Sentencia 3988 de abril 4 de 1991 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN PRIMERA

REINTEGRO DE TRABAJADOR AFORADO

DERECHO A CESANTÍA POR EL TIEMPO DE DESVINCULACIÓN

EXTRACTOS: «El cargo formulado por la vía directa en el concepto de interpretación errónea del artículo 408 del C.S. del T. modificado por el 7º del Decreto 204 de 1957, persigue en esencia, demostrar la pérdida o exclusión del auxilio de la cesantía correspondiente al tiempo comprendido entre el acto del despido y el del reintegro de trabajador aforado y separado de la empleadora sin sujeción a las normas que regulan el fuero sindical.

Aduce, para el efecto, que

“... el artículo 408 del C.S. del T., sólo ordena que en caso de reintegro se paguen los salarios “a título de indemnización”, o sea que no se pagan salarios como retribución por servicios prestados, y como las normas de los artículos 249 y 253 del C.S. del T. del imponen la obligación de pagar cesantía “por tiempo servido” no debe el patrono pagar la cesantía cuando el trabajador en esos 387 días no ha recibido salario sino indemnización, conceptos jurídicos bien diferenciados por la doctrina de la H. Sala ...”.

Frente a lo cual la réplica de oposición apunta:

“Inferir de la locución explicativa: “a título de indemnización”, usada por el multinombrado artículo 408, que no está obligado el patrono a satisfacer también el auxilio de la cesantía en el tiempo que media entre el despido y el reintegro, no se compadece ni con la interpretación finalista, ni con la exegética, ni con la científica de la ley o, por lo menos, no lo demostró el impugnante, según le incumbía ...”.

Aprecia la Sala que decretado el reintegro del trabajador amparado por el fuero, no se inicia nuevo contrato a partir de ese hecho, desde luego que los contratos nacen del concurso de voluntad de las partes en celebrarlo; en tanto que la sentencia, simplemente, reconoce y declara tanto su existencia como el incumplimiento de la parte empresarial al asumir actos sin sujeción a las normas reguladoras de trabajadores aforados.

Se tiene, de esta suerte, que la sentencia ordenatoria del reintegro reconoce que el acto del despido no produjo efectos jurídicos por no darse las causas legales de terminación, lo cual implica la no solución de continuidad en la relación de trabajo y, desde luego, que no hubo interrupción jurídica de la misma durante el tiempo transcurrido entre el despido y el reintegro. En situaciones como éstas —es obvio— que el auxilio de la cesantía cubre todo el tiempo de la relación jurídica.

Entonces, si subsiste la relación jurídica-laboral no obstante la desvinculación de hecho del trabajador mediante acto sin eficacia legal; el reintegro y el pago de los salarios es la lógica consecuencia del restablecimiento del derecho, el retorno al estado anterior, como si nada hubiese sucedido. Y los salarios dejados de percibir, no dejan de serlo, aunque con alguna impropiedad se les denomine indemnización, pues si no se operó la prestación del servicio, vigente jurídicamente el contrato según lo discurrido, no es circunstancia, con arreglo al artículo 140 del C.S. del T., que impida la percepción del salario.

Lo precedente permite concluir a la Sala que la desvinculación material del trabajador mediante acto sin eficacia jurídica, no autoriza a la empleadora a desconocer el auxilio de la cesantía durante el término que va de la desvinculación al reintegro».

(Sentencia de abril 4 de 1991. Radicación 3988. Magistrado Ponente: Dr. Ramón Zúñiga Valverde).

_________________________