Sentencia 44211 de febrero 13 de 2013

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Mauricio Burgos Ruiz

Rad.: 44211

Acta: 4

Bogotá D.C., trece de febrero de dos mil trece.

EXTRACTOS: «IV. Consideraciones de la Corte

La Corte procederá al estudio conjunto de estos dos cargos que se elevan contra el fallo del Tribunal, en atención a que se orientan por la misma vía, la directa, persiguen idéntico objetivo, y por así permitirlo el artículo 51 del Decreto 2651 de 1991, convertido en legislación permanente por el artículo 161 de la Ley 446 de 1998.

Se ha de señalar que en la Sentencia de esta Corporación de 20 de noviembre de 2007, radicado 32200, a que alude el recurrente, precisamente lo que se asentó fue que

“la indemnización moratoria, como lo ha dicho de manera reiterada esta Sala no es inexorable ni automática, sino que se debe examinar la conducta del empleador que omitió o retardó el pago de las acreencias laborales que la origina”.

Y no es cierto como lo afirma el impugnante que el tribunal hubiera condenado en este caso, exclusivamente por el alcance que le dio a dicho proveído, y que hubiera desatado la pretensión sustituyendo los argumentos propios de esta controversia con los allí expresados, entre otras razones, porque en aquella oportunidad se absolvió de la indemnización moratoria.

En ese mismo sentido se pronunció esta Sala de la Corte en sentencia de 7 de febrero de 2012, radicado 39529, al dar respuesta a una alegación similar dentro de un proceso adelantado contra la misma entidad de seguridad social. Precisó la corporación:

“... la censura no tiene éxito toda vez que se equivoca al indicar que el tribunal dio un alcance equivocado a la jurisprudencia de esta Sala de la Corte, pues ocurre que para confirmar la condena por indemnización moratoria, indicó que no era ‘de recibo para la Sala la inconformidad de la parte demandada’ (ISS), con fundamento en la sentencia del 20 de noviembre de 2007, Rad. 32200; resolución que no podía ser de otra forma, porque en esa oportunidad se absolvió al ISS de la referida moratoria, debido a ‘que en el proceso no existe prueba de los pronunciamientos judiciales en ese sentido, y además, es un hecho ajeno al proceso, porque ni fue afirmado en la demanda inicial ni aducido en la contestación de la demanda’. En esa medida, el ad quem no interpretó equivocadamente aquella decisión de la Corte”.

Ahora bien, admitiendo que el tribunal se hubiera apoyado en el nuevo criterio jurisprudencial sobre viabilidad de la condena a indemnización moratoria en procesos contra el Instituto, no significa que aquí hubiera impuesto dicha indemnización moratoria derivada de los solos efectos atribuidos a esas decisiones de la Corte, sino que entró a analizar si realmente en este caso, estaba probado que existían condenas precedentes a la fecha de terminación del contrato con el demandante y que a pesar de ese conocimiento continuó haciendo uso indebido de la contratación administrativa, y negándose a reconocer acreencias laborales. En efecto, halló el juzgador sobre la base de la sentencia de 20 de noviembre de 2002 de ese mismo tribunal, que tomó como elemento de prueba para esos efectos, que la entidad demandada era reincidente en su conducta de acudir a una contratación irregular de servicios para disfrazar verdaderas relaciones laborales, y que tenía conocimiento de las respectivas condenas, de donde derivó la mala fe de la actuación.

Lo anterior es indicativo de que el tribunal para deducir la mala fe, analizó la situación concreta del proceso y se sujetó a los elementos de juicio recaudados, lo que descarta que se hubieran traído las consideraciones de un proceso distinto para con base exclusivamente en ellas desatar aquí la pretensión de indemnización moratoria, por lo que no se configuran los yerros jurídicos que denuncia la acusación.

Por las razones anteriores, no prosperan los cargos.

Sin costas en el recurso extraordinario, por no haber sido causadas.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la sentencia de 16 de septiembre de 2009, proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cúcuta, en el proceso promovido por Álvaro Enrique Angarita Núñez contra el Instituto de Seguros Sociales.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal».