Sentencia 4815 de octubre 8 de 1993 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

CORRECCION DE LA NOTIFICACION

RESTITUCION DE TERMINOS

EXTRACTOS: «Según se expuso en el resumen de los antecedentes administrativos, está claro que la sociedad radicó la declaración de renta correspondiente al año gravable 1980, el 13 de abril de 1981 y que la notificación de la liquidación de revisión se surtió en debida forma el 15 de julio de 1988, esto es, siete años después.

A folios 34 y siguientes del cuaderno de antecedentes obra la carta del 11 de marzo de 1988 del gerente de la sociedad dirigida a la Administración de Impuestos relativa a la “solicitud de restitución de términos y notificación correcta” de la liquidación de revisión de julio 13 de 1983 en la cual, de conformidad con el artículo 99 de la Ley 9ª de 1983 pide corregir el error de haber enviado la liquidación a una dirección que jamás había sido informada lo cual se estableció fácilmente al comparar la indicada por la sociedad y anteriormente utilizada por la misma administración de la calle 30-A y la puesta en la liquidación que fue de la carrera 30-A de la ciudad de Bogotá.

En atención a la anterior solicitud, la división de liquidación mediante oficio del 15 de julio de 1988 accedió y al afecto produjo una nueva notificación a la dirección correcta y advirtió que durante el lapso comprendido entre la fecha en la cual se practicó la liquidación y la de la corrección “no correrán términos para la administración tributaria ni para el contribuyente”, o sea, entre el 13 de julio de 1983 al 15 de julio de 1988 y por otra parte dijo que “se restituyen los términos para efectos de interponer los recursos a que haya lugar, así como los plazos para cancelar el impuesto correspondiente” con cita de varias disposiciones legales entre ellas el artículo 99 de la Ley 9ª de 1983.

Con base en la anterior restitución de términos para interponer recursos, la sociedad con escrito presentado por su representante legal interpuso el recurso de reconsideración el día 5 de agosto de 1988 en el cual el único motivo alegado fue el de la nulidad de la liquidación por haberse notificado fuera del término de los dos años previstos en las diversas normas que regulan este procedimiento. No planteó ningún aspecto de fondo respecto a las bases gravables, sistema de liquidación etc.

Esta que fue la actuación básica de la administración, y que no accedió a modificar mediante la Resolución 309 de junio 9 de 1989, es la que ha sido sometida a controversia ante esta jurisdicción.

La Sala reitera la jurisprudencia invocada por la entidad apelante en el sentido de que la utilización por parte del contribuyente del sistema consagrado en el artículo 99 de la Ley 9ª de 1983 implica la posibilidad de presentar recurso contra el acto de liquidación por todos los motivos y causales que le permitan las pruebas y antecedentes aducir en defensa de sus derechos, a excepción de alegar la nulidad de la liquidación por extemporaneidad en su notificación, porque la producida a petición del mismo contribuyente, con aceptación de la entidad oficial de haber incurrido en un error en la dirección, tiene como consecuencia según el texto legal la de restituir los términos tanto para la administración como para el contribuyente. Debe observarse que se trata de una excepción fundada en un hecho que debe estar previamente comprobado y además, aceptado por la administración, como es el del error cometido en la primera notificación.

Esta restitución de términos formulada, se repite, a petición del mismo contribuyente, constituye la esencia de dicha disposición legal en salvaguardia del derecho de defensa del contribuyente y con un costo para la administración, consistente en la restitución de los plazos para cancelar el impuesto correspondiente, lo que implica la no causación de interés durante ese lapso. De aceptar la tesis sostenida por el demandante, el citado artículo 99 carecería de razón si de todas maneras la notificación autorizada especial y excepcionalmente por tal norma, pudiera calificarse de extemporánea.

No resulta aplicable en el caso que se atiende, lo expuesto en algunas providencias invocadas por el actor porque correspondieron a hechos distintos, especialmente en cuanto a que la segunda notificación no se hizo a solicitud de parte con invocación del sistema del artículo 99, sino de oficio por parte de la administración, en ocasiones sin demostrar el aviso público a que obligaba la ley en cierta época sobre las liquidaciones y requerimientos que habían sido devueltos por el correo.

Con base en lo anteriormente expuesto, la Sala deberá revocar la sentencia del a quo y denegar las pretensiones de la demanda que deben circunscribirse al tema de la nulidad por extemporaneidad en la notificación ya que éste fue el único punto planteado en la etapa gubernativa».

(Sentencia de octubre 8 de 1993. Expediente 4815. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

__________________________________