SENTENCIA 5288 DE ABRIL 22 DE 1994

 

Sentencia 5288 de abril 22 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

CONTABILIDAD

COMPROBANTES EXTERNOS

EXTRACTOS: «Evidentemente para que los libros sean “prueba suficiente” en materia fiscal es requisito que reflejen completamente la situación del contribuyente y que los asientos estén respaldados por comprobantes internos y externos.

Comprobantes externos, como lo precisa el Código de Comercio en el artículo 53 inciso 2º antes transcrito y como lo reitera el artículo 1º del Decreto 1495 de 1978 artículo 1º inciso 3º son: “los documentos que se producen para registrar operaciones realizadas con terceros, como las facturas de venta, los recibos de caja, los comprobantes de pago, los comprobantes de devoluciones, etc., y deben contener la fecha de expedición, número de serie, detalle, valor y forma de pago, cuando fuere necesario”.

El contexto de la norma permite determinar que el comprobante externo de contabilidad, soporte del asiento, contrariamente a lo expuesto por la administración puede ser elaborado por el contribuyente, para registrar operaciones con terceros.

Este comprobante es independiente y diferente del documento fuente, en el cual puede intervenir el propio contribuyente (deudor de un crédito, factura o tiquete de venta, recibo de caja), el contribuyente y el otro sujeto de la relación contractual activo pasivo (escrituras de compra, contrato de arriendo, contrato de suministro, etc.), e incluso puede corresponder a documentos suscritos por terceros (compra-ven-ta de factoring de créditos, o de toda clase de derechos y obligaciones, así como la negociación de títulos valores otorgados por terceros, etc.).

Entonces, mal puede argumentarse que en todos los casos, para el debido asiento contable sea indispensable la existencia física o documen-to externo, porque desde este punto de vista el que suscribe un título valor como girador, otorgante, endosante, etc., que para efectos de la titularidad del documento y ejercicio del derecho en él incorporado debe entregar, no estaría en posibilidad de asentar la operación por ausencia física del documento. Tampoco el pagaré entregado por el deudor a favor del acreedor, en virtud de un préstamo de dinero constituiría documento externo por haber sido suscrito por éste y entonces se le colocaría en imposibilidad absoluta de registrar su operación. Incluso el documento podría no existir, sin que por ello pueda deducirse inexorablemente que la falta de documento impide la elaboración del soporte externo de contabilidad que permite el asiento contable, como tampoco que su ausencia implique transgresión a las normas de contabilidad y es por ello que el artículo 1º inciso 3º del Decreto 1495 de 1978, consagra la expresión: “cuando fuere pertinente”.

Entonces con mayor razón, cuando el contribuyente conocedor de la realidad de negociación en algunos sectores de la economía (compra de artículos en plaza, en ferias agrícolas o pecuarias, etc.), prudentemente elabora por sí mismo los documentos que han de servir para el registro de la operación realizada indicando el NIT del beneficiario, no puede afirmarse que no tiene el soporte documental de la transacción, cuando ésta además se ha comprobado con los títulos valores (cheques) girados para su pago, como se evidencia en el expediente al haberlos analizado y admitido la propia administración, y allegado al proceso su copia, por haberlos solicitado el tribunal a las respectivas entidades bancarias, a petición de la demandante».

(Sentencia de abril 22 de 1994. Expediente 5288. Consejera Ponente: Dra. Consuelo Sarria Olcos).

__________________________________