Sentencia 4117 de septiembre 18 de 1992 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

ERROR ARITMÉTICO

CONFIGURACIÓN

EXTRACTOS: «Es menester señalar que, evidentemente, en la liquidación privada de renta presentada por la sociedad De Lima Bohmer & Cía. Ltda. para el año de 1987, y cuya copia obra al expediente, hay errores; en esto coinciden la contribuyente y la Administración. La controversia gira, por lo tanto, no en torno a si existe o no el error, sino en torno a la naturaleza del mismo: en efecto, mientras que la actora considera que se trató tan solo de una doble anotación, esto es, de un error de transcripción que en nada afecta el monto del impuesto a pagar, la entidad demandada afirma que fue un error aritmético, de conformidad con el literal c) del artículo 697 del estatuto tributario.

La liquidación de corrección aritmética tiene como única finalidad la de remediar los yerros originados en operaciones matemáticas que no alteran el fondo de la declaración privada presentada por la contribuyente, y sólo procede en los casos taxativamente señalados por el artículo 697 precitado, a saber:

— Cuando a pesar de haber declarado correctamente los valores correspondientes a hechos imponibles o bases gravables, se anota como valor resultante un dato equivocado.

— Cuando al anotar las tarifas respectivas se anota un valor diferente al que ha debido resultar.

— Cuando al efectuar cualquier operación aritmética resulte un valor equivocado que implique un menor valor a pagar por concepto de impuestos, anticipos o retenciones a cargo del declarante, o un mayor saldo a favor para compensar o devolver.

De conformidad con lo anterior, para que el error cometido en una liquidación privada pueda considerarse aritmético a la luz del literal c) del artículo 697, se requieren:

— Que la declaración de los valores correspondientes a los hechos gravados, sea correcta.

— Que el resultado de una operación aritmética sea equivocado.

— Que dicha equivocación implique un menor valor a pagar por el contribuyente, o un mayor saldo a favor para compensarle o devolverle.

Coincide la Sala con el a-quo en que, evidentemente, el error en que incurrió la contribuyente fue de transcripción y no aritmético, y en que dicho error no afectó el monto del impuesto a la renta a pagar por el año de 1987. En efecto, la diferencia detectada por la Administración en cuanto al total de ingresos netos obedece a que la contribuyente incluyó en el renglón 14 una suma de dinero que no correspondía a “otros ingresos distintos de los anteriores” como indica su leyenda, sino a la suma de los renglones inmediatamente anteriores 11, 12 y 13 en forma tal que, establecido que la suma incluida en el renglón 14 es un subtotal anotado equivocadamente, y que no debe ser sumado para determinar el total de ingresos netos, se tiene que la suma de éstos, que aparece en el renglón 16 de la liquidación privada, está ajustada a la realidad.

Ahora bien, la certeza de la ausencia de error aritmético en el total incluido en el renglón 16 de la declaración de renta presentada por la actora no solo deriva de hacer las afirmaciones que se incluyen en el párrafo anterior, sino que resulta clara del material probatorio allegado por la contribuyente tanto en la vía gubernativa como en el trámite de primera instancia adelantado ante la jurisdicción contencioso administrativa. Señálese al respecto, que a folios 13 y 14 del cuaderno principal obra certificación expedida por un contador público, en la que consta que los ingresos totales de la contribuyente para el año de 1987 ascendieron a la suma de $ 44.870.766,53 (que es la suma equivocadamente incluida en el renglón 14 de la declaración). Si a esta suma se le descuentan los ingresos no constitutivos de renta ni de ganancia ocasional, la cifra resultante corresponde a la que la sociedad contribuyente plasmó en el renglón 16 de su liquidación privada (total de ingresos netos).

Queda de esta manera claro para esta corporación, que el error en que incurrió la contribuyente fue de transcripción, y que el impuesto a la renta por ella liquidado se ajusta a la realidad.

De lo anterior resulta que el procedimiento especial de corrección aritmética empleado por la Administración de Impuestos Nacionales de Cali para expedir la liquidación oficial no es el que ha debido emplearse en el sub-lite, puesto que solo procede en aquellos casos en que hay errores aritméticos, errores que, tal y como quedó establecido, no se presentaron».

(Sentencia de septiembre 18 de 1992. Expediente 4117. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

__________________________________