Sentencia 56582 de agosto 28 de 2012

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad. 56582

Magistrado Ponente:

Dr. Francisco Javier Ricaurte Gómez

Acta 030

Bogotá, D.C., veintiocho de agosto de dos mil doce.

II. Consideraciones de la Corte

Tratándose del demandado, esta corporación ha fijado como derrotero para determinar la viabilidad de la concesión y admisión del recurso extraordinario de casación, que el interés jurídico para recurrir está determinado por la cuantía de las resoluciones que económicamente lo perjudican.

En el presente asunto, el tribunal confirmó la condena impartida a favor de José Antonio Cobos Amaya, de quien huelga decir, solo se concedió el recurso extraordinario.

En ese orden, el interés jurídico para recurrir de la parte demandada se concreta en el monto de la condena por concepto de retroactivo en razón de los reajustes declarados entre marzo de 2004 y diciembre de 2007, en un monto de $ 24.430.370, además de los causados a partir del 1º de enero de 2008, hasta el momento en que se profirió la sentencia de segunda instancia, teniendo el incremento del IPC, en atención a que la pensión del actor supera los 5 salarios mínimos, y la indexación.

Ahora bien, atendiendo que a folio 4, milita certificado de defunción del señor José Antonio Cobos Amaya, aportado por el apoderado del opositor, es necesario precisar lo siguiente:

Si en el curso del proceso, el reclamante fallece, la pretensión se concreta por las mesadas causadas hasta esa fecha y, en atención a la transmisión a sus herederos, son estos los llamados a sucederle en el proceso, junto con la cónyuge sobreviviente o compañera permanente, el albacea con tenencia de bienes o el acreedor, de acuerdo a lo estatuido en el artículo 60 del Código de Procedimiento Civil, aplicable al rito laboral por remisión expresa del artículo 145 del Código de Procedimiento Laboral y, que en caso de que alguno de estos sucesores procesales tenga derecho a la sustitución pensional o pensión de sobrevivientes, deberá tenerse en cuenta para determinar el interés para recurrir, el valor de las mesadas a causarse durante la mayor de las vidas probables de aquellos o cumplimiento de edad máxima, por tratarse de un derecho vitalicio susceptible de ser transmitido.

En el presente asunto, no aparece acreditada la existencia de causahabientes para así proceder con la cuantificación del derecho sobre una base cierta, luego entonces, solo se tendrá en cuenta las mesadas causadas hasta la fecha del fallecimiento, hecho que de acuerdo al certificado de defunción acaeció el 23 de junio de 2011.

Al efectuar la Sala las operaciones aritméticas correspondientes, se obtiene que el agravio del actor fallecido asciende a la suma de $ 59.033.073,28, conforme se detalla a continuación:

Sentencia 1ª (01/03/2004 - 31/12/2007) $ 24.430.370
Retroactivo (01/01/2008 - 30/11/2010) $ 23.268.072
Indexación $ 6.048.533,88
Incid. futura (01/12/2010 - 23/06/2011) $ 5.286.096,28
Total: $ 59.033.073,28

Monto que resulta inferior al equivalente a los 220 salarios mínimos mensuales legales vigentes, fijados como tope mínimo para la procedencia del recurso que exige el artículo 48 de la Ley 1395 de 2010, vigente para la fecha del fallo de segunda instancia (nov. 30/2010), razón por la cual ha de inadmitirse el recurso de casación.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral,

RESUELVE:

1. INADMITIR el recurso extraordinario de casación, interpuesto por Electrificadora del Caribe S.A. E.S.P., a través de apoderado, contra la sentencia proferida el 30 de noviembre de 2010, por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, Sala Tercera de Descongestión Laboral, en el proceso que le sigue José Antonio Cobos Amaya y otros.

2. DEVOLVER el expediente al tribunal de origen.

Notifíquese y Cúmplase».