SENTENCIA 484 DE ENERO 17 DE 1991

 

PRESUPUESTO MUNICIPAL

PARA EFECTOS DE LA COMPETENCIA EN MATERIA ELECTORAL

EXTRACTOS: «Los artículos 131 y 132 del CCA, al otorgar competencia a los tribunales administrativos seccionales para conocer de los procesos electorales del orden municipal, ordena tener en cuenta, para determinar si se conoce de ellos en única o en primera instancia, el “presupuesto anual ordinario” del municipio no capital de departamento, y la palabra “ordinario” le ha servido de argumento al tercero-recurrente para sostener que ese “presupuesto anual ordinario” a que se refiere el legislador, en cuanto hace relación al denominado “presupuesto de ingresos” está constituido tan solo por los ingresos “corrientes”, los “tributarios” y los “no tributarios” (tasas, derechos, rentas ocasionales, rentas contractuales, participaciones, aportes y auxilios), es decir, que dentro de la noción o concepto no cabrían las denominadas “transferencias” del sector descentralizado al municipio o los de la Nación o el departamento al mismo.

En otras palabras, según el apelante, para determinar la competencia de los tribunales administrativos, en materia electoral, debe tenerse en cuenta el presupuesto anual ordinario, el cual se integra tan solo con los ingresos corrientes, que se clasifican en tributarios (impuestos directos e indirectos), los no tributarios (tasas, multas, rentas contractuales, participaciones, aportes y auxilios), e ingresos compensados diferentes a los de las denominadas transferencias de la Nación, por ejemplo, como los de impuesto al valor agregado (IVA), o provenientes del sector descentralizado cuando la actividad de sus entes produce superávit o utilidad.

Este criterio es equivocado y no puede ser compartido por la Sala, por cuanto, de un lado, un “presupuesto” es el cálculo de las rentas probables que se recibirán y de las sumas que deben gastarse durante determinada vigencia o período, o como lo expresa Paul Leroy-Beaulieu en su tratado de “Ciencia de las Finanzas”, “un estado en que se prevén los ingresos y gastos durante un determinado período, un cuadro que avalúa y compara los gastos que deben satisfacerse y los ingresos que han de percibirse”, rentas o ingresos que pueden provenir de diversos o diferentes conceptos: impuestos, directos e indirectos, tasas, multas, rentas contractuales, participaciones, auxilios y aportes, transferencias, etc., como bien lo señala la Ley 38 de 1989 (estatuto reorgánico del presupuesto general de la Nación), en sus artículos 19 y sig., principios que debe seguir las entidades territoriales en la expedición de sus códigos fiscales o estatutos presupuestales (art. 94 ib.), y, por cuanto, de otro lado, a diferencia de lo que acontece en otras disposiciones, como, por ejemplo, en el artículo 5° de la Constitución Política al señalar los requisitos para la creación de nuevos departamentos del país, en el Código Contencioso Administrativo al hablarse del presupuesto anual ordinario, no se dice expresamente que ese presupuesto anual ordinario que se debe establecer y probar en juicio para determinar la competencia de los tribunales administrativos en materia electoral, es o sea equis millones de pesos de renta anual, sin computar en esa suma las transferencias que reciba el municipio.

En consecuencia, la Sala considera que está debidamente acreditado en juicio el monto del presupuesto anual ordinario del municipio de Cajamarca para el período 1990, y, por ello, el cargo no está llamado a prosperar».

(Sentencia de enero 17 de 1990. Expediente 0484. Consejero Ponente: Dr. Miguel González Rodríguez).

________________________________________