Sentencia 5506 de agosto 19 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

PAGOS POR TRANSPORTE DE LOS EMPLEADOS

DEDUCCIÓN COMO GASTOS DE LA EMPRESA

EXTRACTOS: «Observa la Sala que fue rechazada la deducción solicitada por concepto de pagos efectuados por transporte de los empleados que laboran en la empresa y por pago de los seguros y mantenimiento de los vehículos de los vendedores de la sociedad, porque a juicio de la administración, estas erogaciones no tienen relación de causalidad.

No puede desconocer la Sala que los pagos de transporte de los empleados (que como manifiesta la sociedad residen en su mayoría en Bucaramanga y que la sede se encuentra en el municipio de Girón), y que asume la empresa, tienen relación de causalidad con la renta y son deducibles en la medida en que los mismos sean necesarios y proporcionados. En esas condiciones es evidente que los gastos efectuados para transportar a los trabajadores desde su domicilio a la sede de la sociedad, que como quedó dicho queda en municipio cercano, pero diferente, procuran el bienestar de los trabajadores y le aseguran la oportuna concurrencia al sitio de trabajo, por lo que no puede afirmarse que son indiferentes y que no inciden como un gasto de la empresa.

Igualmente, es evidente que siendo la actividad de la sociedad la distribución y venta de productos de consumo popular, implica que deba ofrecerlos a los tenderos y a otros que son sus distribuidores directos y clientes y que para ello utiliza a sus propios vendedores a los cuales debe facilitar los medios de transporte. Si como ha quedado establecido, la sociedad no posee vehículos para el efecto, no existe reparo alguno en que emplee los medios de transporte de los vendedores y a cambio se haga cargo de los respectivos gastos de mantenimiento y pólizas de seguros, dado que de una forma u otra, en todo caso es la empresa la que debe suministrar el respectivo medio de transporte, lo que a todas luces constituye un gasto deducible en los términos del artículo 107 del estatuto tributario y en particular, como lo anotó el a quo, porque estos elementos deben determinarse con criterio comercial que desde luego lo determina con mayor precisión el comerciante involucrado que el funcionario de impuestos.

Como el acto de visita estableció la realidad de los pagos, la cual no ha sido cuestionada, la Sala adhiere a la decisión del a quo de aceptar las respectivas deducciones».

(Sentencia de agosto 19 de 1994. Expediente 5506. Consejero Ponente: Dr. Jaime Abella Zárate).

_____________________________