado omisión por parte de las administradoras de fondos de pensiones de su deber de cobro, son ellas quienes se hacen responsables de las prestaciones, y por tanto no es oponible para hacer inválidas las cotizaciones, que fueron pagadas luego de ocurrido el riesgo de invalidez o muerte, pues en estos eventos, la habilitación es una consecuencia de la sanción por la falta de diligencia de la administradora, razón por la cual se suman para determinar el cumplimiento del requisito de la densidad de cotizaciones, siempre y cuando no se acredite que la administradora fue diligente.

“Dijo la Sala textualmente en esa providencia (sent. jul. 22/2008, Rad. 34270):

‘Dentro de las obligaciones especiales que le asigna la ley a las administradoras de pensiones está el deber de cobro a los empleadores de aquellas cotizaciones que no han sido satisfechas oportunamente, porque a ellas les corresponde garantizar la efectividad de los derechos de los afiliados mediante acciones de cobro como lo dispone el artículo 24 de la Ley 100 de 1993.

Si bien la obligación de pago de la cotización está radicada en cabeza del empleador (L. 100/93, art. 22), antes de trasladar las consecuencias del incumplimiento de ese deber al afiliado o a sus beneficiarios, es menester examinar previamente, si las administradoras de pensiones han cumplido el que a ellas les concierne en cuanto a la diligencia para llevar a cabo las acciones de cobro.

El afiliado con una vinculación laboral cumple con su deber de cotizar, desplegando la actividad económica por la que la contribución se causa. Esto genera un crédito a favor de la entidad administradora, e intereses moratorios si hay tardanza en el pago.

Las administradoras de pensiones y no el afiliado, tienen por ley la capacidad de promover acción judicial para el cobro de las cotizaciones, por lo tanto no se puede trasladar exclusivamente la responsabilidad de la mora en el pago de las cotizaciones a los empleadores, sino que previamente se debe acreditar que las administradoras hayan adelantado el proceso de gestión de cobro, y si no lo han hecho la consecuencia debe ser el que se les imponga el pago de la prestación’”.

En el anterior orden de ideas, el pago extemporáneo realizado por la empresa Trein Ltda. es válido y en consecuencia, el cargo prospera en ese aspecto y el fallo del Tribunal será parcialmente casado en cuanto modificó el ordinal primero del de primer grado y absolvió a BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías de la pensión de invalidez e impuso su pago únicamente a la empresa Trabajo Eficiente Inmediato Ltda. Trein Ltda.

En relación a la solicitud que hace el recurrente de que se case la sentencia gravada en cuanto condenó a la empresa de servicios temporales Trein Ltda. al pago de perjuicios morales en favor del demandante, se ha de anotar que la solicitud de cubrir esos perjuicios hecha en la adición de la demanda, fue una pretensión autónoma y no derivada inexorablemente de la condena a la pensión de invalidez; por lo tanto era necesario cuestionar los fundamentos del tribunal para imponer el pago de esa indemnización so pena de quedar en firme la condena, en virtud de la presunción de legalidad y acierto de que están revestidos los fallos de segundo grado.

En rigor, la censura no controvirtió la inferencia del tribunal referente a que la empresa incumplida era responsable del pago de perjuicios por el daño moral que sufrió su ex trabajador como consecuencia de la omisión en el deber de cancelar oportunamente las cotizaciones al sistema general de pensiones.

Resultaba imperativo que el impugnante derruyera los soportes de esa decisión del juzgador de segundo grado, bien desde el punto de vista jurídico dejando sin piso legal la condena cuestionando por ejemplo su procedencia, ora desde el punto de vista fáctico, atacando por el sendero adecuado el razonamiento de la sentencia atinente a que “el fondo negó la prestación ante la insuficiencia de semanas mínimas cotizadas, a causa del pago no solamente tardío sino después de ocurrido el riesgo por parte de Treint (sic) Ltda.”, o que por la razón que fuera, no causó al afiliado ningún perjuicio moral.

En consecuencia, en lo que toca con la condena a perjuicios morales a cargo del empleador Trein Ltda. lo dispuesto en el fallo del tribunal se mantiene.

Por último, se ha de acotar que las obligaciones insolutas del empleador frente a la seguridad social y especialmente en el tema de pensiones, no se extinguen porque se haya terminado el vínculo laboral, y siempre podrá ser conminado a cancelar las cotizaciones dejadas de pagar y las sanciones por mora, los cálculos actuariales o títulos pensionales cuando sea el caso y acarreará con las consecuencias negativas que su incumplimiento genere frente a sus ex trabajadores en los términos contemplados en la ley.

En sede de instancia, además de lo expuesto con ocasión del recurso extraordinario, se ha de indicar que hay lugar a integrar en la contabilización de semanas en el haber del demandante las 15,28 correspondientes a los aportes del lapso entre el 13 de septiembre de 1999 y el 29 de diciembre de ese año pagadas extemporáneamente por el empleador, lo que le permite acreditar aportes por 37,14 semanas y cumplir así con la exigencia legal para la pensión de invalidez deprecada a cargo exclusivamente de la administradora de pensiones, quien ante la situación de incumplimiento patronal no demostró haber adelantado gestiones de cobro.

Como el monto de la prestación ni la fecha a partir de la cual se reconoció fueron objeto de controversia, se mantendrá en la forma dispuesta por el juzgado.

Por las razones anteriores, en instancia se modificará el ordinal primero de la parte resolutiva del fallo del juzgado en el sentido de que la condena al pago de la pensión de invalidez en la forma allí dispuesta, se impone exclusivamente a cargo de BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías. Se absolverá por ese concepto a la empresa Trabajo Eficiente Inmediato Ltda. Trein Ltda.

Sin costas en el recurso extraordinario, dada la prosperidad parcial del cargo. Las de las instancias en un 70% a cargo de BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA PARCIALMENTE la sentencia de 18 de julio de 2007, proferida por la Sala Civil - Familia - Laboral y Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Pamplona, en el proceso ordinario promovido por Luis Antonio Manga Márquez contra la empresa Trabajo Eficiente Inmediato Limitada - Trein Ltda., BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías y BBVA Banco Ganadero S.A., en cuanto modificó el ordinal primero del fallo de primer grado y absolvió a BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías de la pensión de invalidez e impuso su pago únicamente a la empresa Trabajo Eficiente Inmediato Ltda. Trein Ltda. No la casa en lo demás. En sede de instancia, modifica el ordinal primero de la parte resolutiva del fallo de 23 de mayo de 2005 del Juzgado Séptimo Laboral del Circuito de Bogotá, en el sentido de que la condena al pago de la pensión de invalidez en la forma allí dispuesta, se impone exclusivamente a cargo de BBVA Horizonte Pensiones y Cesantías. Se absuelve por ese concepto a la empresa Trabajo Eficiente Inmediato Ltda. Trein Ltda.

Costas como se indicó en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal».