Sentencia 46414 de marzo 5 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Magistrada Ponente:

Dra. Clara Cecilia Dueñas Quevedo

SL3270-2014

Rad.: 46414

Acta 7

Bogotá, D.C., cinco de marzo de dos mil catorce.

EXTRACTOS: “V. El recurso de casación

Interpuesto por la entidad demandada, concedido por el tribunal y admitido por esta Sala, se procede a resolver, previo estudio de la demanda de casación y su réplica.

Pretende la censura que la Corte case la sentencia recurrida y en sede de instancia, “revocarse las proferidas el 13 de julio y el 1º de septiembre de 2009 por el Juzgado Séptimo Laboral del Circuito de Bogotá y, en su lugar, absolverse al Instituto de Seguros Sociales de lo pretendido por Héctor Ángel Cifuentes Palacios en la demanda con la que comenzó el proceso (...).

Con tal fin presentó tres cargos, de los cuales y teniendo en cuenta que el primero está llamado a la prosperidad, la Sala limitará su estudio a éste, en tanto los otros dos, buscan idéntica finalidad.

VI. Primer cargo

Acusó la sentencia recurrida de violar la ley sustancial por interpretación errónea del artículo 141 de la Ley 100 de 1993.

Para la demostración de la acusación, el recurrente argumenta que no existió retardo en el reconocimiento de la pensión y, por tal razón, “la única mora a la que se refiere el fallo es a la de “los reajustes de la pensión” que “no fueron reconocidos oportunamente”. Agrega que la jurisprudencia ha interpretado que “cuando se ha reconocido la pensión de manera oportuna pero se ordena con posterioridad un reajuste, no es procedente condenar a los intereses de mora por razón de la demora que pueda haber en el pago del reajuste efectuado de la mesada pensional.

VII. La réplica

El promotor del proceso señaló que la acusación no puede tener éxito, en la medida que el cargo carece de sustentación jurídica. De otro lado, aduce que el artículo 141 de la Ley 100 de 1993 debe aplicarse, pues se trata de un derecho pensional reconocido al amparo de la precitada Ley, amén que hubo un retraso en el pago de las mesadas pensionales por parte del ISS, “toda vez que pagar una mesada pensional por un valor inferior al que corresponde, es tanto como no pagarla, pues lo cierto es que en la parte impaga se presenta una tardanza que debe ser sancionada por el ordenamiento jurídico (...)”.

VIII. Se considera

La controversia jurídica se contrae a determinar si los intereses moratorios del artículo 141 de la Ley 100 de 1993, se causan en los eventos de pago de diferencias pensionales originadas en reajustes o reliquidaciones.

Al respecto, el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, prescribe:

ART. 141.—A partir del 1º de enero de 1994, en caso de mora en el pago de las mesadas pensionales de que trata esta ley, la entidad correspondiente reconocerá y pagará al pensionado, además de la obligación a su cargo y sobre el importe de ella, la tasa máxima de interés moratorio vigente en el momento en que se efectúe el pago.

Con fundamento en la citada norma, la jurisprudencia mayoritaria de la Sala de Casación Laboral ha señalado que los intereses moratorios proceden frente al retardo en el pago de las mesadas, más no en las diferencias pensionales originadas en reajustes.

En efecto, esta corporación en sentencia CSJ SL, 21 feb. 2012, rad. 44793, en la que se reiteró la CSJ SL, 3 sep. 2003, rad. 21027, dijo:

Por el contrario, no proceden los intereses moratorios del artículo 141 de la Ley 100 de 1993, pues de conformidad con el texto de esta disposición ellos deben reconocerse en los eventos de retardo en el pago de las mesadas, pero no cuando se trate de diferencias pensionales derivadas de reajustes, o de reliquidaciones, como es aquí el caso.

En sentencia de 3 de septiembre de 2003, rad. 21027, anotó esta Sala en criterio que ha permanecido invariable:

“Además, ha sostenido esta corporación que los intereses moratorios ‘...sólo proceden en el caso que haya mora en el pago de las mesadas pensionales, pero no cuando, como en este asunto ocurre, lo que se presenta es un reajuste a las mismas por reconocimiento judicial’ (Rad. 13717 - jun. 30/2000), argumento este plenamente aplicable a este caso, pues la condena consistió en “los reajustes pensionales causados por su liquidación equivocada, actualizados anualmente a partir del 1º de enero de 1998, atendiendo el IPC certificado por el DANE para el año inmediatamente anterior”.

Lo anterior es suficiente para concluir que el tribunal cometió el yerro jurídico endilgado al darle una inteligencia que no corresponde al artículo 141 de la Ley 100 de 1993 y condenar a la administradora demandada al pago de los intereses moratorios sobre las diferencias pensionales originadas en los reajustes efectuados mediante resoluciones 7148 y 48491, del 4 de marzo de 2005 y 14 de octubre de 2008, respectivamente, toda vez que, como lo ha sostenido esta corporación, la norma aludida aplica frente al retardo en la cancelación de la pensión, más no cuando su reconocimiento se da de forma parcial. Por tanto, habrá de casarse la sentencia recurrida en tal sentido.

Dado que la acusación tuvo éxito, no hay lugar a las costas en el recurso extraordinario.

IX. Sentencia de instancia

Como consideraciones de instancia, a más de las expresadas en precedencia, recuerda la Corte que los intereses moratorios previstos en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, solamente comienzan a causarse a partir del vencimiento del plazo máximo de 4 meses a que se refiere el artículo 9º de la Ley 797 de 2003, contados desde la fecha de solicitud de la pensión, sin que la administradora de pensiones se pronuncie al respecto y proceda con el pago de la prestación. En tal sentido, en fallo del 16 de octubre de 2012 (rad. 42.826), la Sala rememoró:

Asimismo, es de resaltar, que sólo es dable hablar de retardo una vez el asegurado que se considera con derecho al reconocimiento de la pensión de vejez, realiza la respectiva solicitud de reconocimiento, que es cuando en verdad la entidad ha debido proceder a su pago (...).

Además, es menester señalar, que esta Sala ha sostenido que los intereses moratorios consagrados en el artículo 141 de la Ley 100 de 1993, solamente se causan a partir del plazo máximo de 4 meses a que se refiere el artículo 9º de la Ley 797 de 2003, esto es, desde el momento en que, vencido el término de gracia que tienen los fondos de pensiones para resolver la solicitud de pensión y proceder a su pago, no lo hacen.

En el sub examine, el actor adquirió su status pensional el 5 de mayo de 2003, sin embargo, solamente hasta el 26 de mayo de la misma anualidad elevó la solicitud al Instituto demandado. En tal sentido, es a partir de esta última fecha que deben contabilizarse los 4 meses de gracia que tenía la administradora de pensiones para resolver la petición pensional y proceder con su pago.

En este orden, los intereses moratorios corren desde el 27 de septiembre de 2003 hasta el 1º de enero de 2004, toda vez que al día siguiente de esta última fecha inició el pago de la prestación periódica al demandante según se lee en la Resolución 28143 de 2003.

En lo concerniente al quantum de los intereses moratorios, debe tenerse presente lo siguiente:

i) Los intereses moratorios causados desde el 27 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2003, se deben cuantificar sobre el monto de la mesada pensional debida al actor para el año 2003, esto es, la suma de $3.940.905, tal y como se extrae de la Resolución 48491 del 14 de octubre de 2008, que fue la que en últimas determinó correctamente el monto de la mesada pensional del actor. La operación anterior nos arroja un valor de $309.024,39, suma que indexada al presente año asciende a $459.225,55.

ii) Los intereses moratorios causados el primer día del mes de enero del año 2004, se deben liquidar sobre el valor de la mesada pensional debida para ese año, esto es, $4.196.670. Esta operación nos arroja un valor de $3.439,52, suma que actualizada a valor presente corresponde a $5.111,30.

Así las cosas, se modificará el fallo de primer grado en el sentido de que el Instituto de Seguros Sociales, hoy Colpensiones, debe reconocer y pagar al actor los intereses moratorios causados entre el 27 de septiembre de 2003 y el 1º de enero de 2004, por valor de $464.336,85.

Costas en la primera y segunda instancia a cargo de la entidad demandada.

En mérito de lo expuesto la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando Justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley, CASA la sentencia proferida el 30 de octubre de 2009, por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá D.C., en el proceso adelantado por Héctor Ángel Cifuentes Palacios contra el Instituto de Seguros Sociales, hoy Colpensiones

En sede de instancia,

RESUELVE:

1. Modificar el numeral primero de la decisión dictada por el Juzgado Séptimo Laboral del Circuito de Bogotá, en el sentido de que el Instituto de Seguros Sociales, hoy Colpensiones, debe reconocer y pagar al actor los intereses moratorios causados entre el 27 de septiembre de 2003 y el 1º de enero de 2004, por valor de $464.336,85.

2. Costas como se indicó en la parte motiva.

Cópiese, notifíquese, publíquese y devuélvase el expediente al tribunal de origen».