Sentencia 4939 de diciembre 13 de 1993 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

SANCION POR EXTEMPORANEIDAD

CUANDO NO RESULTA IMPUESTO A CARGO

EXTRACTOS: «La controversia planteada en este proceso consiste en si la base para cuantificar la sanción por extemporaneidad en declaraciones de impuesto a las ventas se debe determinar con fundamento en los ingresos brutos declarados por el período, porque no registraba impuesto a cargo de la sociedad, como sostiene la administración, o si por el contrario aquella se debe calcular sobre el impuesto resultante de aplicar la tarifa a la base gravable como lo determina el artículo 484 del estatuto tributario. O sea, sin tener en cuenta los impuestos descontables, como alega la sociedad.

La Sala está de acuerdo con la decisión del tribunal que también comparte el Ministerio Público. La sanción por extemporaneidad en la presentación de la declaración tributaria del impuesto a las ventas, se debe liquidar teniendo como base los ingresos brutos percibidos por el declarante en el período objeto de declaración, cuando en el denuncio no resulte “impuesto a cargo” (artículo 641, E.T.).

En el impuesto sobre las ventas para los responsables del régimen común, esta noción de “impuesto a cargo” es lo que resulta de “la diferencia entre el impuesto generado por las operaciones gravadas y los impuestos descontables legalmente autorizados” según lo expresa claramente el artículo 483 del estatuto tributario. Los impuestos descontables constituyen un factor integrante del gravamen puesto que corresponden a la mecánica del sistema del valor agregado adoptado por nuestra legislación y conforme al cual en cada proceso de la producción o de la comercialización se descuenta el impuesto ya pagado en la fase anterior a dicho proceso.

Por ello, la cuenta mayor o de balance a que obliga el artículo 509 del estatuto tributario (artículo 41 Decreto 3541/83) y que la misma ley denomina impuesto a las ventas por pagar, se mueve en el haber con los impuestos generados y en el debe con los impuestos descontables. Los impuestos descontables no pueden mirarse con la misma óptica de los derechos particulares que admiten renuncia (y en el caso que se resuelve no la hubo).

La sociedad responsable en la declaración tributaria correspondiente al VI bimestre 1988, en el renglón Nº 7 (saldo a pagar por el período) anotó como resultante la cantidad cero. En consecuencia la base para cuantificar la sanción de acuerdo a las normas en cita, estaba constituida por los ingresos brutos denunciados por el período.

Vale la pena observar que la sociedad no se liquidó sanción alguna en el formulario presentado extemporáneamente, ni siquiera la que posteriormente alegó que le correspondía.

No resultan válidos los argumentos traídos por la demandante, ni pertinente al caso, la sentencia del 3 de agosto de 1992, expedida por la corporación con ponencia del Dr. Guillermo Chahín Lizcano, en el proceso Nº 2612, actor: departamento del Cauca, que aquella invoca como respaldo de su pretensión, porque ésta fue proferida para resolver sobre la demanda instaurada por el período fiscal del gravamen sobre las ven-tas, abril 1º a diciembre 31 de 1984, cuando aún estaba vigente el artículo 56 del Decreto 3541 de 1984 y los artículos 1º del Decreto 570 y 4º del Decreto 1813 del mismo año, reglamentarios del primer estatuto. Esto es, cuando aún no había sido promulgado el Decreto 2503 de 1987, que reguló nuevos parámetros para el régimen de sanciones, incluida la de extempo-raneidad en el artículo 36, sustituyendo así al Decreto 3541 de 1983 en esta materia.

De otra parte, la sentencia en mención aun cuando cuestiona la base para la determinación de la sanción por extemporaneidad, aquella es distinta a la que en esta oportunidad se critica, amén de que en el mismo fallo se ratifica que el retardo en el cumplimiento del deber formal debe sancionarse tomando como base del cálcu-lo “el impuesto neto de ventas renglón 23 el cual resulta de la diferencia entre el impuesto liquidado menos los impuestos descontables renglones 16 y 22 respectivamente” (subraya la Sala).

En consecuencia el análisis anterior permite concluir que la administración al cuantificar la sanción, lo hizo en ejercicio de sus funciones y dentro de las prevenciones de la ley».

(Sentencia de diciembre 13 de 1993. Expediente 4939. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

__________________________________