Sentencia 4950 de abril 14 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA.

Ref.: Rad. 4950

Consejera Ponente:

Consuelo Sarria Olcos

Actor: Asociación Bancaria de Colombia.

Santafé de Bogotá, D.C., abril catorce de mil novecientos noventa y cuatro.

Fallo

Nulidad y suspensión provisional de algunos apartes del numeral 1º de la Circular Externa 7 de 12 de febrero de 1993 y de la Carta Circular 18 de 3 de marzo de 1993, expedidas por la Superintendencia Bancaria.

Procede la Sala a resolver la acción de nulidad ejercida mediante apoderado por la Asociación Bancaria de Colombia, contra algunos apartes, del numeral 1º de la Circular Externa 007 de 12 de febrero de 1993 y de la Carta Circular 18 de 3 de marzo de 1993, expedidas por la Superintendencia Bancaria.

El acto demandado

Se solicita que se declare la nulidad de:

1. “Las expresiones que se presentan subrayadas del numeral 1º de la Circular Externa 007 de 18 (sic) de febrero de 1993 expedida por la Superintendencia Bancaria mediante la cual se determinan los códigos de los ingresos operacionales que integran la base gravable del impuesto de industria y comercio de las entidades del sector financiero:

“1. Información a reportar

“De conformidad con lo establecido en los artículos 42 y 46 de la Ley 14 de 1983 y en los artículos 207 y 212 del Decreto 1333 de 1986, los destinatarios de la presente circular deberán remitir a la Superintendencia Bancaria —División de Estadística— para cada municipio donde se tengan oficinas abiertas al público (incluyendo aquellos municipios en los cuales los concejos municipales hayan establecido exenciones para el pago del impuesto), el número de oficinas que tiene la entidad en ese municipio y el valor acumulado, para el año correspondiente, de las cuentas que a continuación se relacionan:

“1.1. (sic) Corporaciones financieras

Las corporaciones financieras deberán reportar en moneda total (moneda legal + moneda extranjera) las siguientes cuentas:

CuentaObservación
CódigoDescripción
4105Intereses
4115Comisiones y/o honorarios
413505Posición propia
413510Certificados de cambio
4195Diversos
410599Ajuste por inflación
11599Ajuste por inflación
419599Ajuste por inflación

Con los valores reportados para cada una de las cuentas anteriores, para cada municipio la Superintendencia Bancaria calculará la base gravable de la siguiente manera:

Base gravable = 4105 + 4115 + 413505

413510 + 4195 - (410599 + 411599 + 419599).

2. “Los apartes que a continuación se transcriben pertenecientes a la Carta Circular 18 de marzo 3 de 1993 expedida por la Superintendencia Bancaria por la cual se precisan las consideraciones que inspiran la Circular Externa 7 de 1993:

“2. El ingreso por ajuste en cambios que se registra en los códigos 413505 y 413510 del PUC, de acuerdo con las reglas establecidas en las normas legales que regulan la materia, forma parte de la base gravable. No se trata, por lo tanto, de un ingreso no gravado anteriormente, que por la aplicación de los ajustes por inflación, se haya convertido en gravable, como sí ocurriría si se hubiera incluido el ingreso por corrección monetaria - PAAG. Por lo tanto, en la medida en que el ingreso por ajuste de cambios se realice, se genera el impuesto de industria y comercio correspondiente, siendo del caso reiterar que tal ingreso es gravable desde la expedición de la Ley 14 de 1983.

“Antes de la expedición del régimen de ajustes integrales por inflación la diferencia en cambio se llevaba al patrimonio y el ingreso derivado de ella se producía cuando se enajenaban efectivamente las divisas. La modificación que se produjo consistió en que se cambió la regla contable de causación de este ingreso, determinándose que las variaciones en la tasa de cambio se reflejarán desde un principio en el estado de resultados. El hecho gravable, desde la óptica del impuesto de industria y comercio, se mantiene inalterado y, por tanto, no resultaría procedente la exclusión que al respecto ha sido solicitada.

“Por otra parte, teniendo en cuenta que el impuesto en comento grava los ingresos brutos de los contribuyentes, la excepción consagrada en el inciso 3º del artículo 1º del Decreto 2075 de 1992, de no incluir el efecto de los ajustes, hace referencia exclusivamente al incremento de que son objeto estos ingresos por razón del ajuste mensual por el PAAG. Conviene aclarar, sin embargo, que en la actualidad, de acuerdo con lo instruido en el plan único de cuentas, tales conceptos no están siendo ajustados por el PAAG (las subrayas son del texto)”.

Consideraciones de la Sala

El asunto fundamental de la demanda no es otro que el determinar si efectivamente la Superintendencia Bancaria al expedir la Circular 7 del 18 de febrero de 1993 mediante la cual determinó con base en el plan único de cuentas, PUC, los códigos de ingresos operacionales que conforman la base gravable del impuesto de industria y comercio de las entidades del sector financiero, al utilizar las expresiones acusadas la modificó para incrementarla, incurriendo en violación del ordenamiento superior, que debía observar, contenido en los artículos 207 y 212 del Decreto-Ley 1333 de 1986, 330 del estatuto tributario; 12 y 26 del Decreto Reglamentario 2912 de 1991 y 1º inciso final del Decreto Reglamentario 2075 de 1992.

Y si así mismo incurrió en similar transgresión al expedir la Carta Circular 18 de marzo 3 de 1993, numeral 2º por el cual se precisan las consideraciones que inspiran la Circular Externa 7 de 1993.

Es importante precisar que:

1. Aun cuando con posterioridad a la presentación de la demanda la Superintendencia Bancaria expidió

la Circular 68 del 20 de octubre de 1993, para modificar la Circular Externa 07 de 1993 y la Circular 37 de junio 11 de 1993, que a su vez modificó la primera en lo concerniente a la información de las sociedades de arrendamiento financiero, para efectos del impuesto de industria y comercio, subnumeral 1.7, no modificó el aspecto relacionado con los reportes que para el mismo efecto impositivo debían presentar las corporaciones financieras, exigido en el acápite 1.2 de la Circular Externa 7 de 1993.

2. La utilización para efectos contables del plan único de cuentas, PUC, así como las normas reglamentarias sobre la contabilidad mercantil no pueden modificar las leyes que determinan los elementos de la obligación tributaria y menos aún modificar la base gravable o imponible, y por ello la legislación aplicable al caso de autos y concretamente, el artículo 96 del Decreto Reglamentario 2160 de 1986, expedido por el Presidente de la República con fundamento en los artículos 50 y 2035 del Código de Comercio establecía que:

Especialidad de normas fiscales

Las normas aquí previstas se aplicarán, en todo caso, sin perjuicio de lo dispuesto en las normas tributarias y sus reglamentos”.

“Para fines fiscales, cuando se presenta incompatibilidad entre las presentes disposiciones y las de carácter tributario, preferirán estas últimas”.

Así mismo, el Decreto Reglamentario 1798 de agosto 6 de 1990, mediante el cual se dictaron normas sobre libros de comercio, y especialmente la obligación de ajustar la contabilidad al plan único de cuentas, PUC, (arts. 18 y 34), precisaba en su artículo 35 como una consecuencia de la jerarquización de las normas en el sistema jurídico colombiano que:

“ART. 35.—Prevalencia de normas especiales. Las normas aquí previstas se aplicarán, en todo caso, sin perjuicio de lo dispuesto en normas especiales.

“Para los fines fiscales, cuando se presente incompatibilidad entre las presentes disposiciones y las de carácter tributario, preferirán estas últimas”.

Adicionalmente el Decreto 2912 de diciembre 30 de 1991 precisa en sus artículos 1º y 2º la aplicación y objetivo del sistema de ajustes integrales por inflación, “para efectos contables”, de conformidad con los artículos 1º y 2º del Decreto Extraordinario 2687 de 1988, que:

“ART. 1º—Aplicación y objetivo del sistema de ajustes integrales por inflación para efectos contables. “A partir del 1º de enero de 1992, el sistema de ajustes integrales por inflación será aplicado para efectos contables, de conformidad con lo previsto en las normas legales vigentes y en el presente decreto.

“El sistema de ajustes por inflación para efectos contables, se basa y aplica sobre las cifras y valores que deban figurar en la contabilidad de acuerdo con la técnica contable; pero no habrá lugar a la expresión inicial de las partidas por el efecto de la inflación ocurrida hasta el 31 de diciembre de 1991”.

“ART. 2º—Efectos contables. “El sistema de ajustes integrales por inflación produce efectos para la determinación del valor de los activos, los pasivos, el patrimonio, los resultados y las cuentas de orden, de las personas, sociedades o entidades sujetas al mismo” (subraya la Sala).

De ahí que el artículo 330 del estatuto tributario al codificar la norma legal señalara:

“Efectos contables y fiscales del sistema de ajustes integrales.

“El sistema de ajustes integrales por inflación a que se refiere el presente título produce efectos para determinar el impuesto de renta y complementarios y el patrimonio de los contribuyentes. Este sistema no será tenido en cuenta para la determinación del impuesto de industria y comercio ni de los demás impuestos o contribuciones.

“Para efectos de la contabilidad comercial, también se utilizará a partir de 1992 el sistema de ajustes integrales por inflación, de acuerdo con lo previsto en este título” (subraya la Sala).

En consecuencia, por disposición expresa del legislador en manera alguna el sistema de ajustes integrales por inflación puede tener efectos para el impuesto de industria y comercio ni demás impuestos o contribuciones de cualquier naturaleza, por lo que tampoco las modificaciones al plan único de cuentas, introducidas con posterioridad pueden tener dicha incidencia, porque el sistema de ajustes integrales por inflación a utilizar en materia contable debe ceñirse a lo previsto en el mismo título.

Hechas las anteriores precisiones estudia la Sala los cargos de violación formulados en la demanda:

1. Violación de los artículos 207 y 212 del Decreto Extraordinario 1333 de 1986.

Dichas normas textualmente disponen:

“ART. 207.—La base impositiva para la cuantificación del impuesto regulado en el artículo anterior se establecerá por los concejos municipales o por el Concejo del Distrito Especial de Bogotá, de la siguiente manera:

“...

“2. Para las corporaciones financieras, los ingresos operacionales anuales representados en los siguientes rubros:

“A. Cambios.

Posición y certificados de cambio.

“B. Comisiones.

De operaciones en moneda nacional.

De operaciones en moneda extranjera.

“C. Intereses.

De operaciones en moneda nacional.

De operaciones en moneda extranjera.

De operaciones con entidades públicas.

“D. Ingresos varios”.

“...

“ART. 212.—La Superintendencia Bancaria informará a cada municipio y al Distrito Especial de Bogotá, dentro de los cuatro (4) primeros meses de cada año, el monto de la base descrita en el artículo 207 de este decreto, para efectos de su recaudo”. (Subraya la Sala).

Por su parte, uno de los actos demandados la Circular 07 de 1993, acápite 1.2 exige el reporte en moneda total así:

“1. Información a reportar.

De conformidad con lo establecido en los artículos 42 y 46 de la Ley 14 de 1983 y en los artículos 207 y 212 del Decreto 1333 de 1986, los destinatarios de la presente circular deberán remitir a la Superintendencia Bancaria —división de estadística— para cada municipio donde se tengan oficinas abiertas al público (incluyendo aquellos municipios en los cuales los concejos municipales hayan establecido exenciones para el pago del impuesto), el número de oficinas que tiene la entidad en ese municipio y el valor acumulado, para el año correspondiente, de las cuentas que a continuación se relacionan: ...”.

“1.2. Corporaciones financieras.

Las corporaciones financieras deberán reportar en moneda total (moneda legal + moneda extranjera) las siguientes cuentas:

CódigoDescripción
4105Intereses
4115Comisiones y/o honorarios
413505Posición propia
413510Certificado de cambio
4195Diversos
410599Ajuste por inflación
411599Ajuste por inflación
419599Ajuste por inflación

“Con los valores reportados para cada una de las cuentas anteriores, para cada municipio la Superintendencia Bancaria calculará la base gravable de la siguiente manera:

“Base gravable = 4105 + 4115 + 413505 + 413510 + 4195 - (410599 + 411599 + 419599)”

En principio podría considerarse que los rubros objeto de reporte exigidos en la circular son similares a los previstos por el artículo 207 del Decreto 1333 de 1986 (L. 14/83, art. 42), si no fuera porque en dicha circular se establecen los códigos en cuestión referidos al plan único de cuentas: y según la Circular Externa 028 de 1992 que señala las modificaciones a dicho plan para el sistema financiero, los códigos 413505 posición propia y 413510 certificados de cambio (pág. 31 c. de pruebas Nº 3, pág. 272 del documento), se describen así:

“Registra la utilidad obtenida por la entidad en la venta y el ajuste de cambios de divisas, certificados de cambio de títulos canjeables por certificados de cambio y de otros títulos representativos de divisas” (se subraya).

Introduce así un nuevo concepto (el ajuste de cambios), a la base gravable del impuesto de industria y comercio no contemplado en las normas superiores porque efectivamente antes de la vigencia de los ajustes integrales por inflación (ene. 1º/92) y como consecuencia de lo previsto en el estatuto tributario, artículo 269, el incremento del valor en pesos de los bienes y créditos en monedas extranjeras, estimado en moneda nacional en el último día del año o período gravable de acuerdo con la tasa oficial de cambios afectaba la cuenta patrimonio y sólo a partir del 1º de enero de 1992, fecha de aplicación de los ajustes por inflación de que trata el título V del libro primero del estatuto tributario, el ajuste de los activos expresados en moneda extranjera, en UPAC o con pacto de reajuste, que deben reexpresarse a la tasa de cambio, deben llevarse como un crédito (ingreso) a la cuenta de corrección monetaria e incrementar por el mismo valor el activo (E.T., art. 332), ajuste que, de acuerdo con lo dispuesto por los artículos 4º y 5º del Decreto Reglamentario 2075 de 1992, puede aplicarse en forma anual o mensual.

En consecuencia el ajuste al crédito (ingreso) de la cuenta de corrección monetaria, por reexpresión de los bienes representados en divisas afecta el ingreso bruto de los contribuyentes y por lo tanto no debe tenerse en cuenta para efectos del impuesto de industria y comercio conforme con lo ordenado por la ley.

Tan evidente es el cambio con la aplicación de los ajustes por inflación que la propia Superintendencia Bancaria en la Circular Externa 57 de 1990 vigente antes de la fecha de aplicación de los ajustes por inflación (c. de pruebas Nº 2, fl. 114) al expedir las instrucciones sobre la aplicación dinámica del plan único de cuentas, PUC, adoptado por ella a través de la Resolución 3600 de octubre 14 de 1988, no los considera ingreso. En efecto señala al describir el Código 4135, grupo 41, clase 4, ingresos operacionales, cuenta cambios:

“Descripción

“Registra la utilidad obtenida por la entidad en la venta de divisas, de títulos canjeables por certificados de cambio y de otros títulos representativos de divisas, así como la utilidad resultante de las operaciones de compra y venta de certificados de cambio, calculada en la forma y términos establecidos por la Superintendencia Bancaria.

Subcuentas 
413505Posición propia
413510Certificados de cambio
413515Títulos canjeable por certificados de cambio
413595Otros conceptos
“Dinámica créditosDébitos

1.(sic) Por la utilidad obtenida en las divisas efectivamente del ejercicio.

1. Por la cancelación de saldos al cierre del ejercicio.

2. Por la utilidad obtenida en operaciones de compra y venta de certificados de cambio, títulos canjeables por certificados de cambio y otros títulos representativos de divisas...”.

Mientras que el ajuste en cambios, lo expresa en la cuenta clase 3 patrimonio, grupo 34 superávit, código 3420, “cuenta ajuste de cambios”, así:

“Descripción

“Registra la diferencia entre el valor de adquisición de las divisas y de títulos representativos de divisas y el valor ajustado para el cierre del mes.

“Los registros contables correspondientes al ajuste de cambios deben ser reservados el primer día hábil siguiente al cierre del mes.

“Subcuentas 
342005Posición propia
342010Inversiones en el exterior
342015Certificados de cambio
342020Títulos canjeables por certificados de cambio
342025Aportes en sucursales extranjeras
342030Divisas (Res. 24/68)
342095Otros conceptos
“Dinámica créditosDébitos

1. Por el ajuste positivo de las posiciones de acuerdo con el tipo de cambio establecido para el cierre del mes.

1. Por el ajuste negativo de las posiciones de acuerdo con el tipo de cambio establecido para el cierre del mes.

2. Por la reversión del registro contable el primer día hábil siguiente al cierre del mes”.

2. Por la reversión del registro contable el primer día hábil siguiente al cierre del mes”.

Si bien la modificación de la descripción de los códigos 413505 y 413510, del plan único de cuentas, PUC, que se hace en la Circular Externa 28 de 1992, se ajusta a lo preceptuado en el parágrafo del artículo 10 del Decreto 2075 de 1992, la variación, proveniente del ajuste de los activos representados en divisas, cuentas por cobrar, títulos, derechos, depósitos, inversiones y demás activos expresados en moneda extranjera, no puede tener el efecto para el impuesto de industria y comercio, que pretendió darle la Superintendencia Bancaria en la Circular 007 de 1993 de manera evidente, cuando expresa que:

“Con la expedición de la Circular Externa 28 de 1992 (modificatoria del plan de cuentas para el sistema financiero) y atendiendo inquietudes formuladas por algunas entidades, se hace necesario actualizar la base gravable para el cálculo del impuesto de industria y comercio de que tratan la Ley 14 de 1983 y el Decreto 1333 de 1986, conforme al Decreto 2075 de 1992, relacionado con el sistema de ajustes integrales por inflación. Por lo tanto, a continuación se imparten instrucciones sobre la información que para tales efectos deben remitir las entidades vigiladas a esta superintendencia”. (Subraya la Sala).

Lo mismo puede afirmarse respecto del punto 2 de la Carta Circular 018 de 1993, transcrita inicialmente.

Cuestión diferente es el ingreso proveniente de la enajenación efectiva de divisas, que como tal, forma parte de la base del impuesto de industria y comercio conforme lo indican los artículos 107 del Decreto 1333 de 1986 y 42 de la Ley 14 de 1983.

Si bien es cierto que, como lo afirma la Superintendencia Bancaria, el ajuste de los bienes expresados en moneda extranjera no se efectúa por el porcentaje de ajuste del año gravable PAAG, equivalente a la variación porcentual de índice de precios al consumidor para empleados elaborado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, que se haya registrado entre el 1º de diciembre del año anterior al gravable y el 30 de noviembre del año gravable, sino a la tasa de cambio, tal expresión sí corresponde al ajuste por inflación real que se hace con base a la devaluación del peso frente a las divisas como puede deducirse del artículo 335 del estatuto tributario, ubicado en el capítulo II del mismo título V, libro 1º correspondiente al ajuste integral por inflación.

Es tan evidente que el ingreso por diferencia en cambio que se realiza por los ajustes por inflación de los activos representados en divisas a la tasa de cambio, que se incluye en los códigos 413505 y 413510 afecta la determinación de la base gravable en el impuesto de industria y comercio señalada en la Circular 7 de 1993 punto 2.3, que la propia Superintendencia Bancaria en la Carta Circular 18 de 1993, pretende darle justificación al estimar en su numeral 2º parágrafo 2º que:

“Antes de la expedición del régimen de ajustes integrales por inflación la diferencia en cambio se llevaba al patrimonio y el ingreso derivado de ella se producía cuando se enajenaban efectivamente las divisas. La modificación que se produjo consistió en que se cambió la regla contable de causación de este ingreso, determinándose que las variaciones en la tasa de cambio se reflejarán desde un principio en el estado de resultados”.

No queda duda entonces que sí se incrementa la base gravable del impuesto de industria y comercio por efectos de los ajustes a tales bienes, que es distinto del ajuste en las cuentas de resultado que para los ingresos establece a partir del año gravable de 1994, para efectos del impuesto de renta y complementarios exclusivamente, el artículo 348-1 del estatuto tributario.

Dicho incremento en la base gravable, es claro si se tiene en cuenta que para efectos del impuesto de industria y comercio ésta se calcula sobre el ingreso bruto, sin descontar los egresos que por efectos de ajustes en los pasivos, costos y gastos pudiesen afectar las cuentas de resultado del contribuyente, que sí se toman en consideración para determinar la utilidad o pérdida por efectos de la inflación en el impuesto sobre la renta.

En consecuencia cuando la Circular 7 del 18 de febrero de 1993, expedida por la Superintendencia Bancaria determina los códigos de los ingresos operacionales que integran la base gravable del impuesto de industria y comercio de las entidades del sector financiero, incluyendo en la “posición propia” (cód. 413505) y “certificado de cambio” (código 413510) el ajuste por cambios, viola el artículo 207 numeral 2º, literal a) del Decreto 1333 de 1986, que no los contempla, porque si bien descuenta el ajuste por inflación señalado en los códigos 410599 (intereses), 411599 (comisiones honorarios) y 419599 (otros), éstos se refieren al ajuste por inflación de la cuenta de resultado (ingresos) que como se indicó es diferente del ajuste por inflación, que con base en la tasa de cambio se aplica para bienes representados en monedas diferentes al peso colombiano, que se lleva como ingreso a la cuenta de corrección monetaria, como mayor valor del activo y ante tal circunstancia la disposición demandada debe ser retirada del ordenamiento jurídico, al igual que debe anularse el numeral 2º de la Carta Circular 18 de marzo 3 de 1993, la cual, al exponer “las consideraciones que inspiran la Circular Externa 7 de 1993”, y aunque pudiera considerarse como puramente interpretativa, señala de manera imperativa que el ingreso por el ajuste en cambios incluido en los códigos 413505 y 413510 del plan único de cuentas, PUC, forma parte de la base gravable.

2. Violación de los artículos 330 del estatuto tributario; 12 y 26 del Decreto Reglamentario 2912 de 1991 y 1º del Decreto 2075 de 1992.

Como quedó analizado, cuando la Circular 7 de 1993, tal como lo explica la Carta Circular 18 del mismo año toma como ingreso para efectos de la base gravable del impuesto de industria y comercio el valor causado del ajuste por inflación de los activos patrimoniales en moneda extranjera, por diferencia de cambio, contraría lo dispuesto en el artículo 330 del estatuto tributario que radicalmente preceptúa que “este sistema no será tenido en cuenta para la determinación del impuesto de industria y comercio ni de los demás impuestos y contribuciones”, precepto que reitera el último inciso del artículo 1º del Decreto 2075 de 1992, que también resulta violado, así como los artículos 12 y 26 del Decreto 2912 de 1991, el cual reglamenta lo concerniente a los ajustes integrales por inflación, al darles aplicación para efecto del impuesto de industria y comercio en contradicción con lo expresado en la ley.

Estima la Sala conveniente aclarar que de acuerdo con lo previsto en el artículo 207 del Decreto 1333 de 1986 la base impositiva para la cuantificación del impuesto de industria y comercio del sector financiero debe establecerse por los concejos municipales de la forma como expresamente se indica en el artículo citado y no de otra manera, ya que la atribución de la Superintendencia Bancaria conforme lo indica el artículo 212 del Código de Régimen Municipal es meramente informativa, sin que en ninguna manera pueda desconocer lo previsto en el artículo 207 ibídem.

3. En relación con las consideraciones que formula la demandada acerca de la falta de técnica de la demanda y de la consecuente limitación de la jurisdicción contenciosa para proferir un fallo que contenga una proposición jurídica completa, en razón al carácter rogado de la justicia contenciosa, la Sala considera que la demanda es clara y precisa en cuanto a sus pretensiones y no encuentra razón alguna para cuestionar su técnica, ya que de manera concreta se refiere a que el componente por concepto de los ajustes por inflación, que integran los códigos demandados, no debe quedar incluido en ellos para efectos de determinar la base gravable en el impuesto de industria y comercio, de acuerdo con lo previsto en las normas invocadas en la demanda.

Y no resulta válida la jurisprudencia, citada por la demandada, en relación con la proporción jurídica incompleta, toda vez que ésta se refiere a su aplicación en una demanda en que se solicitó la inexequibilidad parcial de los artículos 1º y 2º del Decreto-Ley 597 de 1988 sólo en lo relativo a frases sin concreción, por lo que la Corte debió declararse inhibida, mientras que en esta oportunidad es claro el efecto que se persigue al pedir la nulidad de los apartes de los actos administrativos señalados en la demanda, en cuanto se refieren como se indicó a los ajustes por inflación.

En este orden de ideas la Sala estima, que los apartes de los actos administrativos acusados deben anularse en cuanto para cuantificar la base gravable del impuesto de industria y comercio incluyen códigos que comprenden rubros o conceptos contables que implican un ingreso por concepto de ajuste integral por inflación, no aplicable para el impuesto de industria y comercio de conformidad con el ordenamiento jurídico superior.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República de Colombia y por autoridad de la ley,

Falla

1. ANÚLANSE los códigos 413505 y 413510 incluidos en la oración: “Con los valores reportados para cada una de las cuenta anteriores, para cada municipio la Superintendencia Bancaria calculará la base gravable de la siguiente manera: Base gravable = 4105 + 4115 + 413505 + 413510 + 4195 - (410599 + 411599 + 419599)”, contenida en el último párrafo de la Circular Externa 007 numeral 1 punto 1.2, expedida el 12 de febrero de 1993 por la Superintendencia Bancaria.

2. ANÚLASE en su totalidad el numeral 2 de la Carta Circular 18 expedida el 3 de marzo de 1993 por la Superintendencia Bancaria.

3. DENIÉGANSE las demás súplicas de la demanda.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, archívese, cúmplase.

La anterior providencia fue considerada y aprobada en la sesión de la fecha.