Sentencia 4383 de octubre 20 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN CIVIL

SANCIÓN A BANCOS

POR CHEQUES IMPAGADOS SIN JUSTA CAUSA

EXTRACTOS: «Dispone el artículo 722 del Código de Comercio que “Cuando sin causa justa se niegue el librado a pagar un cheque o no haga el ofrecimiento de pago parcial prevenido en los artículos anteriores, pagará al librador, a título de sanción, una suma equivalente al 20% del importe del cheque o del saldo disponible, sin perjuicio de que dicho librador persiga por las vías comunes la indemnización de los daños que se le ocasionen” (se resalta).

La naturaleza sancionatoria que reviste ese precepto y los propios términos en que fue concebido, permiten concluir que basta el incumplimiento sin justa causa allí previsto por parte del librado, para que el girador adquiera el derecho a obtener el pago en el porcentaje expresado; pero, además, y dado el procedimiento indicado para cuantificar esa sanción, que ese derecho se circunscribe exclusivamente al monto que resulte de calcular dicho porcentaje sobre el importe del cheque o del saldo disponible, sin que sea permitido, por la limitación allí mismo impuesta, hacer extensiva esa condena a valores diferentes, que la naturaleza de la disposición no toleran.

Por ende, es desacertado interpretar el aludido precepto bajo el entendimiento de que la suma sancionatoria así obtenida es susceptible de ser adicionada por concepto de intereses o de corrección monetaria.

Es verdad que la doctrina de la Corte en punto al hecho notorio de la desvalorización monetaria ha abogado, en algunos casos concretos, por la necesidad de traer a valor presente las restituciones dinerarias a cargo de una de las partes en litigio. Con todo, es preciso recordar cómo ello ha sucedido generalmente en el campo de las prestaciones mutuas, en donde no obstante la Sala, justo es reconocerlo, también ha advertido sobre la grave injusticia que puede acarrear la práctica indiscriminada de proferir esa condena, descartándola de plano en aquellos eventos en los cuales es la propia ley la que establece precisos y delimitados derroteros que encausan el procedimiento que se debe seguir en orden a decretarla. Y si eso es lo que se ha dicho en aquel campo, con cuánta más razón es predicable en el caso del artículo 722 en referencia, no sólo por tener éste un carácter punitivo, sino porque esa norma no da margen a otras condenas diferentes, como lo sería la imposición de esa sanción en forma revalorizada.

De manera que, cuando invocando las consideraciones precedentes, el sentenciador ad quem confirmó la sentencia de primera instancia con la modificación de suprimir de ella la corrección monetaria impuesta por el a quo a cargo del banco librado y sancionado de conformidad con el artículo 722 del Código de Comercio, no cometió el error jurídico que la censura le atribuye».

(Sentencia de casación, octubre 20 de 1994. Expediente 4383. Magistrado Ponente: Dr. Nicolás Bechara Simancas).

__________________________________