Sentencia 4720 de noviembre 6 de 2003 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA - SUBSECCIÓN A

ABANDONO INJUSTIFICADO DEL CARGO

SE ADELANTA PROCESO DISCIPLINARIO PARA EL RETIRO DEL SERVICIO

EXTRACTOS: «El Consejo de Estado venía sosteniendo de tiempo atrás que la vacancia del cargo por abandono era una de las formas autónomas establecidas en la ley para la cesación de funciones o retiro del servicio público, sin que para ello fuera necesario el adelantamiento de proceso disciplinario alguno. Tal situación acontecía, entre otras, cuando el empleado público no concurría, sin justa causa, a sus labores normales de trabajo. Así lo disponían, por ejemplo, los artículos 25 del Decreto 2400 de 1968, 1º del Decreto 3074 de 1968 y 126 del Decreto 1950 de 1973. Y en el caso de los docentes, el artículo 47 del Decreto 2277 de 1979.

Acto de desvinculación que era expedido una vez comprobado cualesquiera de los hechos descritos en la norma legal, es decir, bastaba simplemente el abandono del cargo por parte de su titular y la ausencia de una justa causa para que la autoridad competente procediera a retirarlo definitivamente del servicio. Tal decisión no era considerada como una sanción o pena.

A partir de la expedición del Código Único Disciplinario (L. 200/95, jul. 28/95) “el abandono injustificado del cargo o del servicio” es considerado claramente por el legislador como una falta disciplinaria gravísima. Así se consagró en el numeral 8º del artículo 25 de la citada ley(*).

Significa entonces que cuando el servidor público docente no reasume sus funciones dentro de los tres días siguientes al vencimiento de una licencia, comisión o vacaciones reglamentarias; o deje de concurrir al trabajo por 3 días consecutivos; o no concurre al trabajo antes de serle concedida autorización para separarse del servicio o en caso de renuncia antes de vencerse el plazo establecido en el artículo 47 del Decreto 2277 de 1979; o no asume el cargo dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a la fecha en que se le comunicó el traslado; las autoridades estarán obligadas a adelantar un proceso disciplinario con el fin de garantizar el debido proceso y el derecho de audiencia y defensa, conforme a las leyes sustantivas y procesales preexistentes a la falta cometida, en los términos establecidos en los artículos 29 de la Constitución Política.

Como lo advirtió claramente el tribunal administrativo, en el caso de los empleados docentes, les son aplicables las normas sustantivas contenidas en el Decreto-Ley 2277 de 1979 y en el Decreto 2480 de 1986, por disposición expresa del artículo 2º del Decreto 1726 de 1995.

De esa manera, puede concluirse que los presupuestos legales consagrados en las disposiciones arriba citadas fueron modificados a partir, como se dijo, de la expedición de la Ley 200 de 1995. Deja de ser entonces el abandono del cargo una causal autónoma de retiro del servicio para convertirse en una verdadera falta disciplinaria.

(Sentencia de 6 de noviembre de 2003. Expediente 4720-01. Consejero Ponente: Dr. Alberto Arango Mantilla).

(*) El Código Disciplinario vigente (Ley 734 de 2002) considera falta gravísima “el abandono injustificado del cargo, función o servicio”, en el numeral 55 de su artículo 48 (N. del D.).

_______________________________