Sentencia 4159 de agosto 6 de 1991 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN PRIMERA

CONTRATO DE TRABAJO

CONSECUENCIAS DE LA SUSPENSIÓN ILEGAL

EXTRACTOS: «Resulta claro que si un empresario decide por su cuenta y riesgo, con fundamento en motivos reales pero insuficientes, la suspensión del contrato de trabajo, frente a un trabajador determinado, lo que en la práctica hace es incumplir en forma grave las obligaciones inherentes a dicha vinculación laboral, puesto que sin razones válidas impide la prestación de los servicios y omite pagar la remuneración debida, de modo que, en principio y naturalmente dependiendo de las circunstancias propias de cada caso, el trabajador afectado bien puede ponerle fin al vínculo laboral fundado en el referido incumplimiento (art. 7º, literal b, nums. 6º y 8º del D. 2351/65).

En efecto, la ley autoriza que por virtud de la suspensión las partes de un contrato de trabajo se abstengan de cumplir con sus obligaciones recíprocas, por ejemplo la prestación del servicio o el pago del salario (art. 53 del C.S.T.), sin que tales actitudes implique el quebranto del contrato o un motivo para rescindirlo. Pero la suspensión, dada su índole particular, sólo se produce en los casos previstos por la misma ley, por consiguiente, si el empleador pretende generarla artificialmente su actitud se convierte en un grave incumplimiento contractual.

De otra parte, es pertinente observar que la ley laboral no define de manera expresa las consecuencias de la actitud del empleador cuando de tener por suspendido el contrato de trabajo se trata, por tanto, la interpretación del casacionista en el sentido de que tales consecuencias se reducen exclusivamente a que se debe indemnizar al trabajador afectado” ...con una suma igual al valor de los salarios que dejó de devengar y con la reposición y cómputo del tiempo que por aquel acto ilegal dejó de laborar”, es un criterio hermenéutico encomiable, pero en manera alguna puede ser obligatorio y excluyente para el trabajador afectado, quien, dependiendo de las circunstancias de cada caso, puede elegir otras alternativas jurídicas válidas, como la que se escogió en el presente caso.

...............................................................................................................................................

Si en el asunto de autos la empresa decidió dar por suspendido el contrato de trabajo que la vinculaba con el actor, en razón de un hecho que calificó, sin serlo, de caso fortuito o fuerza mayor, incurrió con su actitud en un incumplimiento de sus obligaciones laborales con el trabajador demandante pues, sin razones valederas, impidió la prestación de los servicios de éste y dejó de pagarle las correspondientes remuneraciones. Ahora bien, el incumplimiento sistemático o grave, de las obligaciones del empleador, es justa causa para el despido indirecto conforme al artículo 7º, numerales 6º y 8º del Decreto 2351 de 1965, de modo que el tribunal no incurrió en error al definirlo así.

Conviene aclarar que en un caso como el presente, el trabajador bien habría podido hacer lo que conceptúa el casacionista, vale decir, reclamar ante la justicia laboral la ilegalidad de la suspensión, junto con el derecho a que le fueran pagados los salarios y demás prestaciones dejadas de percibir, pero también nada le impedía que, con respaldo de la ley, actuara como lo hizo, esto es, poniendo fin al contrato de trabajo debido al incumplimiento de las obligaciones laborales de la empresa, que sin duda se estaba sucediendo».

(Sentencia de agosto 6 de 1991. Radicación 4159. Magistrado Ponente: Dr. Manuel Enrique Daza Álvarez).

_________________________