Sentencia 468 de junio 29 de 2000 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN B

BUENA CONDUCTA COMO REQUISITO DE LA PENSIÓN GRACIA

DEBIÓ OBSERVARSE DURANTE TODO EL DESEMPEÑO DE LA DOCENCIA

EXTRACTOS: «El acto acusado en el sub-exámine lo constituyen las resoluciones 03321 del 21 de abril de 1995, proferida por la subdirección general de la Caja Nacional de Previsión, mediante la cual se negó la pensión de jubilación solicitada por el actor; igualmente la nulidad de la Resolución 012800 del 8 de noviembre de 1995, originaria de la entidad demandada, mediante la cual se desató el recurso de reposición interpuesto contra la Resolución 03321, confirmándola en todas sus partes. Así mismo, la nulidad de la Resolución 02433 del 8 de octubre de 1996, originaria de la entidad demandada, mediante la cual se desató el recurso de apelación interpuesto contra la Resolución 03321, en cuanto que por ella se confirmó en todas sus partes.

Efectivamente, mediante la resolución enjuiciada, la subdirectora de prestaciones económicas de la Caja Nacional de Previsión (fls. 33-35), negó el reconocimiento y pago de la pensión de jubilación solicitada por Humberto Leoncio Vaca Vaca, como quiera que mediante Decreto 101 de 25 de febrero de 1970 se ordenó la suspensión provisional del actor, por 90 días, de la dirección en la escuela urbana por observar mala conducta.

Lo que se discute en este proceso se circunscribe a establecer si el actor a pesar de haber sido suspendido en el ejercicio de sus funciones por 90 días por mala conducta, tiene derecho al beneficio de la pensión gracia.

De conformidad con el artículo 4º de la Ley 114 de 1913 para gozar de la gracia de la pensión será preciso que el interesado compruebe: “4. Que observe buena conducta”.

La buena conducta a la que se refiere la norma en comento hace relación a todo el tiempo de desempeño en la docencia, puesto que se trata de un estímulo a los educadores, entre otras razones por su buen comportamiento y dedicación.

Por su naturaleza, el sentido de la norma es premiar a quienes han tenido durante el desempeño de sus funciones como docente una conducta intachable.

Por lo demás, no es viable la aplicación del artículo 7º del Decreto 2480 de 1986, que se refiere a la caducidad de la acción disciplinaria y a la prescripción de la sanción impuesta al docente, puesto que la norma no contempla la situación especialísima de la pensión gracia.

En este orden de ideas, fuerza concluir que como el actor fue suspendido por 90 días por mala conducta, es evidente que no tiene derecho al otorgamiento de la pensión gracia puesto que no se reúne uno de los requisitos de que trata el artículo 4º de la Ley 114 de 1913».

(Sentencia de junio 29 de 2000. Expediente 16858-468-2000. Consejero Ponente: Dr. Carlos A. Orjuela Góngora).

___________________________________