Sentencia 45366 de febrero 17 de 2010 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

SALA DE DECISIÓN EN TUTELA

Aprobado Acta 49

Magistrado Ponente:

Dr. Alfredo Gómez Quintero

Bogotá, D.C., diecisiete de febrero de dos mil diez.

EXTRACTOS: «Consideraciones

El mencionado fallo de tutela amparó a Fernando Fernández Celedón sus derechos al debido proceso e igualdad para acceder a cargos públicos, concretamente el derecho a ser designado por el Fiscal General de la República como fiscal local, en razón a haber aprobado el respectivo concurso y formar parte del correspondiente registro nacional de elegibles. Del mismo modo se impartió la orden de proveer por el sistema de carrera la totalidad de cargos previstos en las convocatorias 001 a 006 de 2007, otorgándosele para ello un plazo de quince (15) días hábiles, contados a partir de la notificación de la providencia, término respecto del cual el titular del mencionado organismo de investigación solicita se amplíe a seis (6) meses.

De otra parte, también depreca el petente que se aclaren los términos de algunas consideraciones de la providencia, concretamente lo que atañe a “que el registro definitivo de elegibles debe servir no solo para proveer los cargos que fueron ofertados en las respectivas convocatorias sino también para nombrar en todos los demás que existan en la planta”.

Pues bien, en relación con el alcance de las reseñadas consideraciones expresadas en la tutela materia de aclaración, quiere ser categórica la Sala para informarle al señor Fiscal que la Corte no emitió en ese sentido orden alguna, como perfectamente puede comprobarse con la lectura de la parte resolutiva del fallo. Lo allí escrito no tiene hasta este momento más que el carácter de obiter dicta, dado que ni la petición de amparo comportaba un alcance de tal naturaleza (porque por ejemplo el accionante formara parte de la lista de elegibles pero ubicado por fuera del rango de los convocados) ni la Corte podía impartir órdenes oficiosamente con esa dimensión.

Y es que, como bien se advierte en todos los fallos de tutela dictados por esta Sala, la orden al Fiscal General es concreta y perentoria, esto es, proceder en el plazo señalado “a culminar la aplicación del sistema de carrera en la Fiscalía General de la Nación, proveyendo los cargos a que se refieren las convocatorias 001-2007, 002-2007, 003-2007, 004-2007, 005-2007 y 006- 2007 con el registro de elegibles publicado mediante Acuerdo 007 del 24 de noviembre de 2008...”.

Un entendido distinto como el que se le ha querido dar, vale decir, más allá de su propia teleología, nunca se ha utilizado para expresar el pensamiento de la Sala en lo que han sido los tres pronunciamientos en ese sentido (cfr. rad. 45237, dic. 16/2009; rad. 45366, feb. 4/2010; rad. 46338, feb. 11/2010). Cosa bien distinta es que sobre el tema pueda o deba eventualmente pronunciarse la Sala en posterior ocasión.

Sencillamente lo que se consigna allí es la preocupación a futuro de la corporación respecto de una significativa cantidad de aspirantes a funcionarios y empleados que, no obstante haber aprobado el concurso y formar parte de la lista de elegibles, podrían quedar en provisionalidad, y contar así la Fiscalía dentro de un mismo rango o categoría de servidores con un cierto número de funcionarios inscritos en carrera y otro tanto en calidad provisional.

Ahora bien, en punto a la ampliación del plazo para el cumplimiento de la tutela debe igualmente la Sala ser categórica en cuanto señalar que la situación que en este momento enfrenta la Fiscalía ante la masiva sustitución de servidores en provisionalidad por aquellos de concurso, obedece en muy alto porcentaje al lento y sistemático incumplimiento de las órdenes impartidas desde el fallo T 40474 de marzo 9 de 2009(1), incluidas por lo menos diecinueve (19) sentencias(2), la gran mayoría de ellas desatendidas en la administración anterior, para dar cabal cumplimiento a las decisiones. Otro panorama se ofrecería hoy, pues no hay duda que el tiempo trascurrido desde la primera tutela -ya casi doce meses- habría sido suficiente para implementar el sistema.

Pero hay algo más: los eventuales traumatismos que pueda generar esta coyuntura de transición nunca pueden ser imputados a la Corte y en particular a esta Sala de tutelas, no solo porque tal situación es fruto directo de la implementación del instrumento de carrera (en las condiciones de retardo ya señaladas) sino además por el método utilizado por la Fiscalía para hacer efectiva la transición entre servidores provisionales y los de carrera, en cuyo intermedio “... fácilmente pueden pasar hasta 35 días entre la expedición del acto administrativo de nombramiento y el momento en que efectivamente esta persona asume su labor...”, conforme lo señala el propio Fiscal en su petición.

No ve razón la Corte para que tal como ocurre a diario cuando uno o muchos jueces deben reemplazar en carrera a sendos provisionales se presente esa solución de continuidad y la mal alegada parálisis en las actuaciones, porque bien puede la Fiscalía al expedir el acto haciendo cesar las funciones en provisionalidad, señalar allí mismo que los efectos solo se producen hasta cuando el designado por concurso tome efectiva posesión del cargo. En palabras sencillas: el provisional entrega en la misma fecha el cargo a quien debe reemplazarlo; así, ni siquiera un día de interrupción existirá entre una u otra actividad.

Así, de igual modo estima la Sala que no podrá acceder a la demandada prórroga en la forma tan amplia como se presentó, pues el tiempo trascurrido sin lograrse la completa materialización no es conforme se dijo atribuible ni a la Corte ni con exclusividad al procedimiento de implementación. Por eso, considera la Sala que un plazo de dos (2) meses resulta más que razonable para que dentro de él se complete la designación de los servidores por el sistema de méritos, contados aquéllos a partir del dieciocho (18) de los corrientes mes y año, de tal modo que la satisfacción de cargos correspondientes a las convocatorias inicialmente reseñadas se logre completamente a más tardar el diecinueve (19) de abril, debiendo el señor Fiscal General de la Nación rendir informe cada quince (15) a esta Sala acerca del cumplimiento estricto de la orden impartida en la sentencia de tutela.

La Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, en Sala de Decisión en Tutela, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

RESUELVE:

1. CONCEDER el plazo de dos (2) meses para que se complete la designación de los servidores por el sistema de méritos, contados a partir del dieciocho (18) de los corrientes mes y año, de tal modo que la satisfacción de cargos correspondientes a las convocatorias reseñadas se logre completamente a más tardar el diecinueve (19) de abril, debiendo el señor Fiscal General de la Nación rendir informe cada quince (15) a esta Sala acerca del cumplimiento estricto de la orden impartida en la sentencia de tutela.

2. Se ACLARA el alcance del fallo de tutela calendado a 4 de febrero de 2010, en los términos expuestos en la parte motiva del presente proveído.

3. Remítase la presente decisión a la Corte Constitucional para que haga parte del expediente correspondiente.

Notifíquese y cúmplase».

(1) Confirmada por la Corte Constitucional, en sede de revisión, mediante fallo T-843 de 2009.

(2) Tutela 40474 del 9 de marzo de 2009, Tutela 40902 del 19 de marzo de 2009, Tutela 41832 del 8 de mayo de 2009, Tutela 43048 del 9 de julio de 2009, Tutela 42588 del 18 de junio de 2009, Tutela 43144 del 29 de julio de 2009, Tutela 42746 del 29 de julio de 2009, Tutela 42693 del 29 de julio de 2009, Tutela 43275 del 5 de agosto de 2009, Tutela 43266 del 5 de agosto de 2009, Tutela 43142 del 5 de agosto de 2009, Tutela 43171 del 20 de agosto de 2009, Tutela 43867 del 17 de septiembre de 2009, Tutela 44797 del 2 de diciembre de 2009, Tutela 45311 del 2 de diciembre de 2009, Tutela 45028 del 10 de diciembre de 2009, Tutela 45234del 16 de diciembre de 2009, Tutela 45366 del 4 de febrero de 2010 y Tutela 46338 del 11 de febrero de 2010.