Sentencia 42732 de enero 30 de 2013

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 42732

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Mauricio Burgos Ruiz

Acta 02

Bogotá, D.C., treinta de enero de dos mil trece.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Corte

La acusación logra su cometido de demostrar error fáctico del tribunal que, pese a obrar dentro de las pruebas del proceso, registro civil de matrimonio visible a folio 49 y vto., no es examinado por este para concluir que para el 15 de diciembre de 1988, fecha de defunción del pensionado, la demandante aún conservaba el vínculo conyugal que la ataba al señor Benjamín Berrío.

En efecto, en el aludido folio aparece visible fotocopia de registro de matrimonio con fecha del 13 de julio de 1994 que da cuenta que en el municipio de la Virginia, departamento de Risaralda, en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen se celebró matrimonio católico, el día 29 de julio de 1963, como lo acredita acta parroquial entre el señor Benjamín Berrío Bedoya y la señora Leticia Castañeda (...).

En el reverso del documento, en el espacio destinado a registrar las providencias, se encuentra inscripción separación de bienes, número 4252, de la Notaría segunda, otorgada en Pereira Risaralda, del 13 de octubre de 1994; de igual manera aparece registrada la providencia de divorcio, del Juzgado 1º de familia de Pereira Risaralda otorgada el 13 de octubre de 1994 con las firmas, en ambas inscripciones de la Notaria Única del señalado municipio.

En el documento se exhiben firmas y sellos de la Notaría Única de La Virginia, de Leticia Castañeda de Berrío, en tanto denunciante del matrimonio y los sellos de autenticación correspondiente al 8 de noviembre de 1994.

En consecuencia sí acredita el demandado el desatino que enuncia en calidad de grave al modificarse el supuesto fáctico que sustenta la decisión impugnada; razón por la cual el cargo prospera.

Primer cargo: atribuye a la sentencia la violación directa de la ley en la modalidad de falta de aplicación del artículo 54 del Decreto 1045 de 1978 que conllevó a la aplicación indebida del artículo 1º de la Ley 113 de 1985; 1º de la Ley 12 de 1975 en relación con los artículos 1º de la Ley 33 de 1973; 2 de la Ley 12 de 1975; 1º de la Ley 44 de 1977; 1º de la Ley 44 de 1980; 3º de la Ley 71 de 1988; 6º, 7º y 12 del Decreto 1160 de 1989; 55 de la Ley 90 de 1946; 16 del Código Sustantivo del Trabajo; 39 del Decreto 3135 de 1968; 92 del Decreto 1848 de 1969; y artículo 12 de la Ley 171 de 1961.

Considera la censura que no existe discusión alguna en cuanto a que la normatividad aplicable a la controversia que plantea el proceso debe ser la vigente al momento de la muerte del pensionado, esto es, 15 de diciembre de 1988, razón por la cual lo será la Ley 12 de 1975, Ley 113 de 1985, la Ley 44 de 1980 y normas concordante.

Sin embargo, habida cuenta que la demandante se encontraba unida en vínculo matrimonial, al día del deceso del causante, a otra persona el tribunal debió dar aplicación al artículo 54 del Decreto 1045 de 1978 que impone que no se admitirá la calidad de compañera permanente cuando se tenga el estado civil de casado, salvo en los casos de sentencias de separación de cuerpos (...).

La disolución del vínculo matrimonial, dice al proseguir, conforme al artículo 1º de la Ley 113 de 1985 y como lo enseñara la doctrina jurisprudencial, radicado 8819 del 14 de agosto de 1996, solo podría realizarse con el divorcio, la nulidad del matrimonio o la muerte del consorte... y es que precisamente así lo quiso también la Ley 90 de 1945 en su artículo 55 que estableció la condición de permanecer solteros durante el concubinato y el artículo 13 del Decreto 1160 de 1989 que establece que en caso de vínculo matrimonial del compañero o compañera permanente que reclame el derecho a la sustitución pensional, se deberá presentar la respectiva sentencia judicial sobre la nulidad o el divorcio debidamente ejecutoriada, lo que confirma que el mandato contenido en el artículo 54 del Decreto 1045 de 1978 norma relacionada con los empleados públicos y trabajadores oficiales debió ser aplicada.

Antes de la expedición de la Ley 12 de 1975, refiere la impugnante, y a los efectos de la sustitución pensional solo se protegía a la cónyuge, luego, como lo indica la jurisprudencia, se produjo un avance legislativo con la expedición de la señalada norma que reconocía a la compañera permanente de un trabajador la indicada prestación mas, de acuerdo al artículo 54 del Decreto 1045 de 1978, sin vínculo matrimonial vigente; posteriormente con la Ley 113 de 1985 se le otorgó igualdad de los derechos que tenía el cónyuge del causante, pero el querer del legislador siempre se refirió que el cónyuge o compañero permanente beneficiarios de una sustitución pensional no tuvieran vínculo matrimonial anterior.

Finalmente, advierte que las modificaciones posteriores sucedidas con ocasión de la promulgación de la nueva Constitución que determinaron a la Corte Constitucional a pronunciarse respecto al trato igualitario a la compañera permanente con relación a la cónyuge solo pueden tener efectos a partir de la entrada en vigencia de la nueva Constitución Nacional (...) expedida con posterioridad a la fecha del deceso del causante como lo enseñara esta Sala en sentencia de radicado 30947 de noviembre 19 de 2007.

La réplica

Refiere la recurrente que las premisas en las que se funda el cargo primero objeto del recurso de casación, es una interpretación propia y del criterio jurídico de la apoderada (...) el cual no se ajusta a derecho.

V. Consideraciones de la Corte

En el contexto fáctico del cargo anterior, en el que se encontró error del tribunal, al no establecer que a la demandante, quien alegaba su condición de compañera permanente, la ataba vínculo matrimonial vigente a la fecha de la muerte del causante, 15 de diciembre de 1988, con otra persona diferente a este; surge próspera la acusación de no haber dado aplicación al artículo 54 de la Ley 1045 de 1978.

En efecto, si bien, como lo indicara la censura, no existe controversia alguna en la consideración conforme a la cual las normas aplicables, al asunto debatido, son aquellas en vigor al momento del deceso del pensionado, puesto que el superior parte de la misma premisa: “(...) ha de tenerse en cuenta (...) es la que se encontraba vigente al momento en que se produjo la muerte del pensionado, (...) el día 15 de diciembre de 1988; (...) por lo tanto, el precepto aplicable es el anterior al nuevo sistema de seguridad social plasmado en la Ley 100 de 1993, es decir la Ley 12 de 1975, Ley 113 de 1985, Ley 71 de 1988 y el Decreto 1160 de 1989”; aparece con evidencia la falta de aplicación del artículo 54 del Decreto 1045 de 1978, vigente de igual manera para dicha época:

ART. 54.—De la compañera permanente.La calidad de compañera permanente de empleados públicos o trabajadores oficiales se acreditará siempre mediante dos declaraciones de terceros. No se admitirá la calidad de compañera permanente cuando se tenga el estado civil de casado, salvo en los casos de sentencias de separación de cuerpos.

La aplicación de esta norma hubiera conducido, en el supuesto fáctico aludido —vinculo matrimonial vigente a la muerte del causante— al efecto jurídico allí previsto de no admitir la calidad de compañera permanente de la demandante y en consecuencia a confirmar la determinación absolutoria del a quo.

En arreglo a lo visto cobra éxito el cargo.

En cuanto a los cargos tercero, de vía indirecta que denuncia error fáctico del tribunal al dar por probada la calidad de compañera permanente del pensionado y no dar por acreditada la ausencia de requisitos de la demandante para acceder a la sustitución pensional reclamada; y cuarto, dirigido a demostrar el alcance subsidiario de la impugnación; la Sala, por sustracción del objeto de estudio, se releva del examen de los mismos.

Se casará la sentencia.

En instancia, al establecer que la demandante, quien reclama la sustitución de la pensión, en condición de compañera permanente (fls. 3 y 4), del señor Ulpiano Villegas Campo reconocida a este mediante Resolución 778 de septiembre 29 de 1965 (fl. 36) por la Empresa Ferrocarriles Nacionales de Colombia; se encontraba unida, según registro civil (fl. 49 y vto.), en vínculo matrimonial con el señor Benjamín Berrío Bedoya; para el día 15 de diciembre de 1988, fecha, no discutida en el proceso, de la muerte del causante y que la anotación al dorso del mismo documento respecto a la separación de bienes y el divorcio aconteció el 13 de octubre de 1994, se establece que la actora no podía ser reputada como compañera permanente del pensionado y acceder a sustituirlo en el goce de la pensión referida.

En tal consideración y en conformidad con el artículo 54 del Decreto 1045 de 1978, al no admitirse la condición de compañera permanente de la actora en virtud al aludido nexo matrimonial, se confirmará, por las razones expuestas, la determinación del a quo, que absolvió al fondo demandado de todas y cada una de las pretensiones formuladas en la demanda.

Sin costas ante la prosperidad del recurso.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral de Descongestión del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, el 30 de junio de 2009, en el proceso seguido por Leticia Castañeda contra el Fondo Pasivo Social de la Empresa Ferrocarriles Nacionales de Colombia, en el que se integró a la señora Lucrecia Morales en calidad de litisconsorte. En instancia, se confirma en todas sus partes la determinación de la Juez Diecinueve Laboral del Circuito de Bogotá, que absolvió a la entidad demandada de todas y cada una de las pretensiones que le fueron formuladas.

Sin costas ante la prosperidad del recurso.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal».